Publicidad

Consejos para evitar el dolor y las molestias en los pies durante el embarazo

Consejos para evitar el dolor y las molestias en los pies durante el embarazo
Sin comentarios
HOY SE HABLA DE

Durante el embarazo el cuerpo de la mujer experimenta muchos cambios que también implican algunas molestias y malestares. Aunque la mayoría de ellos desaparecen tras el parto, hay ciertas medidas que pueden ayudar a aliviar estos malestares.

Hablamos de náuseas, retención de líquidos, dolor de espalda o de las extremidades. Desde el Colegio Oficial de Podología de la Comunidad de Madrid (COPOMA), nos dan algunos consejos para evitar incomodidades en los pies durante la gestación.

Causas del dolor de pies en el embarazo

En este periodo el cuerpo experimenta un aumento de peso importante, lo que implica una carga añadida para los pies. También durante estos nueve meses se produce un cambio en el centro de gravedad del cuerpo: según se va creciendo la tripa, más se va desplazando dicho centro de gravedad hacia delante, lo que provoca que los pies se vayan sobrecargando en ciertos puntos.

Por lo que, cuanto más cerca esté el momento del parto, más habituales son las molestias en esta parte del cuerpo.

Molestias más frecuentes

Las molestias más frecuentes suelen darse en los puntos de apoyo, por ese cambio en el centro de gravedad o, lo que es lo mismo, en la planta del pie y en las zonas donde se ejerce una presión o esfuerzo extra por parte de los pies, como en el talón o las cabezas metatarsales, donde comienzan los dedos.

No obstante, estos “puntos de conflicto” también pueden trasladarse a otras partes de nuestro pie, causando por ejemplo con mayor frecuencia uñas encarnadas, cayos, etc.

De este modo, las molestias en los pies más padecidas durante el embarazo son:

  • Dolor en la planta del pie producido por la sobrecarga de la fascia plantar y que, si se desarrolla, puede convertirse incluso en fascitis plantar.

  • Hinchazón de pies y tobillos debida a la retención de líquidos, o edema, muy frecuente en las últimas semanas de embarazo.

  • Mal olor de pies, sequedades o grietas producidos por las habituales alteraciones hormonales, que hacen que los pies suden más, se sequen más, tengan más humedad o una peor circulación.

  • Uñas encarnadas causadas por el propio hinchazón de pies que provoca que las uñas se encarnen en la piel.

¿Cómo podemos evitar estas molestias?

Pies 2
  • La principal medida que debemos considerar siempre para cuidar nuestros pies es utilizar un buen calzado, que sea cómodo y de materiales naturales, que traspiren. Además, es importante que este calzado tenga una buena suela, que amortigüe y absorba el impacto producido al caminar.

Como valor añadido, para evitar posibles caídas debidas a la pérdida de estabilidad propia del cambio de gravedad del cuerpo, debe tener una buena sujeción.

  • Llevar a cabo unos cuidados diarios de higiene, que nos ayudará a evitar ciertas anomalías de la piel: lavarlos a diario con jabones neutros, secarlos en profundidad con cuidado, hidratarlos con crema y usar calcetines traspirables que los mantengan protegidos.

  • Siempre será beneficioso caminar, en la medida de lo posible, y no estar mucho tiempo de pie sin moverse. Además, siempre que se pueda, mantener los pies en alto es muy beneficiosos para la circulación.

Con estas sencillas medidas, lo habitual es que se reduzcan o eviten las molestias en los pies, aunque de no ser así siempre es aconsejable acudir a un podólogo profesional, porque las molestias en la parte donde se sustenta el resto del cuerpo incide, y mucho, en nuestro bienestar.

Fotos | iStock

En Bebés y Más | ¿Qué sentiré? Las molestias más frecuentes en el primer trimestre de embarazo, ¿Qué sentiré? Las molestias más frecuentes en el segundo trimestre de embarazo, ¿Qué sentiré? Las molestias más frecuentes en el tercer trimestre de embarazo

Temas

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Inicio