Compartir
Publicidad

Por qué hay bebés amamantados con ampollas en los labios

Por qué hay bebés amamantados con ampollas en los labios
0 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Tu bebé ha nacido hace poco. Le estás dando el pecho y parece que todo va bien, pero hay algo que te llama la atención y es que en los labios le han salido unas pequeñas ampollas. A veces aparecen en el labio superior y el inferior, a veces solo en el superior y en ocasiones sólo aparece en el centro del labio superior, en la pequeña prominencia que todos tenemos.

Piensas que será probablemente porque acaba de empezar a usar su boquita para mamar y se está acostumbrando, y en parte es así, pero podría responder también a otras causas, como un mal agarre, y por eso vamos a tratar de responder a la pregunta: ¿Por qué hay bebés amamantados con ampollas en los labios?

El bebé tiene ampollas en los dos labios

Si el bebé tiene ampollas en el labio superior y también en el labio inferior, lo más probable es que la madre tenga grietas o molestias en el pecho, más o menos importantes. Si tiene ampollas en los dos labios es que no se está cogiendo bien del pecho y, al no hacer bien la succión y crear correctamente el vacío, trata de compensar con la boca, haciendo más fuerza de lo habitual.

Es cierto que nunca antes había mamado y que sus labios tienen que acostumbrarse, pero también es cierto que los labios están creados para eso, y no deben sufrir tanto.

En casos así es importante buscar ayuda cuanto antes porque lo más probable es que no esté comiendo bien, no esté succionando leche suficiente y pronto empiece a dar signos de que tiene hambre. Cuanto antes se encuentre una posición al mamar adecuada, antes podrá comer bien de leche, mejor irá el peso, y menos dolor habrá en las tomas.

El bebé tiene una ampollita en el labio superior

Esto es más habitual, se le llama también callo de succión y puede suceder también en niños que toman biberón. En estos casos la causa no es la boca, sino la tetina. Los labios del bebé están preparados para comer, pero no siempre se adaptan bien a todas las tetinas, así que a veces te lo demuestran así, con ampollas que dicen que se está cogiendo a la tetina demasiado fuerte.

En los niños amamantados hay que valorar igualmente la posición del bebé al pecho. El bebé suele mamar más o menos bien, engordar bien, pero está en una posición mejorable, porque está haciendo más presión de la necesaria con la boca.

Por más que lo intento, no mejoro la posición

En el segundo caso, el de la ampolla en el centro del labio superior, puede suceder que no des con la solución definitiva. A alguno de mis hijos les ha pasado en ocasiones, que había épocas en que tenían la ampolla en el labio superior y no había manera de hacerla desaparecer. Ella sola, con el tiempo, se convierte en una piel que acaba cayendo por sí misma. Si el estímulo que la provoca permanece, días después aparece una nueva ampolla que vuelve a caer pasados los días o semanas, hasta que vuelve a aparecer otra.

A veces, como digo, se trata de un bebé que nunca ha mamado perfecto, pero que sí está comiendo bien en una posición ligeramente mejorable. En otras ocasiones responde a otras causas, como alguna enfermedad del bebé. Si está con mocos, con dolor de oído o algo le molesta, puede modificar la manera de succionar y, durante los días que está malito, producirse la ampolla.

Foto | Thinkstock
En Bebés y más | El callo de succión o ampolla labial, Cuatro posturas básicas para amamantar al bebé (vídeo), Afianzamiento espontáneo: otra oportunidad al lactante que se agarra mal al pecho

Temas
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Inicio