Compartir
Publicidad

La polémica está servida: utilizan la foto de una mujer amamantando en un restaurante de lujo como reclamo publicitario

La polémica está servida: utilizan la foto de una mujer amamantando en un restaurante de lujo como reclamo publicitario
7 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Os aseguro que en los últimos días estaba más animado en lo que a la lactancia materna en público se refiere porque tenía la sensación de que íbamos a mejor, que la sociedad estaba empezando a normalizarla y que las mujeres estaban teniendo cada vez menos problemas por dar el pecho a sus bebés allá donde lo requirieran.

Sin embargo, he vuelto a ver críticas al respecto, algunas bastante vehementes, orientadas hacia esta foto en la que una mujer amamanta a gemelos en un restaurante de lujo que no es una foto real, sino la publicidad de Equinox, una cadena de gimnasios de alto standing.

La historia detrás de la foto

Esta imagen, titulada "Mesa para uno, comida para tres", forma parte de una campaña llamada "Commit to Something" (Comprometidos con Algo) y comparte espacio con otras fotos que buscan generar polémica en base a situaciones de alto compromiso por parte de los actores: una mujer rodeada de un montón de gatos, un deportista con decenas de trofeos, una activista en la puerta de un edificio público, etc. Es decir, una manera de mostrar que se están adaptando a los tiempos modernos y que apoyan a esas personas que se comprometen con algo, que luchan por algo, que salen del montón y se diferencian en base a sus deseos y convicciones.

La modelo de la foto es Lydia Hearst y aún no es madre, aunque a pesar de ello ha sabido captar la esencia que el fotógrafo pretendía imprimir. Steven Klein, según leemos en El Mundo, buscaba no solo conseguir clientes, generar polémica y dar que hablar de Equinox, sino defender el progreso y la libertad individual de cada persona dentro de la sociedad actual: "La campaña muestra un enfoque poderoso, que narra la realidad de la sociedad moderna". Por eso Hearst amamanta a sus gemelos con un gesto altivo, de "sé lo que estoy haciendo y seguiré haciéndolo le pese a quien le pese".

Sin embargo, las críticas no han tardado en aparecer

Es cierto, la foto muestra el que podría considerarse el caso más extremo de lactancia en público y por eso puedo entender (que no justificar ni apoyar) que la gente esté poniendo el grito en el cielo. Si con una foto normal y corriente, de una mujer normal y corriente, amamantando en una calle normal y corriente, la gente ya se molesta, imaginad si la situación se lleva al extremo: no es un bebé, sino dos, no está en la calle, sino en un restaurante de lujo, no está dando el pecho cubriéndoselo, sino que está con los dos pechos al aire y no tiene una expresión de "ya lo siento, pero tenían hambre", sino, como he dicho, de "pobre del que se acerque a decirme algo".

Pues ha pasado lo que podría esperarse, que en el Facebook de Equinox cientos de personas han alabado la imagen y se han mostrado contentos con ella, agradecidos por tratar el tema de la lactancia abiertamente o por incluso sentirse identificadas con la imagen, pero cientos de personas han mostrado rechazo extremo hacia lo que representa.

Allí se pueden leer a personas que lo consideran un anuncio horrible y ridículo para tratarse de un gimnasio, sin entender el objetivo, a personas que lo tildan de desagradable y vergonzoso y otras que se quejan de que no ven a una madre amamantar sino a una modelo enseñando las tetas con dos bocas de bebé tapando los pezones, sugiriendo además que para el próximo pongan a una madre dando el biberón, que también se considera un tabú.

¿Qué os parece?

Ahora, como siempre, toca que nos deis vuestra opinión. La mía es que me encanta la foto. Me encanta por todo lo que transmite, que ya he comentado, aunque la situación parece poco frecuente: excepto en grandes celebraciones o bodas, debe ser difícil encontrar a una mujer en un restaurante de lujo dando el pecho a dos bebés de esa manera. Pero precisamente porque es extraño y extremo, me gusta.

Si ella puede hacerlo, cualquiera debería poder hacerlo también en cualquier otra circunstancia y lugar, que es, de hecho, como debería ser: que todo bebé pueda recibir su alimento donde quiera que esté.

Más información | Equinox
En Bebés y más | Alyssa Milano defendió la lactancia en público cuando la presentadora dijo 'No necesito ver eso', Una madre publica una foto amamantando a su bebé en un restaurante para callar a quienes la critican, Reino Unido pone en marcha una campaña para animar a las madres a dar el pecho en público

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio