Publicidad

"Le dijimos que mañana conocería a su hermanita, pero no pudimos cumplir la promesa": los niños también sufren la pérdida neonatal
Infancia

"Le dijimos que mañana conocería a su hermanita, pero no pudimos cumplir la promesa": los niños también sufren la pérdida neonatal

Publicidad

Publicidad

La pérdida perinatal es aquella que tiene lugar en la última fase de la gestación o en los siete primeros días tras el nacimiento del bebé. No es difícil imaginar el duro golpe que esto supone para unos padres, pero, ¿qué ocurre cuando hay hermanos mayores? ¿Cómo afecta esta pérdida a la vida de un niño?

Mónica y Alberto perdieron a su bebé durante el parto, y al igual que ellos, su hija mayor también vive lo ocurrido con profunda tristeza. Hemos hablado con esta madre sobre su experiencia, y su desgarrador testimonio nos hace reflexionar acerca de la importancia de acompañar a los hermanos durante este proceso, ya que a veces se puede caer en el error de minimizar el dolor que el niño está sintiendo.

"Mañana conocerás a tu hermanita"... pero ese encuentro jamás se produjo

pérdida neonatal

El 15 de mayo de 2016, Mónica comenzó con contracciones de parto. Se encontraba en la semana 39 de embarazo y Chloe iba a ser su segunda niña. Toda la familia estaba emocionada, pero en especial la pequeña Nerea, que en aquel momento tenía seis años.

Mónica nos cuenta que desde el primer momento en que Nerea supo que iba a tener una hermanita, restaba con emoción los días que faltaban para que naciera. Iba a ser su añorada compañera de juegos, su alma gemela, la amiga de vida con la que crecería y en quien se apoyaría.

"Cuando Nerea supo que Chloe estaba de camino fue inmensamente feliz. Por fin iba a tener una compañera con quién jugar, y juntas tendrían la oportunidad de vivir experiencias maravillosas y serían cómplices hasta el final de sus vidas", recuerda Mónica.

Así que antes de salir de casa rumbo al hospital, Mónica le explicó a Nerea que en unas horas nacería el bebé, y que pronto podrían conocerse: "Mañana te presentaremos a tu hermanita", le dijeron sus padres... pero, desgraciadamente, el encuentro nunca llegó a producirse.

¿Cómo explicarle a un niño la muerte neonatal?

A pesar de que el embarazo se había desarrollado con normalidad, y que cuando Mónica ingresó en el hospital todo transcurría según lo previsto, las cosas comenzaron a complicarse durante el parto, y finalmente acabaron practicándole una cesárea de urgencia.

Pero ya era tarde para su bebé, y la pequeña Chloe falleció minutos después de venir al mundo.

No es difícil imaginar el duro golpe que este fatal desenlace supuso para Mónica y Alberto. Pero sus corazones desgarrados debían ahora hacer frente a otra realidad: ¿cómo explicar a Nerea lo que le había ocurrido a su hermanita?

"Después de lo ocurrido, Nerea nos contó que le había extrañado mucho que durante tantas horas nadie le dijera nada realacionado con su hermana. Le habíamos prometido que la conocería al día siguiente, pero no pudimos cumplir su promesa y ella preguntaba continuamente a la familia cuando iba a ver su hermana"

"Cuando llegó el momento de explicarle la verdad, lo hicimos con naturalidad aunque con inmenso dolor. Ella nos hacía preguntas y en todo momento decidimos ser honestos y no inventarnos nada, aunque siempre utilizando un lenguaje acorde a su edad"

Nerea lloró desconsoladamente y desde su inocencia infantil no acertaba a comprender cómo el fallecimiento de su hermana se había producido en un hospital... justo en el sitio al que acudimos para que nos cuiden.

A estas preguntas sin respuesta, se sumaba el hecho de ver a sus padres y familiares tan tristes:

"Los días pasaban, y todos sufríamos mucho la pérdida de Chloe. El dolor era enorme y los tres nos encontrábamos muy mal. No es cierto que los niños sientan el dolor de forma diferente... Nerea sufrió muchísimo"- recuerda Mónica, emocionada.

"El amor por su hermana era, y es, enorme. Y la muerte no ha cambiado ese sentimiento. Todos los días la recuerda, y nosotros la escuchamos cada vez que quiere hablar de ella"

Mónica y Alberto entienden perfectamente lo que su hija está viviendo. Al igual que sus padres, Nerea esperaba vida: ansiaba tomar en brazos por primera vez a su hermanita, ejercer de hermana mayor, jugar con ella y crecer junto a ella. Pero como bien explica Mónica, su esquema familiar cambió de repente:

"Nerea sufre cada día no poder estar con su hermana, y anhela esos momentos juntas que nunca llegarán a producirse. Tuvo que enfrentarse a un gran cambio en nuestro esquema familiar, pues pasó de sentirse hermana mayor, a volver a ser hija única"

"Creo que a veces los adultos no somos conscientes de lo que implica el duelo perinatal en los niños. Pero no olvidemos que la muerte les arrebataó la posibilidad de disfrutar de una infancia junto a su hermano o hermana".

Cuando el colegio y los compañeros no ayudan a superar el duelo

pérdida neonatal

Por desgracia, es frecuente que la sociedad tienda a ocultar o minimizar el dolor que produce la pérdida neonatal. Al desconocimiento sobre cómo ayudar o consoloar a una familia destrozada por el dolor, se unen las frases poco apropiadas que en ocasiones se dicen y que tanto daño hacen.

En el caso de los niños, el entorno escolar podría afectar negativamente a su proceso de duelo, si el tema no se trata con la debida delicadeza. Y tristemente, esto es lo que le ocurrió a Nerea: falta de sentido común por parte de una profesora, poca empatía y algunos compañeros que se han aprovechado de este momento de extrema vulnerabilidad.

"Cuando tuvo conocimiento de lo ocurrido, y sin contar con nuestro consentimiento previo, una profesora decidió exponer los hechos en clase delante de todos los alumnos. Está claro que no supo gestionar aquel delicado momento, y tomó la decisión unilateral de exponer el dolor de nuestra hija ante todos sus compañeros. Aquel incidente fue el desencadenante de complicaciones que se han sucedido posteriormente"

Y es que en ocasiones, este tipo de información en manos de niños puede convertirse en una peligrosa arma de ataque hacia el compañero que lo está pasando mal.

"Algunos compañeros le recuerdan constantemente a mi hija que "su hermana está muerta". Se lo dicen a modo de ofensa y sin ninguna delicadeza. Nerea sabe que su hermana ha fallecido, pero no necesita que se lo recuerden constantemente y de esa forma tan desafortunada"

"En varias ocasiones hemos tenido que acudir al colegio a poner en conocimiento estos graves incidentes, y de momento la situación está bajo control desde la Dirección del centro escolar. Pero el proceso de duelo es una situación compleja para todos, máxime cuando implica también a los niños, por eso es muy importante que todos juntos velemos por su bienestar emocional"

"Creo importante que desde el colegio se pregunte a la familia sobre cómo afrontar esta situación de manera personalizada, de cara a ayudar al niño a vivir su duelo de la mejor forma posible"

El recuerdo del hermano que se fue dura toda la vida

muerte perinatal

Mónica está convencida de que su hija recordará toda la vida a su hermana Chloe, aunque tiene la esperanza de que pronto puedan hacerlo con una sonrisa en los labios. Hoy por hoy es díficil, y las lágrimas, la rabia y la impotencia siguen apoderándose de esta familia al recordar lo que ocurrió aquella noche.

Por eso, esta madre nos recuerda la importancia de volcarnos en los hijos que ya tenemos cuando se suceden este tipo de desgracias, pues es fundamental que entendamos que ellos también viven su duelo, y que nuestro acompañamiento y amor son importantes para ayudarles a superarlo.

"Conozco adultos que siguen recordando a sus hermanos con un nudo en la garganta. En algunos casos, ese dolor se ocultó desde el propio núcleo familiar. Es decir, los padres decidieron no hablar de lo ocurrido pensando que así dolería menos. Lógicamente, actuaron como mejor sabían, pero el silencio dejó sin atención emocional a sus otros hijos"

Desde la intimidad familiar, debemos ayudar a nuestros hijos a superar el duelo dotándole de las herramientas precisas de gestión emocional, así como de ayuda psicológica si se necesita"

"Durante la vida, todos sufrimos pérdidas que conllevan un proceso de duelo que nos ayudea a seguir adelante sin la persona fallecida. Meditemos sobre la experiencia del duelo en los niños, facilitándoles el proceso y no complicando su sanación"

Agradecimientos | Mónica Carrasco - "Las huellas de Chloe"

Temas

Publicidad

Comentarios cerrados

Publicidad

Publicidad

Inicio
Compartir