Compartir
Publicidad

Una empresaria enfadada decide sacarse la leche al aire después de 14 horas en una reunión inacabable

Una empresaria enfadada decide sacarse la leche al aire después de 14 horas en una reunión inacabable
6 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Las madres que dan el pecho y trabajan tienen un problema que deben ir solucionando periódicamente: la producción de leche materna no frena por que estés trabajando y cada ciertas horas pueden necesitar extraerse un poco de leche para evitar ingurgitaciones mamarias.

Una ingurgitación mamaria es lo que sucede cuando la leche que se produce no se extrae, almacenándose en exceso, apareciendo zonas duras y dolorosas que pueden derivar incluso en fiebre si la cosa va a más, así que una empresaria no dudó en acabar sacándose la leche hacia cualquier parte, incluso mojando al resto de integrantes de una reunión, después de pedir en varias ocasiones que hicieran un descanso, durante 14 horas, y no se llevara a cabo.

Decidieron que no se haría dicho descanso

Sucedió en Ucrania. La reunión se estaba haciendo interminable y no parecía que hubiera signos de que fuera a acabar, así que después de pedir por activa y por pasiva un descanso, optó por aliviar la congestión extrayéndose leche ahí mismo.

Según leemos en BluRadio, la mujer no deja de decir que no puede más, que quiere irse a casa y que hagan un descanso, que detengan la reunión para continuarla otro día.

Al parecer, durante las 14 horas que llevaban de reunión, la respuesta fue siempre negativa: nada de descanso. Claro, la pobre mujer ya no podía más. Ya no solo el cansancio y el saber que tienes a un bebé en casa esperando a su madre y su leche, es que ella debía tener los pechos a punto de reventar. Y por más que pidió que pararan, la respuesta fue siempre la misma.

Una pena que nadie respetara su situación

Que queréis que os diga. Hay gente que no entiende el gesto de esta mujer, pero yo sí. No puedo más, tengo que irme, estoy cansada, tengo un bebé al que amamantar cuando llegue a casa y esta noche me esperan unos cuantos despertares. Mientras tanto, no dejo de pedir un descanso y me lo denegáis. Me van a reventar los pechos, así que si no queréis entender lo que es ser madre, lo entenderéis así.

Quizás habría sido más lógico irse. Un "ahí os quedáis que yo no puedo más", pero es posible que no pudiera hacerlo y que solo pudiera irse en caso de que la reunión finalizara.

Vamos, que yo en su situación no solo habría hecho lo mismo, sino que igual hasta me da por apuntarles en la cara.

¿Qué habríais hecho vosotras?

Foto | John Benson en Flickr
En Bebés y más | Cómo actuar ante una ingurgitación mamaria, Presión inversa suavizante: una solución a la ingurgitación mamaria

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio