Publicidad

¿Qué nombre le ponemos? 15 claves para elegir el nombre perfecto para tu bebé

¿Qué nombre le ponemos? 15 claves para elegir el nombre perfecto para tu bebé
Sin comentarios

Publicidad

Publicidad

Una de las grandes decisiones de los padres cuando se enteran de que un hijo o una hija viene en camino es la elección del nombre. Debe tomarse con precaución y sin prisas porque el nombre que le pongamos será el que le acompañe durante toda su vida, o como mínimo el tiempo que pase hasta que decida cambiárselo.

Para que la elección sea la más acertada y podáis encontrar el nombre perfecto, os ofrecemos 15 claves a tener en cuenta para elegir el nombre del bebé. Esperamos que os sirvan y podáis dar con ese nombre que tanto buscáis.

1) Busca inspiración

elegir-nombre

Hay parejas que lo tienen muy claro desde siempre y nada les hará cambiar de opinión (algunos incluso antes de saber que están esperando un bebé), pero hay otras que en cuanto se enteran de que un bebé viene en camino empiezan a buscar inspiración por todos lados para elegir un nombre bonito para su bebé.

Podéis recurrir a libros de nombres, a sitios de internet e incluso conocer las estadísticas oficiales del INE (Instituto Nacional de Estadística) para conocer los nombres más populares de los últimos años. Este organismo también dispone de una herramienta online para saber cuántas personas en España llevan determinado nombre. Te servirá para saber cuáles son los nombres más elegidos por los padres, y no elegirlos. O sí, si es lo que quieres.

En Bebés y más también te ofrecemos una amplia base de datos de nombres para bebés de la A a la Z, así como nombres bonitos de niño y de niña para inspirarte.

2) Haz una lista

Una vez que hayas hecho una selección de los nombres que más te gustan, haz una lista con los nombres de niño y otra con los nombres de niña elegidos. No importa lo larga que sea, luego hay tiempo para depurar, pero no te dejes fuera ninguno que te agrade o te suene bien.

Si ya conoces el sexo de tu bebé puedes hacer solo una lista, pero es preferible tener una alternativa, por si acaso.

3) Ten en cuenta las modas, o no

Hay padres que buscan los nombres que están siendo tendencia, mientras que por otro lado, están los que buscan el nombre más mega-original y huyen precisamente de eso, de que su hijo se llame igual que otros cinco compañeros de clase.

Hay quienes se inspiran en personajes de series de televisión, escritores o actores famosos, y es totalmente válido, pero tenedlo en cuenta a la hora de elegir el nombre, porque hay padres que llegan a arrepentirse de haberle puesto a su hijo el nombre de moda. El nombre que hoy te encanta puede que en unos años ya no te guste.

4) Pronúncialos en voz alta

Parece una tontería pero no lo es. Pronuncia en voz alta los nombres elegidos que has apuntado en tu lista. Repítelos varias veces, tanto solos como combinados con los dos apellidos, ya que es importante escuchar su sonoridad. ¿Suenan bien? ¿Demasiado largo? ¿Demasiado corto?

5) Seguir la tradición familiar, o no

En algunas familias, es tradición poner a los hijos el mismo nombre que ha sido usado en varias generaciones y en ocasiones se espera que se continúe usando. La elección es únicamente de los padres, y así como hay padres que se sienten cómodos y desean continuar con este mandato implícito, hay otros que no lo desean y rompen la tradición familiar.

Puede que os sintáis presionados porque el bebé que viene en camino se llame igual que la madre, la abuela y la bisabuela, pero es importante que, ante todo, sea un nombre que os guste a los dos.

6) Cuidado con los nombres estrafalarios

elegir-nombre

Algunos parecen una broma pero no lo son. Hay nombres muy ridículos circulando por el mundo. Hay padres que eligen nombres tan frikis como Google, Facebook, Superman, James Bond, Ikea o Pocahontas. Piensa en tu hijo y en lo que puede acarrear para él llevar un nombre tan estrafalario durante toda su vida, y a veces incluso ofensivo.

Muchos ponen a sus hijos nombres de marcas como Adidas o Nike, o de seres malignos de ficción, de superhéroes o transcripciones fonéticas de otros idiomas... No hay límite para la osadía de los padres que ponen a sus hijos lo que a la mayoría nos parecen nombres malsonantes o ridículos. Y luego lo pagan los niños que se avergüenzan del nombre que llevan.

7) Ten en cuenta los apellidos

Es importante escribir y pronunciar el nombre del niño y el apellido para ver cómo suenan juntos. No querrás cometer errores de rimas como "María Lauría", "Enrique Manrique" o "Raúl Seúl". Evita también que coincida el nombre con el apellido como Gonzalo González. Suena muy monótono.

Ni hablar de nombres que junto con el apellido se presten al ridículo como "Dolores Fuertes" o "Armando Puertas" o que se presten a juegos de palabras como "Elsa Pito", que los hará blanco de burlas.

También tendrás que tener en cuenta si eliges un nombre largo y llevará también un apellido largo puede sonar muy cansino, o al contrario, si nombre y apellido son demasiado cortos. Aunque aquí, una vez más, es cuestión de gustos.

8) Comprueba las iniciales

Como decíamos antes, pronuncia el nombre en voz alta para ver cómo combina con los apellidos, pero también escríbelo para ver cómo combinan las iniciales.

Algo que debemos tener en cuenta a la hora de elegir el nombre de nuestros hijos es cómo combinarán sus iniciales de nombre y apellido. No queremos que formen siglas, acortamientos o acrónimos malsonantes, como por ejemplo, HDP, FYI, ONVI, NASA o WTF.

9) Ten en cuenta el nombre de los hermanos

Cuando no es el primer bebé, algo en lo que tenéis que pensar es en el nombre de los hermanos mayores. Serán muchas, muchísimas, las veces que llamarás a tus hijos pronunciando un nombre detrás del otro.

Es importante, por un lado, que suenen bien juntos, y por el otro no caer en errores como llamar a dos niñas Isabel y Elizabeth, o a dos niños Juan y Jon (en euskera), que es el mismo nombre en diferentes idiomas.

10) Ten en cuenta las opiniones de los demás, o no

Aquí otra vez hay para todos los gustos. Hay quienes piden opinión hasta el verdulero de la esquina hasta quienes se reservan el nombre hasta el último momento para evitar los comentarios de los demás.

Si empezáis a pedir opiniones a amigos, familiares y compañeros de trabajo, vais a recibir todo tipo de comentarios que os van a condicionar a la hora de elegir. Te dirán lo mal que le cae una persona que se llama igual, o que es el mismo nombre que tenían pensando para su bebé, y te acabará limitando tus elecciones.

11) Evita nombres imposibles de pronunciar

Hay padres que quieren máxima exclusividad y eligen nombres imposibles de pronunciar para sus pequeños retoños. Añaden o cambian el orden de algunas letras y luego los hijos se pasan toda la vida aclarando cómo se pronuncia y cómo se escribe su nombre.

12) Ten en cuenta la legislación

elegir-nombre

Es importante también tener en cuenta la legislación vigente en el país que resides con respecto a los nombres. Suele haber determinados los límites a la libertad de elección de nombre para proteger a los niños.

En España, están prohibidos los nombres que objetivamente perjudiquen a la persona, contrarios al decoro o demasiado extravagantes, así como diminutivos (como Manolito, por ejemplo) excepto aquellos que hayan alcanzado identidad propia (como Lola, por ejemplo). Tampoco puede inscribirse al bebé con más de un nombre compuesto ni más de dos simples.

13) Haz un repaso por la agenda

Una de las normas no escritas por los padres es que los hijos no pueden llevar el nombre de ningún ex, ni de ninguna mascota, ni de personas del pasado que te caigan mal o te recuerden un momento de tu vida desagradable.

Así que, haz memoria, repasa la agenda y descarta aquellos nombres que pueden ser motivo de conflicto o roces constantes.

14) Piensa en los apodos

Algo que muchos padres tienen en cuenta son los apodos, ya que es habitual buscar el nombre perfecto durante nueve meses para acabar llamándole a tu hijo "peque" o "chiqui".

Hay nombres que te pueden resultar bonitos, pero no así el apodo con el que se les suele reconocer, como María y Mary o Antonio y Tony, por ejemplo. Es un aspecto más en el que pensar.

15) No te apresures

Hay tiempo. Tienes nueve meses para elegir el nombre de tu bebé, e incluso hay quienes ni siquiera saben el sexo de su bebé hasta el momento del parto y es ahí cuando deciden el nombre. O quienes, aún sabiendo el sexo de antemano, prefieren esperar a verle la cara para decidir el nombre que llevará porque tiene más carita de Blanca que de Martina.

Puede que tengáis elegido un nombre y a mitad del embarazo cambiéis de opinión, así que tómatelo con calma.

En Bebés y más | Nueve errores frecuentes que no querrás cometer al elegir el nombre de tu bebé

Temas

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Inicio
Compartir