Compartir
Publicidad

Cinco grandes preocupaciones de las embarazadas en el primer trimestre: ¿te sientes identificada?

Cinco grandes preocupaciones de las embarazadas en el primer trimestre: ¿te sientes identificada?
0 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Desde el momento en que vemos el positivo en el test de embarazo, las dudas, miedos y preocupaciones comienzan a aflorar de manera casi irracional, y es probable que incluso nos acompañen durante toda la gestación. Tranquila, es algo normal y habitual entre la mayoría de las mujeres embarazadas, y es que ¡nuestro bebé pasa a ocupar la mayor parte de nuestros pensamientos!

Con el artículo de hoy queremos iniciar una serie de post en donde vamos a analizar las preocupaciones más comunes de las embarazadas según la etapa de la gestación en la que se encuentren. Empezamos con el primer trimestre: ¡comienza la aventura!

¿Estará todo bien?

Test de embarazo

En la mayoría de las ocasiones, desde que confirmamos el embarazo mediante un test de farmacia hasta que vemos a nuestro bebé en la primera ecografía pueden pasar días, o incluso semanas, según cada caso.

Y no se vosotras, pero yo recuerdo esos días de espera con mucha angustia y ansiedad: ¿Estaré realmente embarazada? ¿Estará todo bien? ¿Habrá latido? ¿Serán uno o dos bebés?... Son muchas las dudas y preocupaciones que nos asaltan hasta la confirmación mediante la prueba de imagen, que sin duda es para mí uno de los momentos más bonitos que se viven a lo largo de todo el embarazo.

Miedo de perder al bebé

sufrir un aborto

Una vez se ha confirmado el embarazo mediante ecografía, el miedo a sufrir un aborto espontáneo es quizá una de las mayores preocupaciones que aparecen durante el primer trimestre. Pero si además, la mujer ya ha pasado por esta experiencia previamente, el miedo puede volverse aún más fuerte y recurrente.

En la mayoría de las ocasiones, el aborto natural sucede sin una causa justificada por lo que se hace difícil evitar que ocurra. Sin embargo, hay ciertos riesgos asociados al aborto espontáneo que podemos prevenir, como por ejemplo:

  • Causas maternas como alteraciones uterinas, enfermedades inmunológicas, sistémicas o infecciosas, podrían tratarse antes de buscar el embarazo o/y vigilarlas especialmente durante la gestación.

  • Evitar el consumo de alcohol y tabaco, y llevar una alimentación y hábitos de vida saludables.

  • Tener un peso saludable antes y durante el embarazo.

  • No tomar ningún medicamento que no esté prescrito por el médico, pues no todos son recomendables durante el embarazo, y algunos no lo son especialmente en el primer trimestre.

Miedo a hacer daño al bebé

preocupaciones en el embarazo

Esta es otra preocupación recurrente durante la gestación y que además comienza desde el primer momento en que vemos las dos rayitas en el test. Y es que en seguida somos conscientes de que la vida de nuestro bebé depende en gran parte de nosotras, por lo que es normal preguntarnos continuamente si estaremos haciendo algo que pueda estar perjudicándole.

¿Puedo seguir haciendo este deporte? Tengo estrés, ¿puede afectar al embarazo? Me duele la cabeza, ¿podré tomar este medicamento? Estoy resfriada, ¿puede afectarle a mi bebé?... ¡Cuántas dudas nos surgen a cada instante!

Aparte de los consejos mencionados en el punto anterior para llevar un embarazo saludable, es importante acudir a todos los controles médicos, tener confianza con nuestro ginecólogo o matrona, y no quedarnos jamás con ninguna duda, por absurda que pueda parecernos.

Y esto, ¿lo puedo comer?

alimentación en el embarazo

Esta es otra de las preguntas que nos preocupan y nos hacemos en varias ocasiones a lo largo de todo el embarazo, especialmente cuando comemos fuera de casa o se nos presenta la ocasión de consumir algún alimento poco frecuente en nuestra dieta habitual.

Aunque lo normal es que en nuestra primera visita al ginecólogo, el médico o la matrona nos den las pautas para mantener una alimentación saludable y evitar algunos alimentos que podrían ser perjudiciales en esta etapa, es importante recordar que:

  • Para evitar el riesgo de toxoplasmosis, no debemos tomar carne cruda o poco hecha (incluidos los embutidos), ni frutas o verduras que no estén peladas o bien lavadas.

  • No debemos consumir pescado o marisco crudo o poco cocinado, por el posible riesgo de alergia al anisakis.

  • Cocinar bien los huevos para minimizar al máximo el riesgo de intoxicaciones por contaminación alimentaria como la salmonelosis.

  • Reducir al máximo el consumo de dulces, bebidas azucaradas, café o te.

  • Reducir al máximo o evitar el consumo de peces grandes como pez espada, tiburón, atún rojo y lucio, por su alto contenido en mercurio.

  • No ingerir leche fresca sin pasteurizar o quesos y postres elaborados con esta leche. También hay que evitar aquellos quesos enmohecidos como el roquefort o cabrales, y los quesos fermentados como el feta o el cambembert (aunque sean de leche pasteurizada), por el riesgo a contraer listeriosis.

  • Y por supuesto, nada de alcohol.

¿Me cambiará mucho el cuerpo?

cambios en el cuerpo de la embarazada

A lo largo del embarazo el cuerpo de la mujer va cambiando y adaptándose a la nueva vida que crece en su interior: la barriga aumenta y cambia de forma, la piel se estira, las caderas se ensanchan, el ombligo puede cambiar de forma y los pechos también aumentan de tamaño. Aunque lógicamente cada cuerpo es un mundo, en la mayoría de las ocasiones los cambios suelen ser comunes y notables a casi todas las embarazadas.

Muchas mujeres aceptan emocionadas y felices este "proceso de transformación", pero puede que haya momentos en los que no nos veamos bien ante el espejo y nos preguntemos cómo quedará nuestro cuerpo una vez hayamos dado a luz, o incluso quizá nos agobie especialmente alguno de los cambios que vamos a experimentar a lo largo de todo el embarazo.

Todos estos sentimientos y emociones son normales, por lo que mi consejo es vivir los cambios de forma plena, apoyarnos en quienes más nos quieren, y recordar en todo momento lo maravilloso que es el cuerpo de la mujer, que es capaz de gestar una vida en su interior.

Y antes de que nos queramos dar cuenta habremos llegado a la semana 12 y con ella al segundo trimestre, que vendrá plagado de nuevas dudas que trataremos más adelante. Y vosotras, ¿os sentís identificadas con estos miedos comunes en el primer trimestre? ¿Añadiríais alguno más?
Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio