Compartir
Publicidad

La importancia de saber primeros auxilios: un padre salva la vida de su hijo tras practicarle las maniobras RCP

La importancia de saber primeros auxilios: un padre salva la vida de su hijo tras practicarle las maniobras RCP
1 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Ayer, mientras leía la noticia de un matrimonio escocés que había salvado la vida de su bebé tras aplicarle las maniobras de resucitación cardiopulmonar, pensé una vez más en lo necesario que es que todos los padres hagamos un curso de primeros auxilios pediátricos.

Saber qué hacer o cómo manejar a nuestros hijos ante determinadas situaciones de emergencia, nos sólo nos aporta una mayor tranquilidad, sino que puede salvarles la vida en un momento determinado. Por eso, estos padres han querido compartir su historia para concienciar a otras familias de la importancia de aprender primeros auxilios.

Volvió a respirar gracias a las maniobras de RCP

El pequeño Ruaridh, de tan sólo ocho meses, acababa de despertarse de su siesta cuando comenzó a encontrarse mal. Su madre le puso el termómetro pensando que tenía fiebre, pero como su temperatura era normal decidió sentarle en su trona para darle la merienda.

Pero de pronto, el bebé comenzó a presentar dificultad respiratoria por lo que rápidamente llamaron a una ambulancia mientras le socorrían.

Tras comprobar que el niño había dejado de respirar, su padre le revisó las vías aéreas pensando que se estaba ahogando con algo, y una vez descartado este motivo le tumbó sobre el suelo y comenzó a hacerle las maniobras de resucitación cardiopulmonar que había aprendido meses atrás en un curso de primeros auxilios.

"Sus labios comenzaron a ponerse azules. Le estuve haciendo compresiones de pecho durante un minuto y medio, luego respiró hondo y a continuación vomitó. Y a partir de ese momento comenzó a respirar con normalidad" - explicaba su padre, Alec Brown al diario The Independent.

Cuando la ambulancia llegó trasladó al pequeño al hospital de Glasgow, donde permaneció ingresado durante tres días. Allí los médicos le diagnosticaron una infección viral y determinaron que las maniobras de RCP habían sido claves para salvarle la vida.

Por eso, consciente de la trascendencia que tuvo su actuación, Alec ha querido compartir su historia y animar a todos los padres a realizar un curso de primeros auxilios donde además se enseñen maniobras de resucitación cardiopulmonar.

"Nosotros hicimos el curso porque vivimos en una zona bastante aislada, y creímos importante tener estos conocimientos"

"Mientras haces las maniobras de RCP se te vienen muchos pensamientos malos a la cabeza, pero en esos momentos no sientes nada. En el momento en que mi hijo comenzó a llorar, fue cuando la realidad de lo que había sucedido me golpeó de frente"

Mi experiencia con mi hijo de tres años y medio

Poco tiempo después de convertirnos en padres por primera vez, mi marido y yo decidimos hacer un curso de primeros auxilios pediátricos. Fueron dos días intensivos de teoría y práctica impartidos por profesionales médicos, pero lo que allí aprendimos fue clave para afrontar uno de los momentos más terribles que recuerdo haber vivido.

Cuando mi hijo tenía tres años y medio, se atragantó con un trozo de carne mientras comía. Lo recuerdo y aún me tiemblan las piernas, y todavía pienso cómo fui capaz de reaccionar de la forma en que lo hice.

Me di cuenta rápidamente de que algo ocurría cuando mi peque se llevó angustiado las manos a la garganta y empezó a emitir sonidos ahogados, casi imperceptibles. Le levanté de la silla rápidamente y colocándome detrás de él le practiqué la maniobra de Heimlich. No hicieron falta más de dos compresiones abdominales para que el trozo de carne que se había quedado alojado en su garganta saliera disparado con la fuerza de un proyectil.

Y en ese momento, los dos nos pusimos a llorar. Él asustado por lo que había ocurrido, y yo desplomada en el suelo, con las piernas temblando como un flan y la secuencia de lo que habíamos vivido pasando por mi cabeza una y otra vez.

Tengo claro que sin el curso de primeros auxilios que habíamos hecho un tiempo atrás, no hubiera sabido reaccionar correctamente, y al igual que los padres de Ruaridh, yo también recomiendo encarecidamente hacerlo.
Proteger y auxiliar

Es frecuente que en los hospitales, centros de la Cruz Roja o clínicas privadas de salud impartan este tipo de cursos. Mi consejo es hacer un curso de primeros auxilios pediátricos, que aunque también se podrá aplicar a los adultos, estudiaremos ciertas situaciones más propias de la infancia.

Con ello no sólo aprenderemos a hacer maniobras de RCP o Heimlich, sino también a tratar heridas, quemaduras, fracturas, picaduras o mordeduras de animales, a saber actuar frente a un golpe de calor, un traumatismo o una hipoglucemia, qué hacer ante una crisis convulsiva, o algo tan básico como saber preparar un botiquín de emergencia.

Y vosotros, ¿habéis hecho alguna vez un curso de primeros auxilios pediátricos? ¿Habéis tenido que aplicar vuestros conocimientos en algún momento?

Vía The Independent

En Bebés y Más Maniobras de reanimación: una asignatura pendiente en los colegios, Qué hacer cuando se atraganta un niño (vídeo), Primeros auxilios para padres: ¿deberíamos estar más preparados?, ¿Qué hacer en caso de emergencia? Guía práctica de primeros auxilios para padres, La convulsión febril: o cuando crees que a tu hijo se le va la vida en tus brazos

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio