Publicidad

Cuidado con los bañadores con cola de sirena: un padre advierte sobre su uso después de que su hija estuviera a punto de ahogarse

Cuidado con los bañadores con cola de sirena: un padre advierte sobre su uso después de que su hija estuviera a punto de ahogarse
Sin comentarios

¿Qué niño no sueña con que aquellas criaturas mitológicas que lee en cuentos e historias reales? No son pocas las niñas que desearían nadar como una sirena o tener un unicornio, y aunque éstos seres solo existen en la imaginación, hay muchos productos de ellos que podemos regalarles.

Sin embargo, debemos recordar que solo porque algo sea bonito o esté de moda, no significa que sea adecuado para los niños. Recientemente un padre ha advertido acerca de los bañadores con cola de sirena que tanto se ven en redes sociales, después de que una de sus hijas casi se ahogara al utilizar uno.

Adam Lisberg es un padre de Nueva Jersey, Estados Unidos, que se ha dirigido a Twitter para advertir acerca del peligroso incidente que ocurrió con una de sus hijas hace unos días, y así evitar que otros padres pasen por el gran susto que tuvieron ellos en casa.

Sus hijas Annabelle y Ruby, de cinco y siete años respectivamente, se encontraban en el patio de su casa disfrutando la calidez del verano mientras juganban en una pequeña piscina inflable usando el accesorio de moda: bañadores con cola de sirena.

En entrevista para Today, Adam comenta que ambas niñas siempre han amado las sirenas y anteriormente habían tenido bañadores similares, que usaban con tanta frecuencia, que terminaban por romperse.

Menciona que aunque eran conscientes que la cola de sirena dificultaba el caminar, las niñas siempre habían podido ponerse de pie al estar sentadas utilizándola en la piscina, que era no mayor a 50 o 60 centímetros de altura.

Sin embargo, ese fin de semana las cosas fueron diferentes, pues Annabelle, al ser pequeña y no conocer el riesgo que eso representaba, decidió utilizar la cola de sirena mucho más arriba de su cintura, colocándosela hasta los hombros, cubriendo sus brazos.

Esto sucedió cuando Adam se encontraba en la cocina preparando la comida con la ventana abierta para escucharles, mientras revisaba cada dos minutos que todo estuviera en orden en la piscina. De repente, su hija mayor entró corriendo y le dijo que Annabelle no se movía. Le explicó que su hermana se había sumergido pero dejó de moverse en el fondo de la piscina, por lo que la había sacado y colocado en el suelo, donde continuaba sin moverse.

Al acercarse corriendo, Adam vio que Annabelle estaba tendida en el suelo con los brazos dentro de la cola de sirena, mientras permanecía con los ojos completamente abiertos y sin respirar. Después de intentar reanimarla con lo poco que recordaba de primeros auxilios, la niña comenzó a toser, llorar y vomitar.

Posteriormente, llamaron a los paramédicos y llegó un oficial de policía, para llevar rápidamente a la pequeña a urgencias. Annabelle tuvo que permanecer dos días ingresada en la unidad de cuidados intensivos debido a que tenía fiebre y el pulso acelerado, ocasionados por el agua que había entrado a sus pulmones.

Afortunadamente, debido a la rapidez con la que reaccionó su hermana al sacarla de la piscina, Annabelle estuvo menos de 30 segundo debajo del agua, por lo que los policías felicitaron a Ruby después de que los paramédicos la revisaran y mostrara buen nivel de oxígeno en la sangre.

Annabelle ya se encuentra nuevamente en casa con su familia, y ha vuelto a ser la niña alegre que todos conocen. Sin embargo, Adam decidió compartir la historia para recordarnos que no debemos dejar ni un minuto solos a los niños en una piscina o cuerpo de agua, por más pequeño que sea, así como de la importancia de saber primeros auxilios siendo padres.

Y desde luego, que evitemos comprar esos bañadores con cola de sirena, pues cualquier accesorio que inmovilice las piernas o brazos de los niños representa un peligro para ellos dentro de una piscina.

Foto | iStock
Vía | La Vanguardia
En Bebés y más | 20 segundos son suficientes para el ahogamiento de un niño: ¿vas a dejar de mirarlo?, El ahogamiento es rápido y silencioso: el niño que se ahoga no parece que lo esté haciendo

Temas

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Inicio

Explora en nuestros medios