Compartir
Publicidad
Publicidad
Mamá, algún día te mereces quedarte en la cama hasta las 11
Salud de la madre

Mamá, algún día te mereces quedarte en la cama hasta las 11

Publicidad
Publicidad

Antes de ser madre, algunos fines de semana solía dormir hasta tarde, incluso había sábados en los que ni siquiera me quitaba el pijama y así pasaba todo el día: en completo modo relax. Desde luego, cuando me convertí en madre eso cambió. Aunque existen pocos días que aún los paso en pijama, sin duda eso de dormir hasta tarde no es algo que suceda como antes.

Es por eso que hoy quiero compartirte algo que hemos comentado en el equipo de Bebés y más y que he decidido comenzar a poner en práctica pronto: algún día merecemos quedarnos en cama hasta las 11 de la mañana y solo descansar.

Madrugar y dormir poco: parte de ser madres

Estas son dos cosas que definitivamente forman parte de nuestra nueva vida cuando nos convertimos en madres: madrugar y dormir poco, o por lo menos una cantidad menor a la que estábamos acostumbrados antes de tener hijos.

Cuando menos nos damos cuenta, las ojeras llegan y se aparcan bajo nuestros ojos, el café o té se vuelve nuestro mejor amigo para despertar en las mañanas y aprendemos a sobrevivir durmiendo solo unas cuantas horas por noche. Si tú eres madre o padre podrás coincidir conmigo en que no es fácil pero lo hacemos con todo el amor hacia nuestros hijos. Sin embargo...

Merecemos dormir un día hasta tarde

Mujer Relajada

Así es, tal y como lo lees: merecemos dormir un día hasta tarde. ¿Por qué? Básicamente podría decirte que la respuesta está en el punto anterior, porque si algo nos falta a las madres son horas de sueño y descanso. Pero con gusto te explico por qué:

  • Porque de vez en cuando todos necesitamos un descanso.
  • Porque en promedio trabajamos 98 horas a la semana y cualquiera merece una larga siesta para recuperarse de una jornada tan larga.
  • Porque esas noches en las que nos quedamos hasta tarde revisando pendientes van dejando su huella en nuestro cuerpo y es necesario reponer energía para seguir adelante.
  • Por que sí. Porque se siente bien y porque no pedimos nada imposible ni fuera de este planeta.

¿Cómo podemos lograrlo?

Sé que decir "quédate un día en cama hasta las 11" suena como algo relativamente fácil, pero en la vida real no es tan sencillo. No podemos dejar simplemente todo tirado y escondernos bajo las sábanas esperando que la vida siga como si nada cuando tenemos hijos a cargo y hay responsabilidades por cumplir.

Pero a pesar de que puede tornarse complicado, siempre existe la manera de lograrlo, así que te comparto algunos consejos para conseguirlo:

Organízate con tu pareja

La primera opción es hablar con tu pareja y acordar que se encargue de los niños al despertar para que tú puedas dormir hasta tarde un día. Incluso pueden coordinarse y tomar turnos para que cada fin de semana uno de ustedes duerma hasta tarde.

Organizarse con los abuelos para que duerman un día en su casa

Otra opción es pedirle apoyo a la familia, por ejemplo los abuelos o tíos y organizar "una pijamada" en casa de ellos. Así descansarás de madrugar un día y podrás ir al día siguiente a recogerlos, mientras que ellos disfrutan de un desayuno en familia.

Aplica el modo "mala madre"

Lo de mala madre lo digo a modo de broma pues seguro habrá quien considere que es una terrible idea lo que voy a sugerir. Pero lo cierto es que a veces el cansancio puede más y creo que si se hace de manera muy ocasional no es algo malo. Personalmente nunca lo he aplicado, pero es algo que le ha funcionado a algunas madres.

Una opción es recurrir a la tecnología y dejarles ver alguno de sus programas favoritos para que puedas descansar un rato más, siempre y cuando no tengan hambre, que tampoco hay que dejarles sin desayunar. En una ocasión una madre me comentó que a sus hijos que ya eran un poco mayores, ella les había enseñado a servirse un plato de cereal para poder descansar un rato más en cama algunos fines de semana.

Levántate y vuelve a la cama

Si todo falla siempre puedes optar por levantarte, darles desayuno en pijama y después volver a la cama. Si haces colecho pueden tomar una siesta juntos a media mañana y así descansarán juntos. Si tus hijos ya son mayores y no quieren tomar siesta, siempre pueden ponerse a leer o ver alguna película mientras descansas un rato más.

Papá, también lo mereces

Ahora, que yo escriba esto dirigido hacia las madres es porque yo soy una y personalmente sé lo pesada que puede ser nuestra tarea. Me gusta hablar desde mi experiencia y proporcionarles testimonios reales de lo que sé y he vivido en carne propia, además que por lo regular somos las madres quienes andamos de un lado para otro con cosas de nuestra familia y nuestro hogar.

Sin embargo estoy segura que esto aplica también para muchos padres que se desvelan, que se hacen cargo de sus hijos y además trabajan fuera de casa, así que papá, ¡también mereces dormir un día hasta tarde!

Fotos | iStock
En Bebés y más | Las mamás también nos enfermamos y merecemos descanso

Temas
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos