Compartir
Publicidad

La lactancia materna también es asunto de papá

La lactancia materna también es asunto de papá
0 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Hace un tiempo nuestro compañero de Bebés y Más, Armando, escribíó un post sobre su experiencia como padre en la lactancia, donde comenta que hasta que no nació su hijo no fue consciente del papel tan importante que tiene la pareja en la alimentación de los bebés.

Resulta del todo revelador, ya que él es enfermero y como profesional de la salud está más en contacto con la maternidad. Entonces, si él no era consciente de su protagonismo, ¿qué ocurre con el resto de los futuros papás? ¿Saben que ellos también son fundamentales en el establecimiento de la lactancia y su desarrollo posterior?

De ahí que queramos escribir estas palabras para reivindicar al padre, porque como dice Armando: “se convierten en protectores de la lactancia, en figura de apoyo y en ese hombro donde una madre se cobija cuando alguien le echa una mirada por dar el pecho en público…” y muchas más cosas.

El papel del padre en la alimentación del bebé

En sus recomendaciones sobre lactancia, el Comité de Lactancia Materna de la Asociación Española de Pediatría ya destaca la labor del padre:

  • Durante los primeros días muchas mujeres tienen dudas sobre su capacidad de lactar. El apoyo incondicional del padre en estos momentos es fundamental para dar confianza y tranquilizar a la madre. Los dos juntos serán más capaces de superar dificultades.

Para eso, es conveniente que acudan juntos a las visitas prenatales y a los cursos de preparación al parto, donde los dos dispondrán de toda la información sobre las necesidades de su hijo.

  • Puede hacer piel con piel con el recién nacido, fundamental en caso de que la madre no pueda. Este contacto ayuda al bebé a adaptarse mejor a las condiciones extrauterinas.

  • Se ocupa de las tareas domésticas, del cuidado de los otros hijos, de cambiar pañales, bañar al bebé, sostenerlo, tranquilizarlo o disfrutar del contacto piel con piel con el bebé mientras la madre descansa.

El contacto piel con piel es muy gratificante para el padre y el hijo y establece vínculos emocionales para toda la vida.
  • Juega un papel de filtro de los comentarios nocivos que, sin mala intención, suelen hacer otras personas a la mujer y que a veces minan su confianza. Siempre apoyará las decisiones que tome la madre sobre la alimentación de su bebé: “nunca tiene poca leche, ni de mala cantidad, ni está haciendo nada mal”.

  • Puede ocuparse de las visitas que en ocasiones cansan a la madre durante los primeros días, asegurando la tranquilidad, intimidad y confort que ella y su bebé necesitan para establecer bien la lactancia.

Un padre dando el biberón a su hijo

¿Y si el bebé se alimenta con biberón?

La Organización Mundial de la Salud recomienda la lactancia materna exclusiva hasta los 6 meses de edad, y acompañada de alimentos complementarios apropiados hasta los 2 años de edad o más.

Pero algunas veces no es posible. Así lo explica la Asociación Española de Pediatría (AEP) en su Guía para Padres:

"El padecimiento de algunas enfermedades en la madre o el niño requiere una valoración individualizada, considerando los grandes beneficios de la lactancia materna frente a los posibles riesgos. En la práctica son muy pocas las situaciones que contraindican la lactancia".

Y en otros casos, los padres deciden libremente optar por alimentar a su bebé con biberón. Pero alimentar al bebé implica mucho más que comida: es amor, establecimiento de un vínculo, seguridad...

Por eso, se recomienda que sea siempre la misma persona quien dé el biberón al bebé (normalmente mamá) y de forma similar a darle el pecho: piel con piel, hablándole, mirándole, sonriéndole y cambiando incluso de brazo cuando realice algún descanso.

Pero lo habitual es que papá también quiera disfrutar de este momento tan íntimo y único con su hijo. Mientras solo sean ellos dos, se garantiza el establecimiento del vínculo que el bebé necesita para crecer seguro y feliz.

De hecho, la AEP reconoce la ayuda con las tomas en su 'Guía Práctica para Padres'.

El biberón es una ayuda que puede beneficiar a la madre y ayudarla a descansar, especialmente durante los primeros días después del parto.

Dice nuestro compañero Armando, padre y enfermero, que el padre debe permitir que sea la madre quien alimente a su hijo:

"No hace falta dividirnos al bebé por tiempo, media hora tú y media hora yo. Es más una cuestión de qué necesita en cada momento y, por nuestra parte, de saber aprovechar los momentos en que podemos crear el vínculo con ellos, y momentos de esos hay muchos, muchísimos, sin necesidad de coger un biberón".

Pero cada uno puede tener su propia opinión. Solo un consejo más para que la lactancia sea perfecta: recuerda que el biberón también se tiene que dar a demanda, sin mirar el reloj y sin intentar que el bebé se lo acabe.

Además, con un biberón cuyo flujo depende de la succión del bebé, es él quien decide en cada momento si succionar más o menos, y por lo tanto quien decide si comer más o menos, y cuándo parar.

Casos excepcionales

Amamantar al pecho es una realidad personal en el caso de Maximilliam. Tal y como nos contó Lucy, alimentó a Rosalía, su hija recién nacida, mientras su mujer se recuperaba del parto, con una pezonera conectada a una sonda. Se trata de un método que se utiliza para retomar la lactancia cuando se ha abandonado.

Padre alimentando a su bebé recién nacida

Es un ejemplo muy claro del papel activo del padre en la lactancia. Pero sabemos que no es necesario que sea tan palpable como en este caso excepcional, que puede servir de ejemplo a otros hombres que pasen por situaciones similares.

La imagen del padre ausente, que no participa en la crianza de sus hijos, es obsoleta y completamente falsa. Hoy los hombres están totalmente involucrados en todas las tareas que tienen que ver con el cuidado del bebé desde que nace y son capaces de hacer lo mismo que mamá. Incluso le alimentan piel con piel, si toma biberón, o apoyan a la madre en la lactancia, cuando le amamanta al pecho.

Fotos iStock y Maximilliam (autorización de publicación)

En Bebés y Más La paternidad cambia el cerebro de los hombres, Papás modernos: así es como se sienten los hombres acerca de la paternidad actualmente

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio