Depilación durante la lactancia: cuáles son los mejores métodos para quitarte el vello y qué precauciones debes tener

Depilación durante la lactancia: cuáles son los mejores métodos para quitarte el vello y qué precauciones debes tener
Sin comentarios

Cuando hablamos de estética y uso de cosméticos en madres que están dando el pecho a sus bebés, es normal que surjan dudas sobre su idoneidad durante la lactancia, pues puede que haya situaciones en las que no sea compatible.

Una de las mayores preocupaciones es la depilación: ¿qué métodos son los más recomendables durante la lactancia? ¿Está contraindicada la depilación láser si estás amamantando a tu hijo? ¿Hay alguna precaución que debes tomar para que la piel, especialmente sensible durante el postparto, no sufra por efecto de la depilación? Aclaramos todas tus dudas.

Ningún método depilatorio está contraindicado durante la lactancia

Para empezar, hemos consultado en la web de e-lactancia (portal de referencia elaborado por pediatras y farmacéuticas de APILAM sobre métodos y medicamentos seguros e incompatibles con la lactancia) los efectos de los métodos depilatorios mientras se da el pecho, y esto es lo que dicen los expertos al respecto:

"No hay ninguna prueba científica que apoye que cualquiera de los métodos empleados para depilar [afeitado, rasurado, arrancado con cera o con hilo de algodón (threading, khite), productos químicos, electrolisis, láser (alejandrite, diodo, neodimio,- rubí o YAG), fotodepilación] sea incompatible con la lactancia. Tampoco de que la depilación sea menos efectiva por estar el cabello en fase telógena o de reposo-caída, ni de que se puedan producir decoloraciones debido a un pretendido efecto hormonal durante la lactancia"

Así pues, cualquier método depilatorio es eficaz y compatible con la lactancia, incluida la fotodepilación según indican también la Sociedad Europea de Dermatología y la Academia Americana de Dermatología.

Fotodepilación durante la lactancia

depilación láser

La fotodepilación por láser y luz pulsada son técnicas que utilizan rayos lumínicos de distinta longitud de onda y potencia que dañan los folículos pilosos, lo que acaba inhibiendo o retrasando el crecimiento del vello. Sin duda, es la técnica depilatoria más eficaz, pero conviene tener en cuenta un par de aspectos a la hora de aplicarse durante la lactancia.

Por un lado, si bien en la web de e-lactancia se menciona que es un método seguro y compatible con la lactancia ("No hay ninguna prueba científica de que cualquiera de los tipos de laser -alejandrite, diodo, neodimio, rubí o YAG- sea incompatible con la lactancia"), se recomienda no emplearlo en la zona del pecho o hacerlo con las debidas precauciones, dada la irritación y posible infección local secundaria al uso de láser.

Por otro lado, hay que recordar que durante los seis primeros meses postparto la mayoría de mujeres experimenta un fenómeno contrario a lo ocurrido durante el embarazo: se produce una caída masiva y brusca del cabello y el vello corporal tiende a debilitarse y crecer más lento.

Por eso, quizá tenga más sentido esperar aproximadamente seis meses antes de hacerte la fotodepilación tras dar a luz, pues partir de ese momento el vello corporal volverá a crecer con la fuerza e intensidad de antes y así te ahorrarás eliminar vello que probablemente se caerá de todas formas.

El uso de cremas anestésicas antes de la depilación

Durante un tiempo se popularizó la recomendación de aplicar crema anestésica tópica (lidocaína y prilocaína) antes de la fotodepilación con el fin de mitigar las molestias. Sin embargo, la Agencia Española de Medicamentos y productos sanitarios (AEMPS) lleva años advirtiendo sobre los riesgos de metahemoglobinemia que puede provocar el uso de estas cremas sobre superficies extensas de piel.

La metahemoglobinemia es un trastorno en la que los glóbulos rojos del organismo pierden su capacidad para transportar adecuadamente el oxígeno hasta los tejidos. Esto provoca la aparición de diferentes síntomas debidos a la falta de oxigenación como por ejemplo: color azulado de piel y mucosas (es el síntoma más característico), ansiedad, irritabilidad, aumento del ritmo del corazón, dificultad para respirar, confusión y crisis convulsivas.

Por eso, este tipo de cremas deben utilizarse únicamente bajo prescripción médica, y cuando se aplique antes de la fotodepilación tener en cuenta las recomendaciones de la AEMPS.

Estas recomendaciones son:

  • No debe administrarse más de 60 gramos de producto (dos tubos).
  • La extensión de la administración de la crema debe ser inferior a un área máxima de 600cm², esto es un área de 30 x 20 cm (estas dimensiones se corresponden aproximadamente al tamaño de una hoja de papel tamaño folio)
  • El tiempo que debe mantenerse aplicada la crema será como mínimo 1 hora y como máximo 5 horas.

Con respecto al uso de estas cremas durante la lactancia, en la web de e-lactancia podemos ver que tanto el compuesto lidocaína como prilocaína, presentes en estos anestésicos tópicos, son seguros y compatibles, si bien aluden a la posible complicación mencionada.

Efectos secundarios de la depilación

depilación

Por lo general, cualquier método depilatorio puede ocasionar irritación de la piel y un ligero escozor, que puede ser mayor o menor dependiendo del método elegido. No obstante, se trata de efectos secundarios que duran poco tiempo y no revisten ninguna gravedad.

Para mitigar las molestias postdepilatorias, se recomienda darse una ducha fría o templada para ayudar a cerrar los poros, hidratar muy bien la zona con una crema hidratante o aceite corporal que no contenga alcohol ni perfumes, evitar la exposición al sol durante las siguientes 48 horas y no aplicar productos irritantes ni exfoliantes.

Vía | e-lactancia

En Bebés y Más | Primera depilación en adolescentes: cuándo comenzar, qué métodos usar y qué aspectos deben tenerse en cuenta

Temas
Inicio