Compartir
Publicidad

Camas elásticas: son divertidas, pero tienen sus riesgos

Camas elásticas: son divertidas, pero tienen sus riesgos
1 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Las camas elásticas proporcionan horas de diversión a los más pequeños, especialmente en verano, pero no son inofensivas. Según datos de la UE, se producen unas 51.000 lesiones en niños menores de 14 años de edad relacionadas con camas elásticas que tienen la gravedad suficiente como para acudir a urgencias.

La mayoría de accidentes se producen en camas elásticas instaladas en casas y los más vulnerables a sufrir accidentes graves, e incluso muertes, son los niños menores de 6 años. Las camas elásticas son divertidas, pero tienen sus riesgos. Os damos algunos consejos para utilizarlas con seguridad.

Las lesiones más frecuentes en las camas elásticas son producidas al chocar un niño con otro, por una mala caída o por una caída fuera de la cama elástica. Dado que la caída no es previsible, cualquier parte del cuerpo puede resultar lesionada (cuello, brazos, piernas, cara y cabeza), pero sin duda los más peligrosos son el cuello y la cabeza.

La mayoría de los accidentes, un 75%, ocurren cuando hay más de un niño utilizando la cama elástica. Quien tenga menos peso tiene más probabilidad de lesionarse.

Evitar accidentes en camas elásticas

Si vas a instalar una cama elástica en casa, hay algunos consejos que debes tener en cuenta para prevenir accidentes.

  • Comprobar que cumple los requisitos europeos estipulados en las normas EN 913:2008 y EN 13219:2008 (Equipos de gimnasia) y que cuenta con una red de seguridad para evitar caídas fuera de la cama contra el suelo.

  • Asegurarse que todas las partes metálicas estén cubiertas por protectores acolchados y que no haya agujeros donde puedan quedar atascada ninguna parte del cuerpo.

  • Colocar la cama sobre una superficie llana, blanda y que absorba los impactos y lejos de vallas, árboles, estructuras de cemento u otros juegos.

  • La puerta de acceso a la cama debe estar siempre cerrada, y evitar escaleras de acceso para que los más pequeños no puedan subir solos.

  • Siempre una adulto vigilando: aunque la supervisión de un adulto no previene los accidentes, reduce considerablemente el riesgo de que se produzca.

  • Quitarles cualquier collar, cinta u objeto que pudiera quedarse enganchado o hacerles daño al saltar.

  • Siempre utilizar la cama de a una persona, por turnos. Esto es lo que menos gracia les hará, pero la mayoría de accidentes se producen cuando es usada por muchos niños al mismo tiempo.

Foto | Flickr CC (Agência Brasília)
Vía | En Familia (Aeped)
En Bebés y más | Piruetas en las camas elásticas

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio