Siete soft skills o habilidades blandas que benefician el desarrollo de tu hijo y cómo potenciarlas

Siete soft skills o habilidades blandas que benefician el desarrollo de tu hijo y cómo potenciarlas
Sin comentarios

Todos queremos que nuestros hijos crezcan sanos y felices y puedan desarrollarse de forma óptima en todos los ámbitos de su vida; a nivel académico, personal, laboral... Pero, ¿cómo podemos acompañarles?

Hoy hablamos de las soft skills o habilidades blandas, un tipo de competencias muy presentes en el ámbito laboral, pero que pueden extrapolarse a otros ámbitos, y que se construyen desde la niñez.

Hay diferentes tipos de soft skills, pero aquí nos centraremos en las que son transversales, por ser útiles en diferentes contextos de la vida de los niños. Te contamos qué son y cómo potenciar siete soft skills que benefician el desarrollo de tu hijo.

¿Qué son las soft skills?

Las soft skills, o habilidades blandas, son un conjunto de competencias, habilidades y destrezas interpersonales, comunicativas y emocionales que se aplican en diferentes ámbitos y que son beneficiosas para mejorar nuestra vida social, académica, emocional y laboral.

Según Gélvez (2013), citado en un artículo de Carlos E. Ortega Santos, Doctor en Ciencias de la Educación, publicado en la Journal of Selection and Assessment;

"Desde la niñez se inicia el desarrollo y perfeccionamiento de las habilidades blandas, como consecuencia de las experiencias vividas en el entorno de desarrollo, por consiguiente, el rol de la familia es trascendental para determinar las ventajas y desventajas que se visualizarán en la vida adulta y muy posiblemente en el ámbito laboral".

Así, estas habilidades se desarrollan en el entorno más próximo del niño, por ello un contexto que facilite su adquisición es importante. Y en este contexto, la familia (aunque también la escuela, los amigos...) juega un papel clave. De esta forma, como padres podemos implicarnos en su aprendizaje, a través de una serie de claves.

Encontramos una gran variedad de soft skills, pero aquí nos centraremos en las que más benefician al desarrollo de tu hijo.

Las siete soft skills que benefician el desarrollo de tu hijo

Las soft skills las van aprendiendo los niños a medida que crecen (muchas veces, de forma natural), pero también podemos ayudarles en su adquisición. Te contamos cómo.

1. Capacidad para resolver problemas

Según UNICEF, la habilidad de resolución de problemas se define como "la capacidad para identificar un problema, tomar medidas lógicas para encontrar una solución deseada, y supervisar y evaluar la implementación de tal solución.

Se trata de una soft skill muy versátil, que los niños podrán aplicar en diferentes ámbitos de su vida. Es decir, tanto en el colegio como en casa, con sus amigos, en su futuro laboral...

2. Empatía

La empatía les permite a los niños salir de su egocentrismo y de su punto de vista para escuchar, entender e incluso "sentir", el punto de vista del otro. Implica salirse de sí mismos y ponerse en el lugar del otro, y es una habilidad que les permitirá construir vínculos profundos con los demás, hacer amigos, desarrollar la inteligencia emocional...

3. Flexibilidad mental

La flexibilidad mental, o cognitiva, es la capacidad que tiene nuestro cerebro para adaptar nuestra conducta y pensamiento a situaciones cambiantes, novedosas o inesperadas. Es una habilidad blanda que, como las demás, se puede entrenar, y que además facilita el desarrollo de otras habilidades, como la capacidad para ver las cosas desde otro punto de vista (apertura mental).

4. Actitud resolutiva

Para resolver los problemas, no solo se necesitan habilidades técnicas (o conocimientos teóricos, que también), sino una buena actitud. La actitud resolutiva implica iniciativa, y permite a los niños afrontar los problemas con ganas y optimismo para resolverlos de forma eficaz.

5. Resiliencia

La resiliencia es la capacidad para superar las circunstancias traumáticas o las situaciones adversas y además, salir fortalecidos de ellas. Los niños aprenden esta habilidad de forma incidental (es decir, sin que haya una intención previa), y en el camino hacia ella desarrollan recursos y estrategias de afrontamiento que les servirán cuando vuelvan a enfrentarse a situaciones complejas o traumáticas.

6. Trabajo en equipo

El trabajo en equipo es otra habilidad blanda, y es importante, por ejemplo,  a la hora de hacer trabajos en grupo en el colegio. A través de esta habilidad, los niños aprenden a establecer objetivos comunes con el equipo, a establecer roles, a definir las tareas de cada miembro del grupo (qué aporta cada uno), y todo ello favorece la consecución de los objetivos.

7. Creatividad

La creatividad es una habilidad útil no solo para los contextos más lúdicos o de ocio, sino también para el ámbito académico y (futuro) laboral. A través de ella los niños inventan, crean, y dejan volar su imaginación, lo que les sirve para resolver problemas, para ver las cosas desde otro punto de vista, etc.

¿Cómo potenciar las soft skills en los niños?

Fomenta su autonomía: déjale tomar decisiones

El hecho de dejar tomar decisiones a los niños (siempre adaptadas a sus capacidades y a su nivel de madurez), les ayuda a asumir las responsabilidades de sus actos, a gestionar las consecuencias de lo que hacen y, por lo tanto, a desarrollar ciertas soft skills, como: la propia capacidad de tomar decisiones, la gestión emocional, la flexibilidad mental...

Además, que con ello contribuimos a desarrollar su autonomía y a su vez, su seguridad personal.

Cuestiona las ideas

Pero no cuestionar en el sentido de restar validez o importancia, sino en el sentido de ponerlas en duda para que te las expliquen bien, para que busquen argumentos que defiendan sus ideas...

Esto es una forma de fomentar su creatividad y su resolución de conflictos. También puedes enfocarlo como un juego de preguntas. Por ejemplo, ¿qué es para ti un buen amigo? ¿Qué pasaría si no existiera el dinero? ¿Hay vida en otros planetas? ¿Qué dirían los árboles si pudieran hablar?

Se trata de debatir a través de estas cuestiones y sacar a relucir la imaginación de cada uno. Recuerda que no hay respuestas "correctas o incorrectas", se trata de cuestionar, debatir y dejar volar la imaginación.

Proponle retos

Piensa en hitos que puede conseguir tu hijo por sí solo (o con cierta ayuda) y propónselos como un reto, como un juego. Eso sí, deberán ser retos adaptados a su edad y momento evolutivo.

El hecho de tener que implicarse en estos retos fomentará en los niños sus estrategias de afrontamiento (siendo éstas más eficaces, versátiles y variadas), su capacidad para automotivarse, la capacidad para buscar soluciones a los problemas... Todo ello, soft skills beneficiosas para su desarrollo.

El juego: nuestro aliado

Como sabemos, los niños aprenden a través del juego. Y un recurso que podemos aprovechar para enseñarles habilidades blandas son los juegos de mesa cooperativos, que permiten trabajar, por ejemplo, la cooperación y el trabajo en equipo.

Podéis optar por esta opción si queréis pasar un buen rato en familia y además, trabajar estas habilidades blandas en los niños.

A través de ellos los niños tienen la oportunidad de: escucharse mutuamente, elaborar estrategias conjuntas para ganar y, en definitiva, desarrollar la capacidad para trabajar en equipo. Además ¡se lo pasarán genial jugando mientras aprenden!

Fomenta espacios donde pueda relacionarse

La capacidad para comunicarse es una soft skill importante para las relaciones sociales, que forma parte de la sociabilidad. Si quieres potenciar un buen desarrollo social de tu pequeño, crea espacios donde pueda relacionarse con otros niños; por ejemplo yendo al parque, en una fiesta de cumpleaños, en las reuniones familiares...

Ojo, no se trata de forzar nada. Tu hijo debe sentirse cómodo y sin presiones a la hora de relacionarse con los otros niños, encontrando él mismo la forma de hacerlo.

Pero favoreciendo estos contextos (y su seguridad personal) puedes ayudarle con ello. Con esto fomentamos su capacidad para relacionarse, pero también su flexibilidad mental (capacidad para tolerar a los niños que piensan diferente), su empatía, etc.

Fotos | Portada (Freepik)

Temas
Inicio