Compartir
Publicidad

Nueve errores frecuentes que no querrás cometer al elegir el nombre de tu bebé

Nueve errores frecuentes que no querrás cometer al elegir el nombre de tu bebé
0 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Elegir el nombre de tu bebé es una de las primeras grandes decisiones que harás como padre. Le acompañará toda la vida, así que es algo que los padres meditamos mucho porque queremos estar seguros de elegir el mejor nombre para nuestro hijo.

La intención no es influir en la elección, cada cuál pone a su hijo el nombre que quiere (¡faltaría más!), pero para que los tengáis en cuenta, os contamos algunos errores en los que suelen caer los padres y que seguro no querrás cometer al elegir el nombre de tu bebé.

1) Elegir el nombre de moda

Aquí una aclaración muy importante. Para gustos los colores, y así como hay padres que quieren el nombre súper-original-jamás-escuchado para su bebé, hay otros que prefieren los nombres más populares del momento.

Solo que sepas que si eliges un nombre de moda, esto implica que tu hijo o hija llevará el mismo nombre que otros cinco compañeros de clase y que al llamarlo en el parque se darán vuelta él o ella y unos cuantos niños más que se llaman igual.

A pesar de ello, hay nombres que nos gustan desde siempre y queremos que nuestros hijos lo lleven. Qué os voy a decir yo que mi hija menor se llama Sofía, el nombre más popular en todo el mundo (y no creo que haya cometido un error al elegirlo). Pero es un aviso para que lo tengáis en cuenta, porque hay padres que se arrepienten de haber puesto a su hijo el nombre de moda.

El INE (Instituto Nacional de Estadística) dispone de una herramienta para saber cuántas personas en España llevan determinado nombre. Os servirá para saber cuáles son los nombres más elegidos por los padres, y no elegirlos. O sí, si es lo que quieres.

2) Iniciales malsonantes

errores-nombres

Algo que debemos tener en cuenta a la hora de elegir el nombre de nuestros hijos es cómo combinarán sus iniciales de nombre y apellido. No queremos que formen siglas, acortamientos o acrónimos malsonantes como por ejemplo, HDP, FYI, ONVI, NASA o WTF.

3) Un nombre muy difícil de pronunciar

Hay padres que quieren máxima exclusividad y eligen nombres imposibles de pronunciar para sus pequeños retoños. Añaden o cambian el orden de algunas letras y luego los hijos se pasan toda la vida aclarando cómo se pronuncia y cómo se escribe su nombre.

4) No tener en cuenta el nombre de los hermanos

Hay padres que no lo tienen en cuenta a la hora de elegir el nombre de su próximo bebé, sin caer en la cuenta de que muchas veces llamarán a los hijos pronunciando un nombre detrás del otro.

Es importante, por un lado, que suenen bien juntos, y por el otro no caer en errores como llamar a dos niñas Isabel y Elizabeth, o a dos niños Juan y Jon (en euskera), que es el mismo nombre en diferentes idiomas.

5) Que combine fatal con el apellido

Es importante escribir y pronunciar el nombre del niño y el apellido para ver cómo suenan juntos. No querrás cometer errores de rimas como "María Lauría", "Enrique Manrique" o "Raúl Seúl". Evita también que coincida el nombre con el apellido como Gonzalo González. Suena muy monótono.

Ni hablar de nombres que junto con el apellido se presten al ridículo como "Dolores Fuertes" o "Armando Puertas" o que se presten a juegos de palabras como "Elsa Pito", que los hará blanco de burlas.

También tendrás que tener en cuenta si eliges un nombre largo y llevará también un apellido largo puede sonar muy cansino, o al contrario, si nombre y apellido son demasiado cortos. Aunque aquí, una vez más, es cuestión de gustos.

6) Seguir el onomástico a pies juntillas

Hoy en día no es tan habitual como antes poner a los hijos el nombre del santo del día, de hecho casi no se tiene en cuenta. El niño puede tener suerte, pero también nacer un día no muy agraciado como “San Pancracio”, por ejemplo. Igual a lo mejor te gusta.

7) Un nombre demasiado estrafalario o ridículo

Algunos parecen una broma pero no lo son. Hay nombres muy ridículos circulando por el mundo. Hay padres que eligen nombres tan frikis como Google, Facebook, Superman, James Bond, Ikea o Pocahontas. Piensa en tu hijo y en lo que puede acarrear para él llevar un nombre tan estrafalario durante toda su vida, y a veces incluso ofensivo.

Muchos ponen a sus hijos nombres de marcas como Adidas o Nike, o de seres malignos de ficción, de superhéroes o transcripciones fonéticas de otros idiomas... No hay límite para la osadía de los padres que ponen a sus hijos lo que a la mayoría nos parecen nombres malsonantes o ridículos. Y luego lo pagan los niños que se avergüenzan del nombre que llevan.

8) Elegir un nombre por seguir la tradición

Cuando el padre, el abuelo, el bisabuelo y el tatarabuelo de tu hijo llevan el mismo nombre puede que os sintáis presionados porque el bebé que viene en camino se llame igual. Pero es importante que, ante todo, sea un nombre que os guste a los dos.

9) Tener en cuenta la opinión de los demás

Por último, la elección del nombre es algo que debe quedar en el ámbito de la pareja, ya que son ellos quienes eligen y deciden.

Si empezáis a pedir opiniones a amigos, familiares y compañeros de trabajo, vais a recibir todo tipo de comentarios que os van a condicionar a la hora de elegir. Te dirán lo mal que le cae una persona que se llama igual, o que es el mismo nombre que tenían pensando para su bebé, y te acabará limitando tus elecciones.

Temas
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Inicio