Nueve beneficios de la Vitamina D en el embarazo y cómo conseguir unos niveles adecuados

Nueve beneficios de la Vitamina D en el embarazo y cómo conseguir unos niveles adecuados
Sin comentarios
HOY SE HABLA DE

La vitamina D es un importante nutriente para nuestra salud, especialmente en grupos de población como son las embarazadas y los niños en pleno crecimiento.

Es un nutriente esencial que contribuye a incorporar el calcio procedente de los alimentos que ingerimos, fortaleciendo el sistema óseo, desempeñando un papel muy importante en la salud del corazón y combatiendo infecciones.

Te explicamos cuáles son los grandes beneficios de la Vitamina D en el embarazo y cómo lograr mantener unos niveles adecuados.

Mejora la fertilidad y previene los abortos

El papel de la vitamina D ya se observa incluso antes del embarazo pues ayuda a mejorar la fertilidad, beneficiando especialmente a las mujeres con historial de abortos espontáneos previos. Esta vitamina también juega un papel fundamental durante las primeras semanas de gestación, ayudando a evitar el aborto temprano.

Ayuda a prevenir la diabetes gestacional

La diabetes gestacional es una condición muy común entre las mujeres embarazadas en todo el mundo, y se produce cuando las hormonas presentes en el embarazo dificultan el trabajo de la insulina, elevando los niveles de azúcar en sangre.

Aunque existen factores que pueden predisponer a sufrir diabetes gestacional, mantener un estilo de vida saludable antes y durante el embarazo, y seguir una dieta mediterránea podrían disminuir las posibilidades de padecerla.

En este sentido, recientes estudios han demostrado que mantener unos correctos niveles de vitamina D antes y durante el embarazo, ayudaría a disminuir el riesgo de desarrollar diabetes gestacional.

Ayuda a reducir el riesgo de preeclampsia

vitamina D

Investigaciones han demostrado que las concentraciones demasiado bajas de vitamina D aumentan la posibilidad de que la madre padezca preeclampsia.

La preeclampsia se caracteriza por presentar una presión arterial elevada y proteína en la orina, y se trata de una complicación del embarazo que puede tener consecuencias muy graves si no se detecta y controla a tiempo.

Favorece el desarrollo óseo del bebé 

vitamina D en el embarazo

Durante el embarazo, el bebé necesita calcio para formar huesos y dientes fuertes, así como para un corazón, sistemas de coagulación y músculos sanos. Si no recibe el calcio suficiente "lo cogerá" de las reservas de la madre por lo que es fundamental, tanto para el feto como para la mujer gestante que las dosis de calcio durante el embarazo sean las adecuadas.

En la correcta absorción del calcio juega un papel fundamental la vitamina D. En ese sentido, si los niveles de vitamina D son bajos, al bebé no le llegará suficiente calcio y esto podría afectar a su desarrollo óseo y a su correcto crecimiento y peso al nacer.

Ayuda a prevenir las caries en el bebé

vitamina d

Aunque la aparición de caries en la infancia está asociada a múltiples factores, es curioso ver el impacto que también juega la vitamina D durante el embarazo en la salud dental de los hijos.

No en vano, los investigadores han demostrado que unos bajos niveles de esta vitamina en el segundo y tercer trimestre se asocia a una mayor probabilidad de desarrollar caries de biberón, así como defectos en el esmalte de los dientes en los niños.



Favorece el desarrollo cognitivo del bebé

Según una reciente investigación llevada a cabo en nuestro país, la carencia de Vitamina D en el embarazo provocaría un peor desarrollo neurológico del bebé. Igualmente, también se han asociado los altos niveles de vitamina D de la madre en el embarazo con un mayor coeficiente intelectual de los hijos entre los cuatro y los seis años.

Ayuda a prevenir trastornos del lenguaje y problemas de aprendizaje del bebé

Vitamina D
Foto de Ivan Samkov en Pexels

Los estudios también han demostrado que unos niveles bajos de vitamina D en el embarazo se asocian a una mayor probabilidad de que el niño presente problemas del lenguaje, así como trastornos de aprendizaje que varían según el mes en el que el bebé haya sido concebido.

Estas investigaciones coinciden con otro estudio realizado hace algunos años en el que también se encontró que ciertos problemas cognitivos como los trastornos del espectro autista (TEA), discapacidades intelectuales o problemas de aprendizaje como la dislexia, podrían estar relacionados con los niveles de vitamina D maternos según el mes de concepción.

Cómo conseguir niveles adecuados de vitamina D

vitamina D

Los médicos llevan tiempo alertando de que un porcentaje importante de la población de nuestro país presenta déficit de vitamina D; siendo especialmente importante cuando esto sucede en la infancia, la adolescencia y el embarazo.

A lo largo de la historia, el sol ha satisfecho la mayoría de los requerimientos de vitamina D del ser humano, pero en los últimos años se han producido una serie de cambios en nuestro estilo de vida que han incrementado la carencia de esta vitamina.

Por eso es importante tomar el sol, pasear o practicar deporte al aire libre cada día, pero hacerlo siempre de forma segura especialmente durante el embarazo, ya que la piel es más sensible en esta etapa. En general, se recomienda garantizar una exposición mínima de 15 minutos al sol tres o cuatro veces a la semana, o 10 minutos de cara y manos al día.

Según datos oficiales, las necesidades de vitamina D a través de la ingesta se establecen en 5 µg (200 UI)/día y no aumentan durante el embarazo. La vitamina D se obtiene a través del consumo de ciertos alimentos como pescado azul (salmón o sardinas en aceite, por ejemplo), mariscos, yema de huevo, lácteos, ciertas vísceras como el hígado y cereales fortificados.

Además, es aconsejable controlar esta vitamina mediante análisis de sangre, especialmente si pensamos quedarnos embarazadas, ya que en caso de déficit el médico podría indicar una suplementación.

Con respecto a tomar suplementos de vitamina D durante el embarazo de forma rutinaria,  las investigaciones realizadas hasta la fecha han concluido que no se dispone de datos suficientes para evaluar de manera directa y los beneficios y perjuicios de la suplementación.

En cualquier caso, es importante mencionar que ningún suplemento debe sustituir jamás las medidas naturales de dieta y ejercicio físico al aire libre recomendados, y que su uso debe estar siempre recomendado y supervisado por un especialista.


Temas
Inicio