Compartir
Publicidad
Publicidad

El uso malintencionado de los fármacos también es maltrato infantil‏

El uso malintencionado de los fármacos también es maltrato infantil‏
Guardar
9 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Cuando se habla de maltrato infantil nos vienen a la cabeza terribles imágenes de palizas y azotes, de abusos sexuales o de padres gritando e insultando a sus hijos.

Lo cierto es que además de estas situaciones, hay otras menos conocidas como la negligencia (algo así como omitir el cuidado de un hijo) e incluso el uso malintencionado de fármacos o alcohol con algún fin determinado que, a pesar de no estar tan presentes son igualmente graves.

Un estudio reciente, publicado en la revista Journal of Pediatrics, ha sacada a la luz este tema, mostrando que muchos padres dan a sus hijos sustancias farmacológicas y/o alcohol, llegando incluso a producirles la muerte.

El estudio ha sido realizado en la Universidad de Colorado y en el Centro de Medicamentos e Intoxicación de las Montañas Rocosas del Centro de Salud de Denver (EEUU) y en él se han revisado los casos de intoxicación en niños sucedidos entre el año 2000 y 2008 producidos por el abuso de analgésicos, productos contra el resfriado y la tos, sedantes, somníferos, antipsicóticos y alcohol.

Tras analizar 1.439 casos se cuantificó en un 14% los casos en que el abuso de fármacos tuvo consecuencias moderadas o graves en los niños, incluida la muerte (hubo 18 muertes). Se observó también que en el 50% de los casos se había administrado al menos un sedante, demostrando con ello que muchos padres tratan de conseguir que sus hijos duerman o estén demasiado tranquilos y así no molesten.

Evidentemente no hay justificación alguna para este tipo de conducta, pero los autores han querido mostrar las que piensan que podrían ser las causas. Según explican, la motivación puede ser castigar al niño, por diversión o por acabar con las responsabilidades familiares. “Cada vez que un adulto está dando un medicamento con otro propósito que no sea para lo que está expresamente indicado se corre el riesgo de dañar al menor”, comenta el director del estudio.

Se sospecha que el problema sea más frecuente de lo que se cree ya que, aunque la media anual de casos de intoxicación rondan los 160, produciéndose en dos de ellos la muerte, son muchos los niños que no llegan a padecer síntomas tan graves como para que los padres decidan acudir a un centro de salud.

Este estudio me hace recordar que hace no mucho se dieron varios casos de intoxicación en una guardería de Vigo en la que, al parecer, sedaban a los niños. Qué lamentable es que haya personas adultas que no actúen como adultas provocando que los niños no puedan actuar como niños.

Vía | El mundo
Foto | Flickr – Burned city
En Bebés y más | III Campaña Estatal de prevención del maltrato infantil, Comparan el maltrato infantil con el no-uso del cinturón de seguridad, Los gritos también dejan huella en la personalidad de los niños

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos