Compartir
Publicidad
Publicidad

Parto natural frente a parto "preparado"

Parto natural frente a parto "preparado"
Guardar
26 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Mucho hemos hablado sobre lo que es un parto natural, un parto normal, un parto vaginal… y hoy damos una nueva vuelta de tuerca al tema con un concepto relacionado.

Elisabeth Bing fue una fisioterapeuta pionera en la defensa del parto natural en Estados Unidos, a mediados del siglo XX. Pero, a diferencia de los gurús del parto natural en Europa, no compartía el término “parto natural” y prefería el de “alumbramiento preparado” o “parto preparado”.

Para ella, “natural” sería un parto que no se produce en el hospital, para el que la mujer no habría asistido a clases de preparación ni se habría informado. Un parto natural sería como el de hace siglos, desatendido, o como se sigue produciendo hoy día en lugares del tercer mundo.

El adjetivo “preparado” probablemente era menos “sonoro”, menos “comercial, pero remitía a que la mujer estaba informada, preparada para el parto, y entre sus objetivos no estaba eliminar por completo los analgésicos, sino dar la oportunidad a las mujeres de que tomaran decisiones informadas.

En su propósito de iluminar a los futuros, padres, Elisabeth Bing tenía el lema de “Despierta y alerta”, referida a la mujer durante el parto. Nada de barbitúricos y drogas que dejaran a la madre imposibilitada para sentir y vivir su parto, que no le permitiera coger a su bebé al nacer.

Elisabeth Bing

Sus ideas influyeron en distintos círculos de mujeres y se popularizaron, por ejemplo entre las esposas de estudiantes de medicina de Yale. Allí ellas, familiarizadas con la praxis médica, reclamaron al hospital y a los médicos de Yale que cambiaran sus métodos de atención al parto.

Pronto organizarían clases prenatales con técnicas de relajación, y el hospital modificaría sus infraestructuras para facilitar la cohabitación entre distintas madres y sus bebés.

Y todo ello impregnado de un halo de feminismo, en el sentido de sentirse libres para reclamar lo que deseaban y querer decidir por ellas mismas. Algo que no era sencillo en un contexto en el que el parto medicalizado y “sobreanestesiado”, así como la separación del bebé en los nidos o cuneros era lo habitual.

En 1960, Marjorie Karmel y Elizabeth Bing fundaron ASPO/Lamaze (actualmente, Lamaze Internacional), una organización sin fines de lucro conformada por padres de familia, educadores para el parto, proveedores de atención en salud y otros profesionales de la salud a fin de generalizar el método Lamaze para un parto natural.

Paradójicamente, Elisabeth Bing pasó por todo contra lo que luchaba, tras años predicando la “maternidad preparada”, que sería equivalente a otro concepto que manejamos a menudo en nuestras páginas, el de “maternidad consciente”. Pero en su parto dio a luz de una manera no demasiado “natural”: la sedaron con óxido nitroso o “gas de la risa” y después insistió en que le administraran la anestesia epidural.

Ella no recordaría gran cosa de cómo transcurrió su parto, pero siguió predicando el parto preparado, un parto sin miedo, consciente, en el que la mujer informada puede decidir acerca de cómo quiere que nazca su hijo. Y hoy, décadas después, aún seguimos en el camino para lograr ese propósito.

Vía | ¿Cómo se sale de aquí?
Foto | jaredandmelanie Flickr-CC
En Bebés y más | Un parto vaginal no es lo mismo que un parto natural‏, Lo que la OMS aconseja para un parto normal, Lo que la OMS desaconseja en un parto normal

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos