Publicidad

¿Se puede o no amamantar con pezones planos o invertidos? Aclaramos todas las dudas

¿Se puede o no amamantar con pezones planos o invertidos? Aclaramos todas las dudas
Sin comentarios

Publicidad

Publicidad

Con frecuencia me encuentro madres en la consulta que achacan los problemas de lactancia a la forma de los pezones o usan pezoneras porque les dijeron que tenían los pezones planos y sin ellas la lactancia no sería factible.

La mayoría de los pezones sobresalen ligeramente sobre la areola (unos más que otros) pudiendo favorecer el enganche del bebé. Sin embargo, no existe una definición de pezón normal en lo que a longitud se refiere y los pezones planos o invertidos no son, en absoluto, una contraindicación para la lactancia.

¿Qué es un pezón plano o invertido?

Algunos pezones apenas sobresalen y otros se encuentran invertidos (hacia dentro). Sin embargo, con la estimulación (frío, succión...) la mayoría protuyen hacia fuera (protráctiles).

Los pezones invertidos verdaderos, en cambio, carecen de los filamentos musculares que hacen protuir el pezón (o son muy cortos); afortunadamente son extraordinariamente raros, ya que sí pueden originar problemas para amamantar.

Tener un pezón plano no contraindica la lactancia

En absoluto. La mayoría de mujeres con pezones planos o invertidos son capaces de amamantar sin problemas y esto debe de estar clarísimo. Tan sólo aquellos casos (raros) de pezones verdaderamente invertidos pueden tener dificultades serias para lactar.

¿Tengo que tratar de alguna forma mis pezones antes de dar a luz?

Pregnancy 1677333 1920

No, no sólo no es necesario sino que puede resultar doloroso. Hay varios estudios que analizan diferentes tratamientos prenatales para los pezones invertidos, la mayoría de ellos de calidad baja o muy baja y no parece haber diferencias significativas en cuanto a hacer tratamiento prenatal y no hacerlo.

Hay dos estudios (uno de 1994, otro de 1992) que evalúan el tratamiento con escudos formadores de pezón y/o ejercicios de Hoffman durante el embarazo en mujeres con pezones invertidos y lo comparan con no hacer nada. Los ejercicios de Hoffman consisten en una serie de movimientos del pezón (giro, tracción...) que se realizan una o varias veces al día; los escudos formadores del pezón son unos artilugios que colocan las futuras madres alrededor del pezón.

No vieron diferencias significativas en cuanto a cambios anatómicos del pezón ni mayor éxito de la lactancia materna (evaluado a las seis semanas) por realizar tratamiento previo. Además, estos tratamientos tienen sus inconvenientes: algunas madres no realizaron los ejercicios de Hoffman por resultarles incómodos y/o requerir mucho tiempo; en cuanto a los escudos formadores de pezón, algunas madres sintieron dolor, vergüenza por llevarlos o experimentaron cambios en la textura de las mamas.

También se han evaluado otros tratamientos durante el embarazo, como el uso de jeringa, bandas de goma y succión marital; la mayoría de estos estudios son de calidad muy baja.

En la guía de Práctica Clínica para la Lactancia Materna tan sólo se emite una débil recomendación para el uso previo con jeringa, según una técnica que puede consultarse en su anexo 19. No creo que sea necesario.

Por último, hay varios estudios que analizan el uso de conchas de lactancia prenatales para pezones cortos; parece que podrían aumentar la longitud del pezón pero no se sabe qué implicación tiene sobre el éxito de la lactancia materna (que debería de ser el objetivo principal de esto).

El pezón cambia a lo largo del embarazo y de la lactancia

Se ha observado que durante el embarazo los pezones se alargan y la areola se ensancha. En concreto en un estudio realizado en mujeres tailandesas, se objetivó un aumento en la longitud del pezón de 9.3mm +/-1.5mm a 11.2+/-1.8mm a lo largo del embarazo. Además, según avanza la lactancia los pezones tienden a protruir más.

Claves para una lactancia exitosa si tienes el pezón plano o invertido

Baby 4057151 1920

Centrémonos ahora en lo importante. ¿Qué hacer si tenemos el pezón plano o invertido?

1. Saber que se puede

Lo repetiremos hasta la saciedad: tener un pezón plano o invertido (que sí protruye al estimular) no imposibilita la lactancia materna. Cada madre tiene el mejor pecho para su bebé.

2. Tener ayuda

Tanto la guía NICE por la Guía de Práctica Clínica recomiendan que las mujeres con pezones invertidos reciban apoyo y cuidados adicionales para garantizar el éxito de la lactancia materna. Así que en estos casos sería de gran utilidad que una IBCLC u otro profesional con experiencia en lactancia materna os ayudase.

3. Trucos para antes de amamantar

  • Se recomienda iniciar la lactancia materna tan pronto como sea posible. El contacto piel con piel tras el parto tiene múltiples beneficios, entre ellos favorecer la lactancia materna. Los bebés están muy activos las primeras 2 horas tras el parto y son capaces de reptar sobre la madre, encontrar el pecho y engancharse sin ayuda (enganche espontáneo). Lo primero que tenga bebé en la boca parece crear una impronta; si se engancha bien a ese pezón plano/invertido la primera vez, no tendrá dificultades en hacerlo posteriormente. de hecho, si hay uno invertido y otro no, se recomienda empezar con ese.

  • El frío suele hacer protuir casi todos los pezones, así que puedes aplicarte una compresa fría antes de la toma, y "dar un poco de forma" al pezón con los dedos.

  • En algunos casos, la extracción previa (manual o con sacaleches) puede protuir el pezón y facilitar la tarea.

  • Deja el chupete para más adelante. En general recomendamos no ofrecer chupete hasta que la lactancia esté bien instaurada, y este caso no va a ser una excepción. Si por razones médicas necesitáis suplementar, tratad de evitar los biberones (finger-feeding, con jeringa, con vasito...)

  • La lactancia debe de ser a demanda, nada de horarios rígidos. Los primeras horas los recién nacidos realizan entre 8 y 12 tomas al día y esto es fundamental para instaurar la lactancia materna.

Las pezoneras no son imprescindibles

Muchas mamás con pezón plano o invertido se colocan directamente las pezoneras (o se las recomiendan), pues piensan que sin ellas no serán capaces de amamantar. Sin embargo, la mayoría de los bebés consiguen engancharse al pecho de su madre sin ellas.

En caso de no lograrlo, podemos colocar una pezonera ultradelgada de silicona y tratar de retirarla según avance la lactancia.

Temas

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Inicio
Compartir