Compartir
Publicidad

El uso de pezoneras durante la lactancia: ¿Son recomendables? ¿Cuándo y cómo utilizarlas?

El uso de pezoneras durante la lactancia: ¿Son recomendables? ¿Cuándo y cómo utilizarlas?
1 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Durante la lactancia pueden darse ciertas situaciones o problemas que hagan necesario el uso de pezoneras, pero esta recomendación siempre debería venir de una asesora o experto en lactancia que analice nuestro caso concreto y vea si realmente las necesitamos. Porque no todos los casos son iguales, de ahí la importancia de un diagnóstico personalizado.

Hoy vamos a hablar de las pezoneras, cómo utilizarlas, qué debemos tener en cuenta a la hora de usarlas y en qué situaciones generales suelen recomendarse.

¿Qué son las pezoneras?

Son un instrumento de lactancia que se adapta a la forma del pezón y la areola. Antiguamente estaban hechas en materiales duros como cristal, marfil o plata, y aunque en los años 80 se comenzaron a fabricar en caucho y látex, éstas continuaban siendo demasiado rígidas, por lo que su uso acababa interfiriendo en la lactancia.

Actualmente, están fabricadas en silicona y son muy blandas y finas, de manera que se colocan fácil y suavemente sobre el pezón y facilitan su agarre por parte del bebé. Si su uso es correcto, la producción de leche no debería verse alterada.
Medela Breast Care Contact Nipple Shield 2 Pieces

Los profesionales coinciden en afirmar que las pezoneras pueden ser un elemento útil o de ayuda a la lactancia en un momento puntual, pero su uso siempre debería estar recomendado y guiado por una asesora o experto en lactancia.

¿Cuándo utilizarlas?

Si surgen problemas durante la lactancia lo más recomendable es acudir a la matrona o a una asesora que valore lo que pasa y nos guíe a la hora de proceder. En este sentido, puede haber ciertas situaciones en la que nos indique el uso de pezoneras para facilitar el agarre del bebé al pecho.

Según la asesora Alba Pradó de LactApp, estas son algunas de las situaciones en las que podría recomendarse su uso, aunque como decimos, cada caso debería ser estudiado de manera particular por un profesional:

  • Cuando el bebé tiene problemas para aprender a mamar la pezonera puede ayudarle a agarrarse y evitar usar otros métodos para alimentarle. Igualmente, también pueden ser útiles en los casos de bebés con frenillo lingual corto a los que les cuesta enganchar el pezón.

  • Si ya se ha iniciado la lactancia mixta y el bebé comienza a dar muestras de rechazar el pecho, el uso de pezoneras podría ayudarle a aceptarlo mejor.

  • En los casos de bebés prematuros que no tienen mucha fuerza para succionar, las pezoneras pueden ser un gran aliado ya que les aporta un estímulo firme en el velo del paladar que ayuda a succionar de forma más efectiva y prolongada.

  • En ciertos casos particulares de pezones planos o invertidos, el uso de pezoneras también podría facilitar el agarre del bebé.

Cuando hay grietas con dolor algunas madres también deciden recurrir a las pezoneras, pero en estos casos los expertos recomiendan analizar paralelamente el por qué se han producido las grietas y evitar que vuelvan a aparecer, ya que de por sí, el uso de la pezonera no va a evitar que salgan grietas si no se corrige el problema de base (por ejemplo, modificando la postura para amamantar si ésta no es correcta).

¿Cómo se colocan?

No basta con colocar la pezonera sobre el pezón y la areola, sino que es necesario evertir las alas colocando el protector de tal forma que selle bien y al desplegar las alas genere un vacío. Si están mal colocadas, éstas se desplazarán durante la succión, provocando molestias e interifiriendo en la lactancia.

Una vez colocada la pezonera, el agarre del bebé será exactamente igual que si estuviera en contacto piel con piel: boca muy abierta, labios evertidos y nariz y mentón tocando al pecho de la madre.

Si el bebé se agarra de forma correcta lo normal es que la transferencia de leche sea buena, pero si sólo se prendiera del capuchón, aparte de tragar aire no estará estimulando lo suficiente el pecho, por lo que la producción podría verse afectada.

¿Qué debemos tener en cuenta a la hora de usarlas?

Elegir el tamaño adecuado

Lo primero que debemos saber a la hora de usar pezoneras es que no todas tienen el mismo tamaño, por lo que las marcas comerciales que dispongan de diferentes tallas y modelos serán las más efectivas, ya que nos ofrecerán más posibilidades de encontrar la que mejor se adapte a nuestro pecho.

Si la pezonera es pequeña para el pezón, se producirá un roce contra la pared del capuchón que provocará dolor y heridas. Si por el contrario, la pezonera es demasiado grande, ésta irritará la areola y causará molestias.

El material

El Comité de Lactancia de la AEP insiste en utilizar pezoneras que sean lo mas finas posibles, para que la interferencia sea mínima.

Igualmente, y aunque el material suele ser duradero, es importante cambiarlas en cuanto apreciemos algún signo de deterioro.

Higiene

Hay que esterilizar las pezoneras antes de su primer uso, pero a partir de ese momento ya no será necesario hervirlas cada día. Eso sí, es importante mantener una correcta higiene lavándolas a fondo con agua y jabón cada vez que las utilicemos, asegurándonos de que no queda ningún resto de leche.

¿Pueden usarse las pezoneras durante toda la lactancia?

uso de pezoneras

El uso de pezoneras puede llegar a resultar engorroso para muchas madres, que tienen que estar pendientes siempre de tenerlas a mano, guardarlas en el bolso cuando salen de casa, ponérselas bien y lavarlas correctamente después de cada uso. Por eso, los expertos recomiendan retirarlas tan pronto como sea posible.

Desde el Comité de Lactancia de la AEP aconsejan a la madre quitarse las pezoneras cuando el bebé lleve un rato mamando y esté tranquilo; aunque esta técnica no siempre funciona y puede requerir de mucha paciencia y varios intentos.

Por eso, desde LactApp insisten en la importancia de tener claro que el bebé puede prescindir de ellas antes de retirarlas, y si no es así volver a utilizarlas de nuevo hasta que se vaya acostumbrando a mamar sin pezoneras.

En cualquier caso, si la lactancia funciona y madre y bebé se sienten cómodos con su uso, no habría ningún problema en utilizarlas durante toda la lactancia.

La lactancia es un momento único y maravilloso que madre e hijo deberían disfrutar siempre. Por eso insistimos una vez más en la importancia de acudir a grupos de lactancia y personal especializado que pueda acompañarnos, guiarnos y aconsejarnos cuando tengamos dudas, así como resolver de forma específica nuestro problema.

Más información | LactApp

Texto revisado por | Almudena Gomis, asesora del grupo Multilacta

En Bebés y Más | Asesoras de lactancia: ¿una ayuda voluntaria o una profesión remunerada?, 'LactApp': una experta de lactancia en tu bolsillo en forma de aplicación móvil, ¿Qué ocurre si mi hijo tiene el frenillo de la lengua demasiado corto?, Mitos sobre la lactancia materna: "Si tienes el pezón invertido no podrás amamantar a menos que lo prepares antes o uses pezonera", ¿Cómo saber si un recién nacido está comiendo poco o si come demasiado?

Temas
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Inicio