Tener un parto vaginal después de una cesárea aumentaría hasta en un 21% el riesgo de desgarro perineal grave

Tener un parto vaginal después de una cesárea aumentaría hasta en un 21% el riesgo de desgarro perineal grave
1 comentario

Mucho se ha escrito y estudiado en los últimos años sobre los partos vaginales después de una cesárea (PVDC). Por un lado, sabemos que es posible tenerlos de forma segura, pero por otro, que éste tipo de parto también tiene ciertos riesgos.

Lo cierto, es que aunque el hecho de tener una cesárea no significa que posteriormente siempre se deberá tener cesárea, tener un PVDC no es una decisión que deba tomarse a la ligera y deben cumplirse ciertos requisitos, por lo que habrá casos en los que no será recomendable hacerlo por los posibles riesgos que éste pueda tener para mamá y bebé.

Ahora, un nuevo estudio ha encontrado que existe otro factor a tomar en cuenta al momento de prepararse para este tipo de situación, pues tener un parto vaginal después de una cesárea aumentaría hasta en un 20% el riesgo de desgarro perineal grave.

El equipo, conformado por investigadores de la Universidad de Melbourne, analizó 130.000 nacimientos que tuvieron lugar entre 2009 y 2014 en Victoria, Australia, con la finalidad de validar si el riesgo de desgarro perineal grave para las mujeres que tienen su primer PVDC es mayor que para las mujeres primíparas que tienen un parto vaginal.

Los investigadores definen un desgarro perineal grave a las lesiones perineales que se extienden hasta el esfínter anal, conocidas también como desgarros perineales de tercer grado, por el daño que ejercen en este músculo.

De acuerdo con los resultados del estudio, las mujeres que tenían un PVDC tenían significativamente más probabilidades que las mujeres primíparas de sufrir un desgarro perineal de tercer o cuarto grado. En cifras concretas, el riesgo de tener una lesión perineal grave aumentaba hasta en un 21%.

Aunque no se conoce la razón por la que esto sucede, el equipo comenta que una de las posibles razones por las que aumenta tanto este riesgo, es la falta de coincidencia o coordinación entre un útero que ya ha parido un bebé, con un perineo que nunca lo ha hecho. En este caso, según explican, el trabajo de parto avanza rápidamente (como suele suceder en los segundos partos), lo que le resta tiempo al perineo para estirarse de forma natural.

El estudio no busca alarmar, sino informar

Los investigadores también comentan que el objetivo del estudio no es alarmar, sino proporcionar información clara de los riesgos, para que así las mujeres puedan tomar una decisión bien informada y además, tomar las medidas preventivas necesarias para disminuir este riesgo.

Y es que cuando ocurre un desgarro durante el parto, la herida es reparada por el médico y suele sanar por completo. Pero en el caso de los desgarros de tercer grado, puede tener consecuencias a largo plazo, como prolapso del suelo pélvico, incontinencia urinaria o tener relaciones sexuales dolorosas.

¿Se pueden evitar los desgarros durante el parto?

Aunque no hay algo que pueda garantizar al 100% que no ocurra un desgarro perineal durante el parto, sí hay ciertas medidas que se pueden tomar para reducir su probabilidad.

Una de las más conocidas es el masaje perineal, cuyo objetivo es estirar el perineo para ablandarlo y darle elasticidad, de modo que al llegar el momento del parto esté más preparado para abrirse.

Otros factores a tomar en cuenta para ayudar a reducir el riesgo de un desgarro perineal son cuidar el aumento de peso durante el embarazo, realizar ejercicios de Kegel habitualmente para fortalecer la zona perineal y procurar llevar un estilo de vida activo en el embarazo.

Recuerda que cada caso es único y la decisión de tener una segunda cesárea o un PVDC es algo que deberás consultar con tu médico, quien debe conocer todo tu historial médico para así analizar las diferentes opciones y ayudarte a elegir la que es mejor para ti y tu bebé.

Vía | The Conversation

En Bebés y más | Es posible tener un parto vaginal después de una cesárea (PVDC) con mínimo riesgo, Tener un parto vaginal después de una cesárea puede ser tan seguro como una segunda cesárea: estudio

Temas
Inicio