“Si yo puedo, las demás también”: por qué no debemos asumir cosas ni juzgar la maternidad de otras madres

“Si yo puedo, las demás también”: por qué no debemos asumir cosas ni juzgar la maternidad de otras madres
Sin comentarios
HOY SE HABLA DE

Opinar sobre maternidad es como opinar sobre política o religión: cada persona tiene una opinión y experiencia diferente. Sin embargo, la maternidad es algo muy personal y un tema que puede ser sensible o difícil para muchas mujeres, por muchos motivos.

En ocasiones es fácil soltar consejos u opiniones sobre otras madres, pero es un error que debemos evitar cometer, pues en la mayoría de las ocasiones no conocemos realmente qué es lo que hay detrás de cada familia y las decisiones que toma.

Muchas veces, por ejemplo, nos parece sencillo decir "sólo haz esto" cuando alguien está teniendo dificultades. Pero la realidad es que no todas las personas tienen las mismas circunstancias ni facilidades que nosotras.

Por ello, hoy quiero compartirte una breve reflexión sobre los comentarios que en ocasiones hacemos a otras madres, y por qué no debemos asumir cosas ni juzgar la maternidad de otras mujeres.

Cada experiencia es única

Me gustaría recordar algo que repetimos con frecuencia en Bebés y más: cada maternidad es única. La experiencia de una madre, por más similitudes que pueda tener con la de alguien más, siempre tendrá algo diferente a la de otra madre. Incluso la misma mamá puede tener experiencias totalmente distintas a la hora de la crianza de cada uno de sus hijos.

Esto en ocasiones lo olvidamos cuando, aunque sea con buenas intenciones, damos consejos asumiendo que las cosas que nos han funcionado a nosotras pueden funcionarle a cualquier familia. Sin embargo, no siempre es el caso.

Hay familias que no tienen las mismas ventajas que nosotros tenemos o que no reciben el mismo apoyo que nosotros recibimos, por lo que ciertas soluciones o comentarios más que ayudar terminan incomodando o haciendo sentir mal a quienes los reciben.

Asumir que todos tienen las mismas facilidades que nosotros es algo que debemos evitar cuando se trata de la vida de los demás, tengan o no tengan hijos. Lo mejor que podemos hacer por otra mamá es intentar ser comprensivas con ella y jamás juzgarla, especialmente si hay cosas de su maternidad que son diferentes a la nuestra.

Como madres, apoyarnos, escucharnos y darnos palabras de aliento cuando otra lo ha pedido, son algunas de las alternativas que podemos hacer por las demás y que sin duda ayudarán a aligerar la culpa que en ocasiones se hace presente.

Así que la próxima vez que pienses decir "a mí me funcionó" o "si yo puedo, las demás también", recuerda detenerte por un minuto y pensar en la utilidad real de estas frases para las mujeres a las que van dirigidas y considera reemplazarlas por otras más amables y con mayor empatía.

Foto de portada | Tamara Bellis en Unsplash

Temas
Inicio