Compartir
Publicidad

Algunas madres sufren trastorno obsesivo compulsivo tras el parto

Algunas madres sufren trastorno obsesivo compulsivo tras el parto
Guardar
5 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Tener un hijo es una gran responsabilidad. De repente, al nacer un bebé, sus padres se convierten en las personas más importantes para él, que depende de ellos para prácticamente todo.

La mayoría de madres, al serlo, se sienten un poco nerviosas o ansiosas al principio, sobretodo cuando el bebé es el primer hijo y las dudas sobre si lo estarán haciendo bien asaltan. Esto es perfectamente normal y lógico, sin embargo, hay madres que acaban preocupándose en exceso, sufriendo demasiado por ello y llegándose a obsesionar con tratar de hacerlo todo perfecto, llegando a sufrir lo que se conoce como trastorno obsesivo compulsivo postparto.

Qué no es un trastorno obsesivo compulsivo postparto

Seguro que tras leer estos dos párrafos muchas madres estaréis pensando que “ay, madre, que yo me preocupo mucho… a ver si voy a tener eso”. Para calmar las aguas os pondré el ejemplo de una madre que vino ayer a la consulta, con su hija de 4 meses, plagada de dudas porque cada vez más gente le decía que se implicaba demasiado en el cuidado de su niña.

Le está dando el pecho a demanda y, claro, ya se sabe, la demanda a veces es mucha demanda, sobretodo si cerca hay ojos que observan. Si estás sola en casa, pues “oye… sé que hoy ha mamado varias veces, pero no llevo la cuenta”. Si estás acompañada y detrás de cada toma recibes un “pero, ¿otra vez le estás dando?”, seguro que la demanda parece mayor. De hecho, cuando hay gente cerca y además quieren coger al bebé, el bebé aún mama más, porque está más nervioso.

Además, la niña se despierta varias veces por la noche, como buena niña lactante, y claro, la niña acaba muchas veces en la cama con los padres para descansar todos, algo que la familia no ve nada bien “porque estás haciendo demasiado lo que la niña quiere”.

En resumen, me llegó a preguntar si se estaba pasando con el tiempo dedicado a su hija por darle pecho a demanda y por atenderla por la noche sin dejarla llorar como le aconsejaba todo el mundo. Evidentemente le dije que no, que ella estaba haciendo, simplemente, de madre, atendiendo a su hija cuando ésta lo necesitaba. Ni más, ni menos.

Qué es un trastorno obsesivo compulsivo postparto

Las madres que sufren trastorno obsesivo compulsivo postparto se caracterizan por llevar al extremo algunas de las preocupaciones normales de toda madre. Por poner un ejemplo, si están preocupadas por la higiene de sus hijos, son capaces de bañarles repetidamente, varias veces al día, para hacer que estén limpios.

Son mujeres que piensan casi constantemente en hacerlo bien, angustiándose tanto que para controlarlo todo llevan a cabo conductas de manera ritual o de manera muy repetida. Siguiendo con el ejemplo de la higiene, si una madre está preocupada por los gérmenes puede llegar a esterilizar cualquier cosa que vaya a tocar el bebé o lavar los biberones durante horas.

Otras madres, por poner más ejemplos, se preocupan por la posibilidad de hacer daño sin querer a sus bebés. Llegan a obsesionarse tanto con esa posibilidad que al final se niegan rotundamente a coger a su hijo en brazos, porque llegan a creer que si lo cogen se les caerá, incluso se niegan a bañarlos por miedo a ahogarlos mientras lo hacen.

La causa de la aparición de un TOC no está definida

Trastorno obsesivo compulsivo en madres 2

No se sabe muy bien qué es lo que hace que una madre preocupada (el 100% de las madres, supongo) acabe desarrollando un trastorno obsesivo compulsivo (se estima que entre un 2 y un 9% de las madres).

Digamos que todo sucede después de las preocupaciones normales. Una madre puede estar bañando a su hijo y pensar que en caso de resbalársele tragaría agua y tendría que sacarlo corriendo, pero es un pensamiento que enseguida se va y que, a medida que pasan los días, va desapareciendo al ver que el baño es un momento seguro.

En las madres que desarrollan TOC postparto el pensamiento no solo no desaparece, sino que va haciéndose más fuerte e intenso, hasta el punto que una madre acaba pensando que, si baña a su bebé, se le resbalará seguro.

Volviendo al tema de las posibles causas, se teoriza con los cambios hormonales como posibles causantes o potenciadores del problema y se sabe que las madres que han tenido trastornos de ansiedad o TOC antes de tener al bebé son más susceptibles de padecerlo.

Cómo prevenir la aparición del trastorno obsesivo compulsivo postparto

Sin saber las causas es difícil hacer una prevención del todo eficaz, sin embargo sí se ha hecho algún estudio para saber qué actuación podría ser la más adecuada o para saber si simplemente podría funcionar.

En un estudio realizado en el 2011, se trabajó con una muestra de 71 mujeres embarazadas que habían declarado en algún momento antes del parto tener bastante ansiedad. A 38 de las mujeres se les inscribió en un programa de clases preparto que incluía las señales de advertencia del TOC y algunas técnicas para afrontar los síntomas en caso de que se dieran. A las 33 mujeres restantes se les dieron clases preparto sin hablar del TOC. Se les hizo un seguimiento al mes de tener al bebé, a los tres meses y finalmente a los seis.

Aunque la muestra es pequeña y podría ser poco representativa, se observó que las madres que habían recibido información sobre el TOC presentaban menos ansiedad y tenían más herramientas y más habilidades a la hora de afrontar sus “pensamientos obsesivos” que las madres que no fueron advertidas de ello.

Así que, para las que esperáis un bebé y no conocíais esta patología, espero que gracias a haber hablado de ello tengáis algo más de información de lo que puede ser normal, tras tener a vuestro hijo (o hija), y lo que podría considerarse patológico y susceptible de pedir ayuda profesional.

Y a vosotros papás o futuros papás, os digo lo mismo. Sois vosotros los que pasaréis más horas con el bebé y con la madre, así que en muchas ocasiones seréis vosotros los que tengáis que ver que algo no va del todo bien en el modo de comportarse de la madre, pudiendo ser arriesgado en cierto modo para el bebé (y a vosotras futuras mamás, lo mismo si es el padre el que desarrolla un trastorno obsesivo compulsivo postparto).

Foto | Robert W. Howington, surlygirl en Flickr
En Bebés y más | Depresión postparto: qué es y cómo reconocerla, Apoyo al vínculo y la dificultad emocional materna en el posparto, Escuchando con el corazón, Red de Apoyo Emocional al Estrés Post Traumático Posparto

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos