Compartir
Publicidad
Una madre comparte el vídeo en el que un ginecólogo le hace una episiotomía contra su voluntad
Parto

Una madre comparte el vídeo en el que un ginecólogo le hace una episiotomía contra su voluntad

Publicidad
Publicidad

Cuando en un parto algo va mal, o hay riesgo evidente de que lo haya, los profesionales médicos entran en acción para, con el menor daño posible, lograr el mejor resultado. Esto es, comenzar a realizar intervenciones médicas adecuadas según el nivel de urgencia, como una episiotomía o, de ser necesario, una cesárea.

El problema viene cuando estas maniobras se realizan sin que exista dicha urgencia, sin un motivo claro, como en este vídeo que compartió una mujer para que todos pudiéramos ver que el ginecólogo le hizo una episiotomía en contra de su voluntad (entre otras cosas bastante lamentables).

El abuso de la posición de poder

Una mujer, un embarazo, un bebé y su parto. Dos personas protagonistas, madre y bebé, y una de ellas con todo el derecho a decidir qué intervenciones se le practicarán y qué intervenciones no, como la mujer del vídeo. No sabemos qué pensaba de la posición en que la hicieron parir, pero del vídeo se extrae que tenía muy claro que no quería que le cortaran los genitales. Y a pesar de ello, el ginecólogo se lo hizo, como si fuera una inútil que no fuera capaz de discernir; como si fuera una niña que estuviera claramente equivocada.

Se trata de una muestra más del abuso de poder de algunos profesionales que siguen pensando que los bebés nacen sanos gracias a ellos, cuando la realidad es que sucede a pesar de ellos. A pesar de hacerle una episiotomía que probablemente no necesitaba y a pesar de que ese daño en su vulva y su vagina lo tendrá para toda la vida.

¿Desde cuándo se da a luz hacia arriba?

La posición de litotomía, con la mujer tumbada, lleva años siendo muy criticada y desaconsejada porque dificulta el progreso del parto y porque no responde más que a una necesidad de los profesionales de estar más cómodos en la atención al parto. Dicho de otro modo, para poder estar sentados o de pie, tumban a la mujer haciendo que su parto sea más complicado y tenga más números de necesitar más intervenciones.

Pero es que esta mujer no solo está en posición de litotomía. Cuando le dicen que puje le presionan las piernas hacia arriba y su vagina mira hacia el techo. En esa posición el bebé no tiene que bajar por el canal del parto: ¡tiene que subir! Y esto es un sinsentido tremendo, porque lo lógico es aprovechar la fuerza de la gravedad para dar a luz, y no utilizarla para que todo se vuelva en contra. Si ya cuesta a veces dar a luz de pie o en cuclillas, cuando el bebé va cayendo hacia abajo, imaginad en semejante posición (un bebé puede bajar sin problemas por un tobogán, pero pasarán años hasta que logre subirlo).

Unos pocos pujos y "tu bebé no sale"

La postura es horrible, pero bueno, hay mujeres que lo han logrado... con tiempo. Si le das tiempo puede conseguir dar a luz, pero no, esta mujer del vídeo no merece tiempo. Alguien debe tener mucha prisa o debe amar muy poco su trabajo para pretender que los partos tengan que suceder en cinco minutos. Y debe amar muy poco a las mujeres que atiende y a sus bebés, si al pedirle que "no le corte" encima se pone en plan "pues si no lo quieres así, te vas a tu casa".

En ese punto, no solo el médico y el resto de asistentes al parto se ponen en contra de la mujer, sino también su familia. La madre asevera que ella no sabe, y que si el médico no lo hace así el bebé no podrá salir. Y ante una situación de apoyo cero, una mujer poco más puede hacer: no ve nada, está postrada en una posición totalmente incapacitante física y mentalmente y está dando a luz a su bebé. ¡No es momento para defender sus derechos porque sus derechos no deberían ser menoscabados en ningún momento! ¿Os imagináis discutiendo con la persona que se supone que te tiene que ayudar a traer a tu bebé al mundo? No tiene ningún sentido.

Y sin embargo sucede, y sucedió en este parto porque todos se empeñaron en convencerla de que la episiotomía era necesaria porque el bebé era muy grande y no dilataba lo suficiente. Pero es que, claro... si sólo te dejan pujar unos pocos minutos, la dilatación no puede ser suficiente. Y si encima, como digo, te ponen en esa posición, ya me dirás qué control vas a tener de tu parto y qué fuerza puedes hacer.

Pero... si no le hacen la episiotomía se podría haber desgarrado, ¿no?

Eso le dicen: que es mejor hacerla porque si no podría haberse desgarrado y eso habría sido mucho peor. Pues no lo tengo tan claro. El obstetra corta hasta en 12 ocasiones provocando una abertura tal que el bebé sale sin ningún problema. En un parto atendido adecuadamente, ¿se habría desgarrado? Porque no lo sabemos. Y en el parto en esa posición, pero con tiempo, ¿se habría desgarrado? Porque igual no. No tiene ningún sentido cortar el sexo y abrirlo para evitar que se abra solo.

Porque además, de haberse producido un desgarro, ¿quién te dice que habría sido mayor que el (pedazo de) corte que el médico le hace a la mujer? Y por otro lado, ¿acaso no sabe el médico que realizar una episiotomía aumenta el riesgo de desgarro en el siguiente parto?

Y no debe saber tampoco que una revisión Cochrane de seis estudios acerca de la episiotomía concluye lo siguiente:

El uso restrictivo de la episiotomía aparentemente tiene beneficios en comparación con la práctica rutinaria de la episiotomía. Hay menos trauma perineal posterior, menos necesidad de sutura y menos complicaciones, no hay diferencias con respecto a la mayoría de las medidas que se adoptan para controlar el dolor y al trauma perineal o vaginal severo. No obstante, con el uso restrictivo de la episiotomía, hubo un mayor riesgo de trauma perineal anterior.

Es decir, que restringir el uso de la episiotomía tiene muchos beneficios y pocas desventajas.

Kimberly denunció al obstetra por desoír su deseo

Y tampoco debía saber el ginecólogo que cuando se abusa del poder y de la confianza de una madre se está cometiendo violencia obstétrica, ni que hay mujeres que eso no lo perdonan, como Kimberly, la mujer del vídeo. Pidió tiempo, y se lo denegaron. Pidió que no le cortaran, y no le hicieron caso. Todos se volvieron en su contra, todos dieron por buena la acción, todos estuvieron de acuerdo en que si no, el bebé no podría haber nacido, menos ella. La madre se sintió anulada, maltratada, y decidió denunciar al obstetra por (mal)trato.

Para realizar la denuncia inició una campaña de crowfounding con que, al parecer, no obtuvo el dinero suficiente para seguir adelante. No he sabido encontrar qué sucedió al final, tras la denuncia, porque el coste de los abogados para defender la denuncia eran elevados y quizás todo acabó en nada.

En ese caso sólo puedo decir una cosa: es una pena que la justicia no esté al alcance de todos, porque los malos profesionales se escudan también en esa traba (hay que tener dinero para denunciarles). Así que ante dicha posibilidad, al menos que las mujeres sepan que estas cosas suceden, que sepan qué es una episiotomía, para qué sirve y que busquen profesionales que atiendan partos amando su trabajo y a las mujeres a las que ayudan a traer a sus bebés al mundo en el que ellas esperan que sea uno de los días más felices de sus vidas, y no el día en que les hicieron sentir inútiles y les cortaron el sexo sin motivo.

Vídeo | YouTube
Foto | iStock
En Bebés y más | ¿Puede ser considerada la episiotomía una mutilación genital?, ¿Cesárea o parto vaginal con episiotomía?, ¿Cuál es la efectividad de la episiotomía durante el parto?

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos