Publicidad

Es posible tener un parto vaginal después de una cesárea (PVDC) con mínimo riesgo

Es posible tener un parto vaginal después de una cesárea (PVDC) con mínimo riesgo
Sin comentarios

Publicidad

Publicidad

Anteriormente, se tenía la creencia de que si una mujer tuvo una cesárea, sus partos posteriores tendrían que ser de la misma forma. Pero gracias a investigaciones y estudios realizados en los últimos años, se ha encontrado que es posible tener un parto vaginal después de una cesárea (PVDC) de forma segura.

Una duda que frecuentemente tienen las madres que deciden intentarlo, es conocer los posibles riesgos de hacerlo. De acuerdo con un nuevo estudio, es posible tener un parto vaginal después de una cesárea con mínimo riesgo. Te compartimos los resultados de esta nueva investigación.

Realizado por la Universidad de Oxford y publicado en la revista PLOS Medicine, el estudio revisó los partos de más de 74.000 mujeres en Escocia entre 2002 y 2015, para analizar los riesgos y beneficios tanto de partos vaginales como de cesáreas, encontrando que el riesgo que existe al tener un parto vaginal después de una cesárea es mínimo.

De acuerdo con el estudio, aunque se han asociado mayores complicaciones de salud con un parto vaginal después de una cesárea, tanto el dar a luz de forma natural o por cesárea después de una cesárea previa, presentan riesgos muy bajos.

Entre los resultados encontrados, destacan los siguientes:

  • Solo el 1.8% de las mujeres que tuvieron un PVDC y 0.8% de quienes tuvieron una segunda cesárea tuvieron una complicación maternal seria, como necesitar una transfusión de sangre, tener ruptura uterina o una sepsis.
  • Cerca del 8% de las mujeres que tuvieron PVDC y 6.4% de las que tuvieron una segunda cesárea presentaron una complicación seria con su bebé, como ser internados en la unidad de cuidado intensivos neonatales, requerir resucitación mediante medicamentos o intubación, o muerte perinatal.
  • Alrededor del 0.24% de las mujeres que tuvieron PVDC y 0.04% de las que tuvieron una segunda cesárea presentaron ruptura uterina.
  • Cerca del 1.14% de las mujeres con PVDC y 0.50% de las que tuvieron cesárea requirieron una transfusión sanguínea.

Como se puede ver, el riesgo de presentar alguna complicación durante o tras el parto existe tanto si se tiene un parto vaginal después de una cesárea, como si se tiene una cesárea después de otra. Afortunadamente en ambos, los riesgos son muy pequeños.

En cambio, si hablamos de cosas positivas, el estudio también encontró que aquellas madres que tenían un parto vaginal después de una cesárea tenían mayores probabilidades de amamantar tras el parto y continuar haciéndolo en las semanas posteriores, en comparación con las que tuvieron una segunda cesárea.

Los investigadores añaden que incluso tener un parto vaginal después de una cesárea reduce el riesgo de otras consecuencias en las madres, como lesiones en intestinos o vejiga, que pueden ocurrir cuando se tienen múltiples cesáreas.

Por qué son importantes estos resultados

Embarazada Consulta

Entender los riesgos que conllevan ambos procedimientos después de una cesárea, es importante para que las madres puedan tomar decisiones de una forma informada, y también, para terminar con esa creencia de que una vez que se haya tenido cesárea, siempre se deberá tener cesárea.

Mientras que este estudio confirma que existen riesgos en ambos, la posibilidad de que éstos sucedan es muy baja y poco frecuente, por lo que ahora más mujeres podrían considerar tener un parto vaginal después de haber tenido un cesárea, siempre y cuando no tengan alguna indicación o situación médica que lo impida.

De acuerdo con los investigadores, esta información debe ser usada para asesorar a las mujeres que han tenido cesáreas previamente y se encuentran interesadas en conocer las opciones para sus próximos partos, pues al conocer los riesgos y beneficios de cada uno, podrán decidir lo que sea mejor para ellas.

En conclusión, aunque sí existen riesgos al tener un parto vaginal después de una cesárea, estos son mínimos y hacerlo es casi tan seguro como tener una segunda cesárea, por lo que las mujeres pueden comenzar a tomar decisiones más informadas y elegir el método que mejor les acomode, siempre y cuando no existan complicaciones que lo impidan.

Fotos | iStock
Vía | Healthline

Temas

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Inicio
Compartir