Publicidad

La lactancia materna se complica hasta en los Oscars
Lactancia

La lactancia materna se complica hasta en los Oscars

HOY SE HABLA DE

Recuerdo una pancarta en una manifestación referida a no sé qué ministro y llevada por una niña y en la que se advertía al ministro en cuestión de que “ojito ministro, ¡has enfadado a mi madre!” No sé si la llegasteis a ver pero la foto copó todas las portadas. Ayer, sin ir más lejos, descubríamos que la meca del cine había sumado a su lista de colectivos a los que tiene enfadados últimamente: afro-americanos, asiáticos, mujeres,… uno más y uno de los más peligrosos: las madres.

¿Por qué? ¿Cómo ha sido? ¿Qué han hecho? Pues algo un tanto incoherente, creo yo. En una industria en la que los escotes de los vestidos de las señoras pueden llegar hasta el ombligo sin hacer ningún esfuerzo, resulta que no hay ninguna sala, ningún lugar en el que una madre pueda alimentar a su hijo o extraer leche de sus pechos durante la ceremonia de entrega de los Oscars. Ningún lugar más allá del cuarto de baño, a esto reduce el glamour en Hollywood cuando hablamos de lactancia materna. La lactancia se complica hasta en la ceremonia de los Oscars, como si fuera una historia de ciencia ficción o algo por el estilo.

Resulta que por una casualidad de estas que se dan en una ceremonia en la que hay tanta estrella y tanto periodista, alguien se encuentra con Tom Hardy, aparentemente nervioso, en el vestíbulo del Teatro Kodak. Obviamente le preguntaron si era por su nominación como mejor actor de reparto por su papel en "El Renacido" (“The Revenant”) a lo que él contestó que no, que era por los incontables viajes al aseo que se veía obligada a hacer su mujer para extraer la leche de sus pechos.

Sí, no había ni una sala en la que Charlotte Riley, actriz y pareja de Hardy, pudiera llevar a cabo el proceso de extracción de leche materna. Ella añadió que debido a su reciente maternidad se veía obligada a hacerlo casi cada hora pero las condiciones dejaban mucho que desear. Queda claro que en estos asuntos el glamour de Hollywood brilla mucho por su ausencia y el respeto a las mujeres que lo precisan, también.

Podría ser una mera anécdota, una más de esta peculiar noche pero es que resulta que hay una ley federal que señala la obligatoriedad de que exista una habitación para aquellas madres que o tengan que amamantar a sus hijos o tengan que extraer la leche de sus senos y en el teatro Kodak esa sala no existe, lo que significa que esa ley no se cumple.

Lactancia

La invisibilidad de la lactancia materna

Si no nos quedamos con el caso aislado, si vamos sumando otros casos conocidos y a todos ellos les añadimos las experiencias propias de cada una, vemos que la lactancia se ve con buenos ojos por la sociedad como concepto abstracto, cuando entramos en el terreno práctico, la lactancia pasa tener la obligatoriedad de ser invisible o parece que se pretende que lo sea.

No tengo claro el motivo ni la razón pero en este tipo de situaciones siempre me pregunto ¿a quién o a qué le beneficia dificultar tanto la lactancia materna, complicarla e invisibilizarla? y cada uno puede sacar sus propias conclusiones, creo yo.

En esos mismos días, en la celebración del Mobile World Congress se vivía una situación aún más injustificable. Esther acudía por razones de trabajo al congreso y por razones familiares lo hacía con su hija Marina, de cinco meses, lactante. Ante la presencia de la niña le prohibieron la entrada a la madre con ella, no entran los niños y además, señora es usted poco profesional por venir a un evento asi con su bebé, más o menos con esas palabras le impidieron a Esther poder desempeñar su trabajo y acudir a las reuniones laborales que ya tenía concertadas en ese lugar.

¿Qué tiene de poco profesional una madre trabajadora que se ve obligada a acudir a un evento como este con su bebé, que se organiza su jornada teniendo en cuenta sus necesidades como madre, como mujer y las de su hija como lactante? ¿Dónde encuentran las mentes más rancias que ahí hay falta de profesionalidad?

Estamos a años luz de normalizar la lactancia y la maternidad en general en nuestra sociedad occidental en la que se venden muy bien los conceptos pero no se quiere poner medidas para llevarlos a la práctica y en las que algunas leyes son tan laxas que no pasa nada si las grandes industrias (como la del cine, en este caso) las consideran de ciencia ficción.

Vía | zap2it.com
Fotos: iStockphoto
En Bebés y Más | Una mujer amamantó a doce bebés para que sus madres pudieran volver a trabajar | Una empresaria enfadada decide sacarse la leche al aire después de 14 horas en una reunión inacabable

Temas

Publicidad

Comentarios cerrados

Publicidad

Publicidad

Inicio

Explora en nuestros medios