Publicidad

Cuándo acudir a urgencias o llamar al 112 con bebés y niños: en qué casos no debemos esperar

Cuándo acudir a urgencias o llamar al 112 con bebés y niños: en qué casos no debemos esperar
Sin comentarios

Muchas veces los padres dudan sobre si lo que les sucede a sus hijos es motivo o no de acudir a Urgencias. Con la epidemia de Coronavirus, las Urgencias pediátricas han disminuido muchísimo. Por un lado, las recomendaciones de evitar acudir a los centros médicos y llamar primero; por otro el miedo de los padres al contagio.

Si bien algunas de las consultas que resolvemos a menudo en Urgencias pueden esperar, otras veces no debemos demorar la atención médica. En esta epidemia, se han visto niños que han tardado más de lo debido en consultar. Y también se ha producido un cambio en los motivos de acudir, aumentando las intoxicaciones y otros accidentes domésticos. La Sociedad Española de Urgencias Pediátricas acaba de publicar una guía rápida para padres y cuidadores sobre cuándo acudir a Urgencias.

A continuación os explicamos los principales síntomas que pueden aparecer en la infancia y en qué casos tendríamos que ir a Urgencias.

¿Cuándo la fiebre es motivo de ir a Urgencias?

The Little Girl 5103354 1920

No podíamos empezar con otro síntoma. La fiebre es uno de los motivos de consulta más frecuentes en Pediatría y una de las grandes preocupaciones de los padres. Sin embargo, la fiebre en sí misma no es perjudicial; más bien todo lo contrario: es un mecanismo de defensa, facilita que nuestro cuerpo pelee contra la infección. Serán muchas las veces que nuestros hijos tengan fiebre; la mayoría de ellas debidas a procesos víricos banales que curen en unos días; sin embargo, en algunas situaciones sí debemos acudir a Urgencias:

  • Fiebre en menores de 3 meses. Los más pequeños tienen el sistema inmune más inmaduro por lo que la infección puede ser más grave; además,la probabilidad de que se trate de una infección bacteriana es más grave. Con bastante frecuencia necesitarán pruebas complementarias, y es importante que un pediatra lo valore cuidadosamente.
  • Fiebre superior a 40,5ºC. Una fiebre más alta no tiene por qué ser sinónimo de mayor gravedad; así, podemos tener una meningitis con 38ºC y una gripe con 40ºC. Pero si la fiebre pasa de 40,5ºC, sí es conveniente que lo vea un pediatra.
  • Si además de fiebre, el niño tiene dificultad para respirar (respira rápido, hunde el pecho, se le marcan las costillas), tiene manchas en la piel o está muy irritable, decaído o mareado.

Manchas en la piel por las que acudir a Urgencias

Las lesiones de la piel son también un motivo frecuente de consulta. Muchos virus asocian lesiones en la piel que no tienen mayor impotancia. Sin embargo, algunas de estas manchas sí deben ser valoradas:

  • Manchas o puntos rojos que cuando apretamos y/o estiramos la piel no desaparecen.
  • Manchas que aparecen súbitamente con hinchazón de labios o párpados, ya que puede tratarse de una alergia. Si además aparece dificultad para respirar, vómitos y/o mareo, debemos ir inmediatamente o llamar al 112.
  • Si el niño/a o bebé tiene mal color y mal aspecto (grisáceo o azulado, o la piel moteada), también debemos ir inmediatamente o llamar al 112.

¿Qué es dificultad respiratoria?

A veces los padres no saben si sus hijos respiran bien cuando están acatarrados. Muchas veces se trata sólo de una obstrucción de las vías aéreas superiores (tienen la nariz taponada).

Cuando tienen dificultad para respirar, los bebés y niños respiran muy rápido, hunden el pecho y se les marcan las costillas. A veces podemos escuchar un silbido o pitido sin necesidad de fonendo. En cualquiera de estos casos, debemos acudir a Urgencias.

Vómitos y diarrea

Las gastroenteritis son otra de las infecciones más frecuentes en la infancia, especialmente en primavera y verano. Suelen deberse a infecciones víricas y no tienen un tratamiento concreto, sino reponer las pérdidas. Debemos acudir a Urgencias si:

  • El niño/a vomita sin parar, o tiene un vómito verde o con posos de café (de pardo oscuro a negro).

  • Además de los vómitos y/o diarrea hace poco pis, tiene los ojos hundidos o las mucosas muy secas (signos de deshidratación; en general es raro que aparezcan si el cuadro lleva menos de 24 horas de evolución).

  • Bebé de menos de un mes que no quiere comer, o bebé menor de 1 mes o en torno a un mes que vomita todas las tomas y gran cantidad.

  • Si además de vómitos repetidos, el niño tiene dolor de cabeza fuerte.

Dolor de tripa

La mayoría de los dolores abdominales en los niños son transitorios y no son motivo de preocupación. Pero si el dolor es constante, va en aumento, cada vez más intenso, debemos ir a Urgencias.

Accidentes por los que debemos ir a Urgencias

urgencias

Una herida profunda con sangrado abundante que no cede tras presionar durante 10 minutos, un golpe en la cabeza con pérdida de conocimiento o una fractura en la que vemos hueso son motivos de acudir a Urgencias inmediatamente o llamar al 112.

Otros motivos para ir a Urgencias son la ingesta de pilas, imanes, o tóxicos y las sobredosis de medicamentos; quemaduras y las heridas profundas que necesitan ser suturadas y los traumatismos graves o en los que se vea deformación.

Problemas neurológicos o alteraciones del comportamiento

Girl 504315 1920

Si el niño tiene una convulsión (movimientos anormales), está muy irritable o decaído, no responde a estímulos debemos llamar al 112 o acudir inmediatamente a Urgencias.

Los dolores de cabeza también aparecen en niños y son relativamente frecuentes. Si el dolor no cede con analgesia o asocia cambios neurológicos (alteración en el andar, en el habla, en el equilibrio, mareo...) o vómitos repetidos, también deben ser valorados en Urgencias.

Y, ¿en qué situaciones podemos esperar?

Hay muchas situaciones en las que podemos esperar a la cita con nuestro pediatra habitual, lo que además es una ventaja pues conoce al paciente y sabe sus antecedentes.

Si el niño es mayor de tres meses y tiene fiebre con buen estado general; si tiene manchas en la piel que desaparecen al presionar. Si tiene vómitos y/o diarrea sin signos de deshidratación, y tolera algunos líquidos y/o sólidos; si el dolor de tripa es intermitente (viene y va), no es muy intenso y el niño tiene buen estado general. Si la tos no se acompaña de dificultad respiratoria.

Así pues, en muchas ocasiones, los niños pueden esperar a tener cita con su médico habitual. Sin embargo, hay algunas cosas que no pueden ni deben esperar, como hemos visto. Con epidemia de Coronavirus de por medio o sin ella, cuando hay que ir a Urgencias, hay que ir.

En Bebés y más | 21 respuestas de una pediatra a las preguntas más frecuentes que hacen los padres en el primer año de vida

Temas

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Inicio

Explora en nuestros medios