Compartir
Publicidad

Los siete mitos más comunes sobre el aborto espontáneo que no son ciertos

Los siete mitos más comunes sobre el aborto espontáneo que no son ciertos
0 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Los abortos espontáneos son bastante comunes, y sin embargo, son casi un tema tabú: se habla poco de ellos en los medios de comunicación e incluso no se comenta entre familiares y amigos.

¿Las razones? Se trata de un tema muy doloroso para la mujer, quien se sigue sintiendo responsable de la pérdida de ese hijo tan deseado. Y mucha culpa la tienen los falsos bulos que siguen circulando, como que el estrés o el ejercicio pueden provocar un aborto.

Así las cosas, parece necesario desterrar estos mitos que no provocan abortos espontáneos, y que por falta de información generan un sufrimiento innecesario en las mujeres.

“Está demostrado que los abortos espontáneos no tienen su causa en el estrés diario, el ejercicio intenso, el levantamiento de objetos pesados o, incluso, en abortos".

Así lo explica Maureen Cronin, directora médica de Ava, empresa tecnológica especializada en reproducción femenina. Añade que:

"Todos estos son mitos comunes que las mujeres todavía creen ciertos y que tienen como resultado un sentimiento de culpa y sufrimiento innecesario para las mujeres”.

Estas conclusiones son fruto de una encuesta elaborada por Ava a más de 2.500 mujeres en Estados Unidos. El estudio constató que el 57% no conocían esta cifra y ha revelado que siguen persistiendo muchos mitos sobre el aborto natural que no se corresponden con la realidad: el 70% de las mujeres que han tenido un aborto espontáneo atribuye al estrés la causa de este, y un 27% piensan que ellas podrían ser las responsables de haberlo provocado.

Pero la mayoría de estas creencias no son reales, en absoluto.

1. Un aborto previo implica más abortos: falso

Generalmente, un aborto suele ser un evento puntual, y la inmensa mayoría de las mujeres que lo sufren conciben posteriormente lo que conocemos como 'un bebé arcoíris'.

Por eso, hay que consultar al médico tras dos o más abortos espontáneos, para estudiar qué los provoca, porque puede haber detrás causas que no se detectaron previamente como una anomalía uterina.

2. Tras un aborto hay que esperar tres meses para volver a intentarlo: falso

Siempre que el médico no indique lo contrario y la mujer se sienta emocionalmente preparada, puede intentar volver a concebir justo después del aborto.

El riesgo de tener otro aborto espontáneo no aumenta cuando intentas volver a concebir inmediatamente. Se creía que los niveles de vitaminas importantes, incluyendo el folato, podían ser más bajos tras un aborto, ya que es algo posible tras los partos en los que nace un bebé vivo. Pero este no es el caso de los abortos espontáneos, ya que la mayoría tienen lugar antes de las 20 semanas.

La excepción pasa por los casos en los que ha habido una intervención quirúrgica para hacer un legrado. En estos casos, es recomendable esperar algunos meses para que el cuerpo se recupere.

Maureen Cronin indica que:

“El hecho de que los especialistas sigan dando consejos inexactos a las mujeres sobre el tiempo de espera para volver a concebir después de un aborto espontáneo es desafortunado, dado que el 67 por ciento de las encuestadas se mostraron ‘ansiosas' por intentar concebir de nuevo para quedar embarazadas”.

Además:

“Este consejo puede perjudicar las posibilidades de las mujeres de conseguir otro embarazo saludable. Según un estudio de 2010 del British Medical Journal, las mujeres que conciben dentro de los primeros seis meses después de un aborto espontáneo son menos propensas a tener un aborto espontáneo posterior”.

Pero no existe una respuesta exacta. Tras un aborto, hay mujeres que deciden tomarse un descanso del proceso de la concepción, mientras que otras lo único que quieren es volver a quedarse embarazadas cuanto antes. Así que lo mejor es esperar a estar lista para volver a intentarlo.

3. Es más difícil quedarse embarazada tras tener un aborto: falso

Tras un aborto natural, tus posibilidades de concebir y de tener un embarazo exitoso son las mismas que las de cualquiera. De hecho, es posible que te sea incluso más fácil quedarte embarazada los tres primeros meses que siguen al aborto.

U estudio reciente realizado con más de 1000 mujeres, reveló que casi el 70% de las intentaron concebir justo después de haber tenido un aborto, lo lograron en tres meses, frente al 51% de las que esperaron más tiempo.

4. Mantener relaciones sexuales puede propiciar un aborto: falso

Durante el coito el pene nunca llega a tocar al bebé, le separan el cuello del útero, el tapón mucoso, la bolsa, el líquido…

Solo estará contraindicado si así lo indica el médico porque sea un embarazo de riesgo o existan pérdida de líquido o sangrados sobre los que no se tiene claro el motivo.

Así que hay que estar tranquila: el sexo nunca va a producir un aborto.

5. Hacer ejercicio puede provocar un aborto: falso

Es un mito muy extendido el pensar que hacer ejercicio puede malograr el embarazo, aunque es falso. De hecho, en la encuesta reciente realizada a mujeres embarazadas por Ava, se averiguó que cerca del 27% de las mujeres evitaron deliberadamente el ejercicio porque les preocupaba correr este riesgo.

Pero no existe ninguna evidencia científica que respalde esta afirmación. De hecho, los ginecólogos recomiendan realizar ejercicio moderado con regularidad y mantener un peso saludable durante el embarazo.

6. El estrés extremo puede desencadenar un aborto: falso

Es cierto que los efectos del estrés sobre la salud son difíciles de establecer, pero debes saber que:

  • El estrés diario (como cumplir los plazos en el trabajo o conducir con mucho tráfico) no produce un aborto.

  • El estrés traumático psicológico, como la pérdida de un cónyuge o de un miembro de la familia, podría aumentar el riesgo de sufrir un aborto natural, pero las pruebas no son concluyentes y requieren una mayor investigación.

  • El estrés aumenta la predisposición a una ingestión excesiva de alcohol y sustancias ilegales. Estos sí son factores de riesgo para un aborto.

¿Conclusión? Siempre es una buena idea gestionar los niveles de estrés, pero no existen razones para culpabilizar de un aborto al estrés. Aunque se haya producido un aborto después de haber sufrido mucho estrés, no se puede determinar que estos hechos estén relacionados.

7. El uso previo de anticonceptivos influye en la pérdida de un hijo: falso

No existe prueba alguna que sugiera que el historial de uso de métodos anticonceptivos hormonales o intrauterinos aumente el riesgo de aborto una vez que se dejan de utilizar.

En el improbable caso de que una mujer se quede embarazada con un DIU colocado, existe un mínimo riesgo de aborto si el DIU sigue en su lugar y ninguno si ya se ha extraído antes.

Además, incluso si te saltas una o más pastillas anticonceptivas y te quedas embarazada, las pastillas adicionales que puedas tomarte no aumentan el riesgo de aborto.

Fotos | iStock

En Bebés y Más | El uso de antibióticos al inicio del embarazo podría aumentar el riesgo de aborto espontáneo, Michelle Obama revela que sufrió un aborto y sus hijas nacieron por FIV, visibilizando la realidad de muchas mujeres

Temas
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Inicio