Compartir
Publicidad
Publicidad

Los juegos de toda la vida

Los juegos de toda la vida
Guardar
2 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Seguramente si os hablo de la goma, el tello o el pollito inglés sepáis a qué me refiero. Sin embargo las nuevas generaciones no están tan acostumbradas a los juegos de toda la vida, los juegos tradicionales o de la calle.

Estos juegos son sencillos y, por lo general, no es necesario ningún material específico para su práctica. Suelen ser grupales y normalmente implican una cierta actividad física para su realización, ¿qué más podemos pedirle a un juego? Que lo conozcan y practiquen nuestros hijos.

Sin duda los cambios en nuestros hábitos y estilo de vida han determinado que la calle sea menos frecuentada por los niños. En general, no conviene que estén jugando solos, y tampoco acompañados de adultos existen muchas oportunidades, pues no tienen tiempo.

Las actividades extraescolares regladas y los juegos pasivos, en casa, frente a las pantallas, ganan terreno. En los recreos en el colegio sería un buen lugar para practicar los juegos tradicionales ,y los programas de Educación Física dedican un espacio a estas actividades.

Juegos tradicionales para niños

  • La liebre: La persona que la “liga” tiene que ir atrapando a las demás, que se encuentran escondidas. Cuando atrapa a alguien, tienen que ir juntas cogidas de la mano. Las dos personas seguirán atrapando a los demás, de forma que se irá formando una cadena cada vez más larga. Acaba el juego cuando todos los jugadores o jugadoras están atrapados y no queda nadie libre, pero si alguien toca al último de la cadena gritando “liebre” sin haber sido visto por el que la liga, todos quedarán libres y el juego se inicia de nuevo.

  • Juegos de goma elástica y de comba. Cada uno tiene sus canciones propias, y se pueden jugar con varios participantes. A los niños más pequeños les gusta realizar juegos sencillos con las gomas elásticas, probando su elasticidad y agilidad con ejercicios adecuados a su nivel.

  • Madre. Se elige una persona para hacer de madre y el resto de participantes se colocan en fila india detrás de ella. La madre empieza a caminar y el grupo tiene que imitar los gestos que haga y seguir el recorrido que marque. A lo largo del camino la madre va saltando, corriendo, agachándose y pasando por diferentes sitios intentando despistar al resto de los jugadores y jugadoras. Al cabo de un rato cede el sitio, se pone al final de la cola y se vuelve a jugar con una nueva madre.

  • El escondite inglés. Se elige a un jugador o jugadora que “para” y que se coloca de cara a la pared. El resto se coloca tras una raya a unos diez metros de distancia. Empieza el juego cuando quien “para” recita: “El escondite inglés, sin mover las manos ni los pies”. El resto de jugadores aprovecha ese tiempo para avanzar lo más rápidamente posible. Al terminar la frase, quien “para” se gira deprisa y el resto debe quedarse totalmente quieto, intentando no ser descubiertos en movimiento, pues en ese caso deben retroceder a la línea de salida. Se repite el juego hasta que alguien, toca la pared, ocupando el puesto de quien “para”.

  • Las cuatro esquinas. Para este juego es preciso contar con un mínimo de cuatro esquinas o “casas”, en las que se distribuirán los jugadores y jugadoras, excepto la persona que la liga, que se sitúa en el centro. Mientras están en una de las esquinas se encuentran a salvo. Cuando la persona que la liga cuente hasta cuatro deberán cambiar de casa, y la persona del centro debe tratar de “robar” una esquina. La persona que se quede sin casa se sitúa en el centro, comenzando de nuevo el juego.

Otros juegos más o menos conocidos son "La gallinita ciega", "El pañuelo", "Las tabas", "El pilla-pilla", "El juego de las silla", el corro, el tejo o rayuela... Además, también os recordamos estos divertidos juegos en la arena de la playa.

Éstos son sólo algunos ejemplos de juegos tradicionales, que conviene tener presentes y empezar a dar a conocer a nuestros hijos si queremos que sigan siendo juegos de toda la vida. Seguro que practicarlos con ellos os divertirá y os traerá buenos recuerdos...

Vía | Perseo Foto | mikebaird (Flickr) En Bebés y más | Jugar al aire libre, bueno, bonito y barato, Los niños empiezan a jugar con aparatos electrónicos cada vez más temprano

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos