Compartir
Publicidad
La baja por maternidad debería ser más valorada y respetada
Postparto

La baja por maternidad debería ser más valorada y respetada

Publicidad
Publicidad

Las primeras semanas después del parto son probablemente una de las etapas más complejas y difíciles en la vida de una madre. Es un periodo de adaptación en el que ahora debes ajustar tu ritmo y estilo de vida para que puedas atender adecuadamente las necesidades de tu nuevo bebé.

El posparto es sin duda una etapa que debe ser valorada y respetada, pues es el momento en que nuestro cuerpo se recupera de todos los cambios ocurridos durante los nueve meses de embarazo y el nacimiento de nuestros hijos.

Independientemente de que cada mujer vive su posparto de manera diferente, el proceso por el que todas pasamos es el mismo y desde mi punto de vista es un proceso que deberíamos tomar con mayor seriedad de la que regularmente se le da.

El periodo de posparto en los viejos tiempos

Personalmente, pese a que ser madre es mucho más seguro y tiene seguramente cientos de ventajas actualmente a comparación de décadas o siglos anteriores, sí que tenemos algo que envidiarle a las mamás de los tiempos antiguos en un detalle en particular: el tiempo de posparto libre del que gozaban.

¿Bajas maternales cortas o condicionadas? Antes eso no existía porque no era necesario. Las madres parían y volvían poco a poco a su vida, ajustándose a los nuevos cambios a su propio ritmo, sin presiones. O al menos así es como me gusta imaginarlo.

Actualmente muchísimas mujeres elegimos trabajar fuera de casa, algunas por convicción propia y otras porque sienten que si no lo hacen están cometiendo alta traición al feminismo y los derechos por los que tanto lucharon nuestras antecesoras.

Pero a fin de cuentas, de alguna manera se nos obliga a regresar a nuestros trabajos demasiado pronto y a dejar a nuestros bebés de pocas semanas de nacidos en una guardería con gente extraña o si tenemos algo de suerte, con la abuela o algún familiar que nos haga el favor. El cuidado, descanso y atenciones que tanto nos dimos y nos dieron durante el embarazo, parecieran desaparecer en el momento en el nacen nuestros hijos.

La importancia emocional y física de la baja maternal para las mamás

Madre Sola

Si bien es un periodo muy importante para el bebé ya que requiere todos los cuidados posibles, es también un tiempo necesario para las madres en el que podrán adaptarse a sus nuevas vidas y así prevenir quizás que aparezca el sentimiento de culpabilidad por volver rápido al trabajo y dejar a sus hijos o la depresión postparto por no permitir un descanso adecuado después de haber parido.

Seré sincera: cuando nació mi hija yo no lo veía así, tenía aún la mentalidad de "tener que regresar a trabajar" y estaba más preocupada por eso y por cuidar a mi hija recién nacida que por descansar o recuperarme adecuadamente. Ahora años después, me doy cuenta que el tiempo del posparto es un periodo que debemos respetar y apreciar, casi como si fuera algo sagrado.

Es el tiempo en el que tu cuerpo se recupera de toda la transformación que vivió durante nueve meses de embarazo, en el que dio la vida y fue formando perfectamente a tu bebé, y que culmina con el nacimiento de ese pequeño e indefenso ser humano que ahora es completamente tu responsabilidad.

Lo que necesitamos las madres durante el posparto

Además de hacerte cargo de tu bebé, debes hacerte cargo también de ti misma. El posparto debe ser un tiempo para sanar, para meditar, para descansar (claro, cuando tengas oportunidad), para estar a solas contigo y con tu bebé, así como para volver poco a poco a sentir que tu cuerpo es tuyo y aceptar que es maravilloso.

El posparto debe ser un espacio donde las madres podamos conocer a nuestro bebé y reconocernos a nosotras mismas. Aceptar que necesitamos ayuda y pedirla es algo que no debe ser mal visto, sino todo lo contrario, es una opción inteligente para no permitirle paso a la depresión y poder recuperarnos física y emocionalmente de manera adecuada.

¿Cuánto tiempo es suficiente?

Cuando nació mi hija yo sentía como si alguien me hubiera cambiado el cuerpo y ahora habitaba en el de otra persona. Lo desconocía completamente y aunque valoraba lo que había hecho, no me sentía cómoda en él. Tuvo que pasar casi un año para que yo volviera a sentir que ese cuerpo era mío y era el mismo, solo había cambiado.

Nuestro cuerpo tardó 9 meses en prepararse para el gran acontecimiento. No podemos esperar sanar y cerrar el parto en tan solo un par de semanas.

Para mí, la cuarentena como tiempo de recuperación no es suficiente para volver a sentirnos "nosotras" después del parto. Creo que lo ideal sería tener al menos entre 8 y 12 meses para poder volver a tener un ritmo de vida normal. Por eso es importante que sigamos luchando y buscando tener bajas maternales de mayor duración.

¿Qué podemos hacer para aprovechar mejor la baja maternal?

Parte importante de este periodo es saber utilizarlo lo mejor posible, así que puedes seguir estos consejos:

  • Pedir privacidad. Aunque seguramente nuestros familiares no pueden esperar por conocer al recién nacido, hablar con ellos y explicarles que deseamos tener espacio e intimidad durante este tiempo es algo que podemos hacer para hacer más fácil el proceso de adaptación.

  • Ignorar los consejo no solicitados. Te conviertes en madre y repentinamente todos se vuelven expertos en la materia. Lo mejor que puedes hacer sin ser maleducada es escucharles y al final tomar la decisión que mejor les quede a ustedes. Nadie mejor que la propia madre para saber lo que necesita un bebé.

  • No preocuparte por los kilos de más o por lucir impecable. Aunque arreglarnos es definitivamente algo que nos eleva el ánimo, si por alguna razón no tienes tiempo o energía no te agobies si no lo haces. Ya habrá tiempo para deshacernos de esas nuevas curvas, o bien, de aceptarlas y aprender a amarlas.

  • Disfruta ese tiempo con tu bebé. Este es el tiempo en que puedes estar todo el día pegada a tu bebé y nadie puede decirte nada. Aprovecha cada momento, disfruta cada movimiento y ese lindo olor a bebito que solo dura los primeros meses. Abrázalo, bésalo y disfrútalo.

Ya sea que tengamos algunas semanas o bastantes meses para recuperarnos del parto, es un tiempo que no regresará y que debemos valorar, respetar y aprovechar.

Fotos | iStock
En Bebés y más | El puerperio no dura cuarenta días, sino un año, Nueve cosas que una mamá desea en el postparto

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos