Compartir
Publicidad
Publicidad

Lo que la OMS aconseja para un parto normal

Lo que la OMS aconseja para un parto normal
Guardar
0 Comentarios
Publicidad
Publicidad

La OMS se ha preocupado de definir qué es un parto normal para acercar dicho modelo de parto respetuoso e intervenido mínimamente a la sociedad. Los procedimientos que la OMS aconseja para un parto normal son prácticas que la experiencia y la base científica han demostrado claramente útiles y que debieran ser promovidas.

Entre dichas prácticas se hallan algunas que no solemos realizar por regla general, como los planes de parto, o que se siguen impidiendo en muchos hospitales, como ofrecer líquidos para beber durante el parto, o poniendo trabas para su efectiva realización, como el respeto a la intimidad de la mujer.

Pero, sumando lo que sería ideal para un parto normal y deberíamos reclamar, tendríamos los puntos siguientes.

Consejos de la OMS para un parto normal

  • Un plan personal que determine dónde y por quién será atendido el parto, realizado con la mujer durante el embarazo, dado a conocer a su pareja y, si procede, a su familia. Os hemos hablado en varias ocasiones de los planes de parto.

  • Valoración del riesgo del embarazo durante la atención prenatal y en cada visita al sistema de salud y en el primer contacto con la persona que va a asistir todo el trabajo de parto.

  • Seguimiento del bienestar físico y emocional de la mujer durante el parto y el posparto.

  • Ofrecer líquidos por vía oral durante el parto.

  • Respeto a la elección informada de la mujer del lugar del parto. Recordemos que la OMS recomienda como el mejor lugar para parir aquel que escoja la mujer porque le da seguridad y haya la mínima asistencia necesaria para que el parto se maneje correctamente.

  • Proporcionar los cuidados del parto en el lugar más cercano a su entorno, donde el nacimiento sea factible y seguro, y donde la mujer se sienta más segura y confiada.

  • Respeto del derecho de la mujer a la intimidad en el lugar del parto.

  • Apoyo afectivo de los asistentes durante el parto.

  • Respeto a la elección de los acompañantes de la mujer durante el parto.

  • Dar a la mujer tantas informaciones y explicaciones como desee.

  • Métodos no invasivos ni farmacológicos de alivio del dolor durante la dilatación, como el masaje y las técnicas de relajación.

  • Monitorización fetal con auscultación intermitente. Como vemos, la monitorización continua no se aconseja, especialmente porque dificultaría la libertad de movimientos de la madre para favorecer la dilatación y el descenso fetal.

  • Uso único de material desechable y esterilización apropiada del material reutilizable que se emplea durante la dilatación y el parto.

  • Uso de guantes en los tactos vaginales durante el nacimiento del bebé y el manejo de la placenta.

  • Libertad de posición y movimientos durante todo el parto.

  • Estímulo a evitar la posición en decúbito supino durante el parto, a pesar de que en la mayoría de hospitales sea la única postura posible (u ofrecida como tal). Esta posición se indica como desaconsejada y a evitar durante la fase de dilatación.

  • Seguimiento cuidadoso del progreso del parto, por ejemplo, con el uso del partograma de la OMS.

  • Uso profiláctico de oxitocina en la tercera fase del parto en la mujer con riesgo de hemorragia posparto, o en peligro por la pérdida de una pequeña cantidad de sangre.

  • Esterilidad al cortar el cordón. Respecto a este proceso, no se indica el pinzamiento tardío del cordón aunque según el documento el corte temprano se incluye entre las prácticas de las que no existe una clara evidencia para fomentarlas y que debieran usarse con cautela hasta que nuevos estudios clarifiquen el tema.

  • Prevención de hipotermia en el recién nacido.

  • Contacto inmediato piel con piel de la madre y el hijo, y apoyo al inicio de la lactancia en la primera hora después del parto, de acuerdo con las orientaciones de la OMS sobre lactancia.

  • Examen sistemático de la placenta y las membranas.

Ya sabemos lo que podemos exigir en el lugar al que vamos a dar a luz, aunque lo esperable es muy diferente, por lo que sería recomendable (sé que en muchos casos es complicado) conocer al personal que nos atenderá. Una manera de hacerlo (o al menos de hacerle llegar nuestros deseos avalados por la OMS) sería hacer un plan de parto, el primer punto recomendado.

Muchos de estos puntos que la OMS recomienda para un parto normal están relacionados con los primeros pasos hacia una lactancia feliz, y con los beneficios para el bebé de nacer en un entorno acogedor, por lo que deberían ser promovidos por los centros hospitalarios y el personal médico, así como reivindicado por las madres y padres.

Vía | OMS Foto | a4gpa en Flickr-CC En Bebés y más | Lo que la OMS desaconseja en un parto normal, La nueva guía de práctica clínica sobre la atención al parto normal, Qué es un parto normal según la Federación de Asociaciones de Matronas

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos