Publicidad

Las migrañas en niños y adolescentes: qué características presentan y cómo debemos tratarlas

Las migrañas en niños y adolescentes: qué características presentan y cómo debemos tratarlas
Sin comentarios

Publicidad

Publicidad

Según Sociedad Española de Neurología, la migraña es el tipo de dolor de cabeza que más discapacidad provoca en todo el mundo, siendo además el causante del 75% de los dolores de cabeza que experimentan los niños y adolescentes.

Te explicamos qué síntomas presenta la migraña en la infancia, y cómo podemos ayudar a nuestro hijo si padece este tipo de dolor de cabeza.

Síntomas de la migraña

La migraña es mucho más que un dolor de cabeza, pues en ocasiones su impacto puede llegar a ser tal que la rutina del paciente se ve alterada durante unos días. Cuando hablamos de niños o adolescentes, la repercusión de la migraña también alcanza al resto de miembros de la familia.

La migraña tiene unas características determinadas que la diferencian del resto de dolores de cabeza:

  • Su inicio suele ser brusco o repentino
  • Habitualmente afecta a un solo lado de la cabeza, pudiéndose asociar dolor en torno al ojo de ese mismo lado. También hay niños que manifiestan dolor a lo largo de toda la frente.
  • Suele acompañarse de náuseas y vómitos.
  • La luz intensa o el sonido agravan el dolor.
  • Sus episodios suelen repetirse con más o menos frecuencia.
Todos estos síntomas interfieren en la vida del niño, pues la intensidad del dolor suele ser suficiente como para no poder proseguir con las actividades o el ritmo diario, o hacerlo con dificultad.

También existe un tipo de migraña conocida como "migraña con aura" en donde se dan una serie de síntomas neurológicos que preceden o acampañan al dolor de cabeza, tales como alteraciones de visión, debilidad muscular, dificultades con el habla u hormigueo en las manos o la cara.

Por lo general, los episodios de migraña suelen durar entre cuatro y 72 horas, dependiendo de su tipo, la intensidad de los síntomas o/y del tratamiento empleado.

¿A qué edad comienzan los episodios?

La edad media de comienzo se situa entre los siete y los diez años, y en un 20% de las ocasiones el primer epidosio tiene lugar antes de los cinco años. Muy raramente las migrañas se dan en niños por debajo de los dos años.

Afecta por igual tanto a niños como a niñas, aunque al llegar a la pubertad el índice de migrañas se hace más notable entre las mujeres.

Cómo se diagnostica

En un 50% de las ocasiones los niños que padecen migrañas tienen padres o algún familiar cercano que también las sufre, lo que ayuda al médico a identificar rápidamente este tipo de dolor de cabeza.

Por lo general, suele bastar con la descripción que los padres y el niño hacen del dolor, la localización del mismo y la exploración física y neurológica, para diagnosticar las migrañas.

¿Qué hacer si mi hijo tiene migrañas?

Puede haber ciertos factores que desencadenen las migrañas en los niños. Por ello, los pediatras recomiendan elaborar un diario con el fin de determinar (y evitar) los posibles desencadenantes.

Entre los factores de riesgo están:

Cuando la migraña ya ha hecho acto de presencia debemos procurar el descanso del niño, propiciándole un ambiente cómodo y libre de estímulos visuales y sonoros. A veces, el dolor desaparece después de que el niño duerma, aunque en otras ocasiones es necesario administrar paracetamol o ibuprofeno, atendiendo las indicaciones del pediatra.

En aquellos casos más graves en los que el dolor no cese con medicación o los episodios sean muy reiterados, el médico podría indicar un tratamiento profiláctico.

Foto | iStock

Temas

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Inicio
Compartir