Compartir
Publicidad
Publicidad

Tabaco durante el embarazo y preeclampsia

Tabaco durante el embarazo y preeclampsia
Guardar
8 Comentarios
Publicidad
Publicidad

El título de este artículo podría hacer suponer que, como para todo lo relacionado con tabaco y embarazo, hablamos de un incremento de riesgo. Pero me he quedado sorprendida al conocer que el fumar durante el embarazo se asocia a un menor riesgo de sufrir preeclampsia.

Vaya por delante que los innumerables y graves riesgos de fumar estando embarazada son mucho peores que este supuesto efecto de "prevención".

El riesgo de aborto, de labio leporino, hiperactividad, problemas de conducta, bajo peso al nacer, estrabismo... son sólo algunos de los efectos nocivos del tabaco durante la gestación.

Pero parece haber una evidencia que ahora confirma un nuevo estudio que señala que las mujeres que fuman durante el embarazo tendrían menos riesgo de sufrir preeclampsia.

Se sigue investigando en esta dirección, no para "defender" un efecto positivo del tabaco, sino porque entender de qué manera previene dicho trastorno ayudaría a explicarlo y a encontrar nuevos tratamientos o para su prevención.

Recordemos que la preeclampsia o toxemia gravídica, es una enfermedad propia del embarazo que genera hipertensión arterial, edemas (retención de líquidos) junto a proteínas en la orina habitualmente tras las 20 semanas de gestación, en el momento del parto o incluso después del nacimiento.

El estudio ha sido realizado por un equipo de investigadores del Instituto Carolina, en Estocolmo, y publicado en "Hypertension", de la American Heart Association.

Se encontró entre más de 600.000 mujeres en Suecia que habían tenido un bebé entre 1999 y el 2006, que las que habían fumado durante el embarazo eran un tercio o la mitad menos propensas a desarrollar preeclampsia que las no fumadoras. Ese efecto "protector" no se registró en las usuarias de un tabaco sin humo común en Suecia.

Dado que el cigarrillo y el tabaco sin humo contienen nicotina, los resultados sugieren que la nicotina no influye en la reducción del riesgo de preeclampsia. En cambio, sí lo haría un derivado del tabaco quemado (quizás el monóxido de carbono).

La explicación podría estar en que el monóxido de carbono reduce los niveles de ciertas proteínas que aumentan semanas antes de la aparición de la preeclampsia.

En cualquier caso, queda claro que fumar conlleva muchos y preocupantes riesgos para el feto, por lo que esta relación entre el tabaco y el menor riesgo de preeclampsia durante el embarazo no deberia servir en ningún caso como excusa para perjudicar la salud propia y la del bebé.

Vía | Buena Salud Más información | Hypertension Foto | Ben Sutherland (Flickr - CC) En Bebés y más | "Nacer sin humo", guías que ayudan a dejar de fumar durante el embarazo

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos