Publicidad

La lactancia es tarea de todos: 15 testimonios de madres con lactancias exitosas gracias al apoyo de su entorno
Lactancia

La lactancia es tarea de todos: 15 testimonios de madres con lactancias exitosas gracias al apoyo de su entorno

Publicidad

Publicidad

Hoy termina la Semana Mundial de la Lactancia Materna, que cada año se celebra del 1 al 7 de agosto, y cuyo tema en esta ocasión fue "Empoderémonos, hagamos posible la lactancia", haciendo alusión a una realidad que nos concierne a todos: apoyar la lactancia materna.

Está comprobado que cuando las madres cuentan con apoyo de quienes le rodean, las tasas de lactancia materna aumentan. Para muestra, te compartimos 15 testimonios de madres con lactancias exitosas gracias al apoyo de su entorno.

La lactancia, un trabajo en equipo

El tema de la lactancia es uno del que hemos hablado en diversas ocasiones. Hemos hablado de sus luces y sombras, de las dificultades que pueden presentarse, de los mitos que existen acerca de ella, de los beneficios que tiene para mamá y bebé, y también, del papel de la pareja en la lactancia.

En este último punto, hemos hablado del importante rol de apoyo que juega la pareja en la lactancia de la madre, sin embargo, no es la única persona que puede y debe apoyarla. Por ello, a través de estos distintos testimonios, te compartimos cómo desde la familia, hasta los compañeros de trabajo, pueden poner de su parte para apoyar a las madres lactantes.

Cuando tus amigos y familia te apoyan

Abuela Bebe

Las personas más cercanas a nosotros, son las personas que más influyen en nuestra vida y nuestras decisiones. Es por eso que cuando hablamos de la lactancia, nuestra familia, pareja y amigos, son personas clave para apoyarnos.

Un ejemplo es el caso de Karen Andrea, de 28 años y madre de un niño de siete años y un bebé de un año, quien nos cuenta que sus lactancias han sido exitosas gracias a que su esposo siempre se ha encargado de apoyarla:

Él se encargaba de que tuviese una excelente alimentación, demasiados líquidos todo el tiempo y se ha preocupado porque el ambiente sea propicio para que yo pueda relajarme, ahora más que con nuestro primer hijo. Hace las tareas en casa, ahora se ocupa de nuestro hijo mayor. Toda mi familia en realidad han hecho que pueda vivir mi maternidad felizmente, dándome tiempo a mi misma cuando lo necesito, porque a veces es agobiante.

En el caso de Ivette, quien tiene 32 años y es madre de un niño de 8 y una niña de 4, actualmente ya no está con su pareja, pero éste siempre defendió su lactancia de comentarios ajenos, gracias a que él también se había informado:

El papá de mis hijos leyó mucho sobre este tema, se documentó mucho. Y todo el embarazo siempre tuvimos la idea firme que iba a amamantar. Cuando otros familiares hacían comentarios no adecuados a la lactancia o querían convencernos con otras ideas, él defendía nuestra decisión y les hacía saber lo que había estado leyendo e investigando. Hubo una ocasión en la que nos asustaron diciendo que se iba a deshidratar porque no tomaba agua el bebé y sólo tenía tres meses, el papá respondió con lo que había leído y aprendido.

Para Araceli, de 30 años y madre de una niña, el apoyo de su familia no solo fue importante, sino determinante en el inicio de su lactancia, gracias a su madre:

Desde el minuto uno de nacida mi hija, en el hospital las enfermeras trataron de darle biberón con fórmula sin nuestro consentimiento. Al ser cesárea, yo quedé en quirófano y mi hija fue llevada a revisión, donde mi madre al ver que le darían un biberón se opuso, y creo que eso me ayudó mucho a que cuando llevaron a mi bebé a la habitación ella tomara mi pecho sin problemas.

También mi madre me aconsejó: "pégatela al pecho de inmediato", yo respondí que aún no tenía nada de leche pues no me salía nada, pero ella insistente me dijo: "tu no lo ves, pero las dos o tres gotas que se salen son muy importantes para ella, es como oro". Yo obedecí sus palabras y me la ponía en el pecho todos los días a todas horas. Su insistencia me ayudó a establecer la lactancia.

Otro apoyo importante por parte de mi esposo fue al momento de salir de casa, pues yo tenía mucho pudor por amamantar en público, pero él muy firme me dijo: "tú haz lo que tengas que hacer por nuestra hija, si alguien se atreve a decirte algo se las verá conmigo", y esas palabras me hicieron sentir muy poderosa.

Pero también, otras personas que pueden jugar un papel muy importante en la lactancia, son las amistades. Así le sucedió a Lucila, de 27 años y madre de un niño:

Mi mejor amiga fue la persona que mejor me informó sobre la lactancia y me acercó a grupos online. Creo yo, sin ella no lo habría logrado ya que tenía dudas pero con la información correcta lo pude lograr. Además, para mi buena suerte no batallé con grietas, mal agarre, nada. Fué algo muy natural desde que nació.

Cuando tu entorno laboral te apoya

Madre Trabajando Lactancia

Uno de los aspectos que sin duda influye en la duración de la lactancia, es el ambiente laboral. Desafortunadamente, muchas madres la abandonan cuando termina su baja maternal y regresan a trabajar, pero estas historias nos muestran cómo deberían ser las empresas al momento de apoyar a las madres lactantes.

Para Yadira, de 29 años y madre de un niño de 2, la comprensión y apoyo que recibió en su trabajo, fueron clave para tener una lactancia más allá de los dos años:

Fue increíble, porque de verdad que todos en el trabajo son muy sensibles con el tema de la maternidad y lactancia, tuve la oportunidad de poder disfrutar este momento, en ocasiones mi hijo llegaba a mamar a mediodía y me prestaban una oficina en donde yo le alimentaba. Cuando creció más me extraía la leche en ese espacio y guardaba en una hielera la leche que me extraía, actualmente cuento con un permiso en el que puedo llegar una hora después de mi hora de entrada o salir una hora antes, lo que yo decida.

En el caso de Adriana, que tiene 38 años y está embarazada de su tercer hijo, la flexibilidad que le proporcionó su jefe, y las facilidades que fueron ofreciendo en su trabajo, ayudaron a que pudiera amamantar de forma exclusiva a sus dos hijos durante sus primeros seis meses de vida:

Con mi primera hija podía salir una hora antes de mi salida normal. Aún no teníamos sala de lactancia, así que durante mi jornada laboral utilizaba el cuarto de incubación del laboratorio o bien una sala de juntas y guardaba la leche en el frigorífico del comedor. Con mi segundo hijo ya teníamos una sala de lactancia adecuada con frigorífico y la empresa nos dio la posibilidad de salir dos horas antes. En ambas situaciones mi jefe nunca me apresuró en el tiempo que pudiera ocupar en la extracción y hasta me recordaba cuando ya era la hora de irme a sacar la leche.

Para Lupita, de 38 años y madre de un niño de 9 y una niña de 3, pensar a futuro y abogar por la lactancia en su trabajo, le ayudó a tener las condiciones necesarias para cuando llegó el momento:

Antes de embarazarme logré que en mi trabajo se designara un lugar para lactario, así que cada tres horas me escapaba unos minutos para hacer mis extracciones, compré una transportadora y congelaba para que en mi ausencia le dieran esa lechita. Antes de regresar a trabajar, el último mes, me dediqué a mi banco de leche, hacía extracciones entre sus tomas para lograrlo.

En el caso de Patricia, de 32 años y madre de un hijo, a pesar de que en su trabajo no contaran con las instalaciones adecuadas, sus compañeros siempre se mostraban comprensivos y mantuvo un horario flexible:

En mi trabajo me permitieron extraerme leche cada cierto tiempo, yo lo hacía cada 2 o 3 horas por que tenía demasiada leche sobre todo los primeros meses después de regresar a trabajar. Al principio batallé un poco porque no hay lugar específico para lactancia y tenía que improvisar en algún lugar o en la cocina mientras no hubiese nadie. Me permitían guardar mi leche en el refrigerador y todos fueron muy comprensivos. Durante 3 meses me permitieron salir 1 hora antes del horario normal y apenas llegaba con mi bebé mis pechos comenzaban a segregar mucha leche y el feliz de nuestro encuentro.

Cuando se presentan dificultades y no te dejan sola

Madre Triste

Un momento en el que es sumamente importante el apoyo de las personas que nos rodean, es cuando se presentan algunas dificultades durante la lactancia. El saber que no estamos solas, y que nuestra familia y amigos nos motivan, ayuda a que podamos sobrellevarlas de mejor manera.

Por ejemplo, para Melanie, de 31 años y madre de dos hijos, contar con una red de apoyo le ayudó a establecer la lactancia al tener un bebé prematuro:

Mi primer hijo nació un mes antes y le costó prenderse al pecho, se dormía y no tomaba lo suficiente por ende no subía de peso. Tuve que darle complemento y fue duro al principio, muy agotador, me sentía frustrada. Mi pareja me apoyó mucho; me ayudaba a darle leche con jeringuillas por la noche. También me acompañó a una puericultora para consultar sobre cómo prender bien el bebé al pecho. Una amiga me prestó su sacaleche eléctrico y me dejó una nota dándome palabras de aliento, y mi mamá me contenía cuando me angustiaba por sentir que no lograba que tomara.

En el caso de Irisdea, de 27 años y madre de una hija, el apoyo y comprensión de su pareja fue fundamental para superar una etapa difícil en la que su bebé la lastimaba mucho antes de realizarle una cirugía:

Al principio mi lactancia estuvo a punto de no ser exitosa ya que mi hija tenía frenillo corto pero mi pediatra estaba muy bien informado y se dio cuenta. Cuando nació le dio una semana para ver si se adaptaba y a pesar del frenillo corto podíamos tener una lactancia exitosa pero eso no pasó.

La primera semana fue muy dolorosa, fui con 3 asesoras para practicar el agarre (yo a toda costa quería evitar la frenotomía) pero no funcionaba y me lastimaba mucho, al grado que cada que iba a darle leche me ponía a llorar y me salía mucha sangre.

El papá de mi bebé en todo momento se portó muy comprensivo e hizo de todo para que yo dejara de sufrir, me traía compresas, le hablaba al doctor, etcétera. Siempre apoyándome y alentándome, sin él no hubiera podido seguir. A la semana la operaron y todo cambió, tanto ella como yo estuvimos 100% mejor.

Para Fátima, de 28 años y madre de dos hijos, el equipo que formaron su esposo y su suegra le ayudaron a sobrellevar una época en la que se formaron grietas, mientras con ayuda de una amiga aprendía más sobre cómo mejorar su lactancia para que no fuera dolorosa:

Con mi primer hijo, tenía mal agarre y llegué a tener grietas muy dolorosas en ambos pezones, darle de comer para mi era un gran sufrimiento, lloraba cada vez que tenía que darle, pero nunca me retracté y a pesar del dolor seguí lactando. Mi esposo me ayudaba mucho emocionalmente me apoyaba, me daba palabras de aliento, buscaba información acerca de cómo mejorar el agarre. Mi suegra me apoyaba cuidando por momentos a mi hijo en lo que yo “curaba” mis heridas, una amiga cercana quien también ya tenía más tiempo lactando me dio tips para mejorar el agarre, videos, lecturas y fue así como logré mejorarla y así seguimos después de 2 años, con mi segundo hijo no hubo ningún problema puesto que toda esta información la tenía muy fresca todavía.

A Mabel, de 34 años y madre de dos hijos, su primera lactancia fue difícil al inicio debido a las complicaciones que se presentaron, pero con el apoyo y comprensión de su esposo, pudo salir adelante:

Cuando comencé a amamantar tuvimos problemas de acople, grietas, después perlas de leche y además un hijo que pedía de mamar en todos lados. Cuando ponía cara de dolor, mi esposo, me contenía, iba a buscar agua, no me hablaba hasta que pasaba el trance doloroso y acomodaba la boca de nuestro hijo. Después cuando ya se veía grande, mucho gente opinaba que la leche no me servía, que era suero, que le estaba haciendo un daño, que me tapara, mi esposo, también empoderado, muchas veces respondió por mí diciendo: "la leche de mi esposa es la mejor para mi hijo", lo que me empoderaba aún más y me daba lo mismo lo que opinaran.

Para Roxana, de 33 años y madre de un hijo, el apoyo de su familia y doctora cuando se sentía angustiada, logró que no se rindiera y pudiera seguir adelante con su lactancia:

Al principio la lactancia fue muy difícil para mí. ¡A pesar de que leí y me informe bastante, llevar a la práctica todo ese conocimiento fue súper difícil! No me bajaba la leche, el bebé no se agarraba correctamente, me salieron grietas en los pezones que sangraban horrible, ¡yo lloraba y pensaba que no lo lograría! Pero los consejos de las abuelas sobre el agarre del bebé, que tenía que pegármelo al pecho, el consuelo y la paciencia de mi esposo cuando me veía llorosa y desesperada, y la ayuda de mi doctora para curar las grietas fueron lo máximo.

Cuando aprendes de la experiencia

Y finalmente, otro momento en el que el entorno es importante, es cuando tienes más de una lactancia, y tras una experiencia que quizás no fue muy buena, cuentas con el apoyo necesario para volver a intentarlo a pesar de no haberlo logrado tal como lo deseabas la primera vez.

Así sucedió para Ana Yesenia, de 23 años y madre de dos hijos, quien tuvo problemas al inicio de su primera lactancia, pero con el apoyo de su esposo tuvo la oportunidad de dedicarse de lleno a tener dos lactancias exitosas:

Con mi primer bebé los primeros dos meses era lactancia mixta, ya que me decían que mi leche no la llenaba y el dolor en los pezones era fatal. Comencé a informarme y vi que mi cuerpo era capaz de alimentar a mi bebé y mi leche de curar mis heridas, por lo que comencé la lactancia a libre demanda. Mi esposo se esfuerza para darme la oportunidad de estar con mis pequeños todo el tiempo. Con mi segundo bebé, ya estaba super informada y desde el primer momento hicimos piel con piel, y de inmediato comenzamos lactancia materna exclusiva.

Para Citlaly, de 24 años y madre de dos hijos, sucedió algo similar, pues su primera lactancia fue mixta, pero gracias al apoyo de su esposo, logró que su segunda lactancia fuera libre de fórmula:

Como madre primeriza te dejas llevar por lo que dicen las abuelas que la leche es agua, que no lo llena, que hay que darle a beber tés y fórmula. Pero con mi segunda hija me he informado mucho más, exclusivamente estoy para ella a la hora que desee lactar no toma formula solo pura ¡teta! Ya llevamos 4 meses y así seguiré hasta cumplir los 6 meses. Y me siguen repitiendo lo mismo pero me hago de oídos sordos. Mi familia me presiona mucho para que yo le dé a probar otras cosas pero mi pareja es un gran apoyo para mí, ya que el me deja decidir, siempre me ayuda y le gusta escuchar y saber lo que he aprendido sobre la lactancia.

Lo más importante para poder tener una lactancia exitosa

Madre Amamantando

Todas las madres que amablemente nos compartieron su testimonio tienen algo en común: fueron rodeadas de un círculo de apoyo, ya sea por familia, pareja, amigos, compañeros de trabajo y personal médico, que les apoyó para poder seguir adelante y dar lo mejor a sus bebés.

Pero además de contar con un entorno que estuvo a su lado para continuar con sus lactancias a pesar de las dificultades, saben que también la experiencia de otras madres sirve como motivante para seguir adelante. Por ello, nos comparten sus mejores consejos:

"Busquen apoyo, la verdad es que para mi es lo más bonito que me pasó, encontrar alguien que me apoyara durante este proceso, si tienen dudas, pregunten, a veces nos da pena pero de verdad que hay situaciones en las que es muy simple la solución, infórmense, el conocimiento es poder, empodérense, defiendan su maternidad y la lactancia, defiendan que pueden, que su cuerpo es alimento, defiendan el vinculo que tienen con su hijo, y sobre todo amen, el amor es base para que una lactancia sea exitosa, recuerden que la lactancia no es dolorosa, no hay por qué sufrir, disfruten y si tienen dudas o problemas con ello pueden acudir a un asesor de lactancia, hay mucha gente experta en el tema y que puede ayudarte y déjense apapachar, que como madres primerizas nacemos al mismo tiempo que el bebé" - Yadira

"La información es poder. No dudes que la lactancia aporta grandes beneficios para ti y tu hijo. Además no dudes de tus decisiones. A veces se siente como el camino más largo, y no ves los beneficios a la primera, pero lo estás haciendo bien" - Lucila

"Es bueno informarse, ir a cursos o leer sobre lactancia. También ayuda mucho recurrir a puericultoras en caso de tener dudas o dificultades, o si no a una amiga querida o alguien de confianza que dé apoyo emocional. No es fácil al principio pero se puede lograr tener una lactancia exitosa" - Melanie

"Disfruten, es una de las mejores etapas de la vida esa conexión que solo tú tendrás con tu bebé es inigualable, al principio puede doler ¡pero todo lo que logras con solo amamantar es hermoso! Lacta hasta que tu bebé decida no importa la edad" - Citlaly

Mi consejo es que antes de parir se informen y vayan con alguien que les ayude y le digan a la gente de su alrededor que los apoyen. La lactancia no debe de ser tan complicada y si lo es, es porque algo no está bien y no es tu culpa [...] habla con tu ginecólogo y pregúntale todo. Contacta a una asesora de lactancia, y sobre todo, no le hagas caso a la gente alrededor que te juzga. La lactancia ideal es la que dura el tiempo que tú decidas y a tu manera. Empodérate y toma tus decisiones informada y con mucho amor" - Irisdea

"Lean mucho (que sean fuentes confiables), si hay grupos o cursos sobre ello, no lo piensen y vayan, si es en pareja mucho mejor. Documéntense y también es importante que tu médico te apoye porque muchos a la primera que no puedes te dicen que la fórmula no tiene nada de malo. Todas tenemos diferentes experiencias, no se dejen asustar, cuando les cuenten algo, escuchen y tómenlo como una experiencia pero no dejen que las predispongan. El proceso de la lactancia con tu bebé requiere de mucha paciencia y paz, si sus familiares sólo están presionando y estorbando la verdad retírenlos y que vuelvan después. Es un momento tuyo y de tu bebé" - Ivette

"Tener hijos es una gran decisión, que nos enseña a elegir bien, pues amamos entrañablemente a estos pequeños seres y pensamos sin descanso en su bienestar a cada centímetro, en cada oportunidad, a cada minuto... por eso amamantar es la mejor decisión que podemos tomar, amamantar a pesar de todo, y de todos. Porque es lo mejor para ellos, los fortalece, y a nosotras igual. Como madres, como mujeres. Es nuestro cuerpo y nuestros hijos, conectados divinamente, bañados en la gracia de la naturaleza. Nadie debe opinar, ni sabe lo que es mejor, solo mamá" - Karen

"Mi mejor consejo es: infórmense, lean, vean, pregunten, nadie nace sabiendo y menos en un entorno que le apuesta más por la fórmula. Pierdan el miedo al conocimiento, busquen profesionales que las orienten como las asesoras de lactancia, pero sobre todo defiendan su lactancia a capa y espada porque es lo único que nadie más va a poderle dar a tu hijo, más que la nutrición física la lactancia nutre el corazón de ambos y se hace un lazo único que jamás será comparado con otra experiencia" - Fátima

"Mi mayor consejo sería CONFÍA. Creo que esa es la palabra mágica, confía en ti, en tu cuerpo, en tu bebé, rodéate de personas que te apoyen al mil en el tema de lactancia e ignora a las personas que solo aconsejan sin saber. Platiquen con su círculo de confianza y expresen siempre sus sentimientos si están cansadas, preocupadas, etcétera. Muchas veces no queremos un consejo solo queremos ser escuchadas porque la lactancia es un súper trabajo 24/7 sin descansos, pero en la relación costo-beneficio claramente los beneficios son mucho mayores" - Araceli

"Pregunten experiencias, hablen con madres que tienen experiencias exitosas o que han logrado tenerlas, escuchar más problemas puede ser contradictorio para el empoderamiento de la lactancia y lo más importante: hacer tribu, mujeres y familias que apoyen la lactancia. Eso es fundamental. Dura tan poco que merece ser disfrutada por todos" - Mabel

"Mi consejo sería que se informen, que bloqueen de su mente los comentarios negativos de las personas que no se informan y que sigan su instinto maternal" - Ana Yesenia

"Al principio es complejo pero el tiempo pasa muy rápido y los malos días quedan en el olvido. Consulten a una asesora de lactancia en caso de dudas, busquen pediatras y ginecólogos actualizados en este tema. Y que se mantengan firmes en sus decisiones. Lo que a mí me funcionó mucho fue repetirme siempre que somos mamíferos, y como mamíferos lo normal es que los bebés tomen de nuestra leche, todas tenemos la capacidad de dar leche, que no las convenzan de lo contrario" - Adriana

"Lo más importante es la información, es la mejor herramienta para tener una lactancia exitosa, acercarse antes con grupos de apoyo, con asesoras de lactancia, no tener miedo, estar convencida de todos los beneficios que tienen ambos, no darse por vencidas porque están cansadas, o porque él bebe llora y se queda con hambre ya que no lo llenas. Va a pasar tan rápido y es lo mejor que podemos darle a nuestros hijos, la leche materna" - Lupita

¡No se angustien! Ustedes pueden, aunque crean que es imposible y estén a punto de tirar la toalla, no lo hagan, ¡ténganse paciencia y verán que conseguirán una lactancia exitosa! Lean, infórmense, acudan con una asesora de lactancia, escuchen a las mujeres de su tribu que ya pasaron por el tema de la lactancia (mamá, suegra, abuela, hermanas) ¡Y recuerden que lo mejor para su bebé son ustedes!" - Roxana

"Lean mucho, esto disipa muchas dudas, nadie sabe cómo ser mamá, siempre hay miedo, y nunca terminas de aprender, el bebé que viene en camino o qué ya llegó, es tu mejor maestro, forma un equipo con él, crea ese vínculo inquebrantable, aprendan juntos, deja que de vez en cuando él te guíe. No tengas pena si tu hijo tiene hambre y están en la calle; en tu trabajo lucha por tu derecho a amamantar y pide tu tiempo para sacarte leche. Con tu familia, o circulo cercano platica, quizás vengan de la época en la que la comida envasada y la leche embotellada les hizo creer que era práctico y saludable. Hay que ir más atrás y hacerles ver que las abuelas tenían razón y que no hay mejor alimento que el que tu cuerpo pueda darle a tu hijo: “la naturaleza es sabia y fantástica, casi mágica y sabe lo que hace”." - Patricia

Como podemos ver, todas las madres que compartieron sus experiencias personales, coinciden en dos claves para tener una lactancia exitosa: informarse y contar con una red de apoyo. La lactancia puede ser una experiencia maravillosa cuando se tienen ambas, y no debemos tener miedo de pedir ayuda o de hacer preguntas.

Recuerda también, que lo mejor es que tú y tu bebé estén bien, y ese debe ser siempre el motor que te lleve adelante, para continuar con tu lactancia el tiempo que ambos lo necesiten y se sientan cómodos.

Fotos | iStock

Temas

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Inicio
Compartir