Publicidad

Identifican qué células provocan que los embriones no se implanten en el útero: un gran avance para lograr el embarazo

Identifican qué células provocan que los embriones no se implanten en el útero: un gran avance para lograr el embarazo
Sin comentarios

Publicidad

Publicidad

El análisis del entorno en el que se desarrollan los embriones que llegan a implantarse en el útero revela un menor número de células envejecidas que aquellos que no lograron salir adelante. Es la conclusión de un estudio llevado a cabo por investigadores del Grupo Eugin, junto al profesor Jan Brosens, experto de la Universidad de Warwick, y Alexandra Almansa, participante del programa de doctorados industriales promovido por la Generalitat de Catalunya.

Rita Vassena, directora científica del Grupo Eugin, ha explicado a Bebés y Más que "los resultados del estudio que acabamos de presentar nos guiarán mejor a la hora de desarrollar nuevos tratamientos de reproducción asistida para conseguir el embarazo en los casos de mujeres que padecen abortos involuntarios, especialmente de repetición".

Una investigación pionera

"Esta investigación tiene como objetivo conocer las causas y los mecanismos de la infertilidad e indicar tratamientos para nuestras pacientes".

Así nos lo explica Rita Vassena, quien señala que para lograrlo analiza el proceso de la implantación embrionaria, poco explorado hasta el momento por la complejidad que supone su observación.

No obstante, en este estudio se ha conseguido analizar en profundidad cómo se relacionan los tres actores principales en el proceso de implantación de un embrión: el endometrio, elementos del embrión y las células responsables de regular la cantidad de células sanas y envejecidas, y de eliminar estas últimas, las denominadas Uterine Natural Killers (uNKs).

Las conclusiones indican que la forma en que se relaciona un embrión de baja calidad con el resto de elementos que intervienen en el proceso de implantación es diferente a la manera en que lo hace uno que sí lo logra. En esos casos, uno de los actores principales, las uNKs, no llegan a realizar su función y el embrión no prospera.

El estudio subraya que profundizar en la actividad biológica de las uNKs en respuesta al estímulo de los embriones es determinante para entender la implantación humana y continuar avanzando en la solución a los problemas de infertilidad.

La directora científica de Eugin ha señalado que “esta investigación nos acerca un paso más a entender los mecanismos de la implantación del embrión en el útero materno, un aspecto que desafortunadamente no sabemos todavía optimizar en los tratamientos de reproducción asistida”.

Eso sí es realista y nos advierte que, aunque este estudio supone un gran avance, aún hay un largo camino por recorrer:

"De la misma manera que la investigación científica requiere su tiempo para obtener resultados sólidos, la aplicación de sus hallazgos en la práctica médica, también pide su tiempo. Por ello, con una posición prudente y realista, somos conscientes que hoy todavía es pronto para poder aplicarlos directamente en los tratamientos que realizan las mujeres a las que ayudamos a ser madres".

Más información | Grupo Eugin

Fotos | iStock

En Bebés y Más | Desde el primer bebé probeta hasta la modificación genética: 40 años de avances y polémica en la medicina reproductiva, Reserva ovárica: qué es y cómo afecta a tu fertilidad, Técnicas de reproducción asistida recomendadas cuando el origen de la infertilidad es masculino

Temas

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Inicio

Explora en nuestros medios