Publicidad

Para las madres que permanecen despiertas en esas madrugadas que parecen eternas
Nuestras experiencias

Para las madres que permanecen despiertas en esas madrugadas que parecen eternas

Publicidad

Publicidad

Ser madre no siempre es fácil. Aunque sin duda es una experiencia maravillosa y como ninguna otra, la maternidad tiene etapas y momentos que pueden ser muy duros. Un ejemplo de esto, son esos primeros meses tras la llegada del bebé, en la que deberemos ajustarnos a un nuevo ritmo de vida, en la que el descanso brilla por su ausencia.

Por ello, y porque recuerdo lo largas y difíciles que pueden volverse esas noches de desvelo durante el primer año del bebé, quiero dedicar unas palabras a las madres que permanecen despiertas en esas madrugadas que parecen eternas.

Para mamá, en esas noches de desvelo

¿Qué hora es? Quizás sea mejor no ver. No sé bien a qué hora leas esto. Tal vez estás a mitad de la noche, con tu bebé en brazos. O quizás estás despertando de esas pocas horas que pudiste dormir tras un desvelo más.

Sea la hora que sea, o a la que leas estas palabras, quiero que sepas que son escritas con toda la admiración y respeto que se merecen las madres, en todas las etapas de su maternidad, pero hoy particularmente, en esa etapa caracterizada por muchos despertares durante la noche.

Alguna vez estuve en tu lugar, hace ya varios años. Los suficientes como para que comience a parecer un sueño lejano, pero que de alguna manera aún siguen presentes en mi memoria esos pensamientos y sentimientos que viví durante aquellas largas noches en las que mi hija se despertaba constantemente.

Recuerdo lo exhausta que me sentía, y lo difícil que se volvía cada vez más el levantarse por las madrugadas al escuchar que mi bebé me necesitaba. "¿Alguna vez volveré a dormir una noche completa o por lo menos más de tres o cuatro horas?", era una de las preguntas recurrentes en mi cabeza.

También recuerdo mucho, haber sentido que la maternidad era más difícil de lo que imaginaba, y de lo que me habían contado. Y es que si algo puede afectarnos mucho, tanto en lo físico como en lo emocional, es la falta de descanso.

Dicen que después del parto comienza la vuelta a la normalidad, pero yo pienso que no existe tal cosa como "la normalidad" después de convertirte en madre. Ahora sigues viviendo de día, pero también lo haces de noche, tratando de descansar cuando tienes oportunidad de hacerlo.

Sé que descanso es lo que más te hace falta en estos momentos. Probablemente sea una de las cosas que más anhelas, especialmente cuando estás en medio de la noche, con tu bebé en brazos y sientes cómo el cuerpo te pesa y haces todo lo posible por no cerrar tus ojos.

No estás sola. Todas hemos pasado por ahí, y hemos deseado secretamente (y con un poco de remordimiento tras pensarlo) que nuestros bebés terminen rápido esta etapa y comiencen a dormir toda la noche. Probablemente en este momento sientas que estos meses sin dormir no tienen fin, pero te prometo que pronto lo tendrán.

Sé fuerte, mamá. Pero también, recuerda pedir ayuda. Sentirte cansada es normal, sentir que no puedes más no. Cuando menos lo esperes, esas noches de desvelos y rutinas que parecen no tener pies ni cabeza comenzarán a ser menos frecuentes, y con el paso del tiempo, tu bebé dejará de necesitarte tanto como lo hace ahora.

Claro, los desvelos nocturnos no desaparecerán por completo en cuanto se termine la etapa de bebé. Habrá situaciones especiales en las que continúen ocurriendo y busquen refugio en nuestros brazos. Pero debes tener presente, que el tiempo vuela y en cuestión de tiempo, el postparto y el primer año de tu bebé dejarán de ser tu realidad y se convertirán en un recuerdo, así como me ha sucedido a mí.

Trata de disfrutar a tu bebé ahora que es pequeño, pues esta etapa, aunque es difícil, nunca volverá a repetirse. Ahora esas madrugadas en las que permaneces despierta pueden parecer eternas, pero recuerda que no estás sola, y así como tú, hay miles de mamás acompañando a sus hijos cada noche, y estás regalándole a tu bebé, lo mejor que puedes ofrecerle: tiempo y amor. Lo estás haciendo bien.

Foto | Unsplash

Temas

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Inicio
Compartir