Compartir
Publicidad

"Autorretrato en ascensor con embrión con corazón parado". El mensaje de Paula Bonet que da visibilidad a las pérdidas gestacionales

"Autorretrato en ascensor con embrión con corazón parado". El mensaje de Paula Bonet que da visibilidad a las pérdidas gestacionales
0 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Hablar con naturalidad de nuestros cuerpos, los aspectos menos bonitos del embarazo y la maternidad, o las pérdidas gestacionales. Esto es lo que ha reclamado la artista Paula Bonet en un texto publicado en su perfil de Twitter y que acompaña de una fotografía suya titulada "Autorretrato en ascensor con embrión con corazón parado" y una ilustración de la artista Louise Bourgeois.

El mensaje, que ha sido compartido por miles de personas, ha llegado al corazón de cientos de seguidores que han agradecido a Paula que haya hablado abiertamente del aborto que ha sufrido, dando visibilidad a un tema que todavía hoy continúa siendo tabú para gran parte de la sociedad.

Un texto y una imagen que invita a la reflexión

"Se habla poco de enfermedades como la endometriosis (y del poco presupuesto destinado a investigarla), del hecho de parir y rechazar al hijo, de parirlo y perderlo a los pocos días, de lo caros que son los tampones y las compresas (que tienen el mismo IVA que el caviar, aunque sean productos de primera necesidad), de los asquerosas y dolorosas que son las náuseas del primer trimestre del embarazo, tampoco se habla de que apenas hay literatura sobre la maternidad (ir a la guerra es más heroico y parece que interesa más a la industrial editorial y a la gran masa), ni que en un 20% de los casos lo más probable es que pierdas eso que tienes en el vientre antes de que se convierta en un feto hecho y derecho. Yo llevo dos pérdidas en un año. Y es acojonante que nadie lo cuente con la de casos que existen: cuando se trata de nuestros cuerpos, todo son tabús."

"No tenemos por qué hablar bajito ni ocultarnos información, tenemos que saber a qué nos enfrentamos para poder estar preparadas."

"Para acabar quiero dejar claro que hago este post porque sí, no con el objetivo de recibir consuelo, sabía que esto podía volver a suceder, además sé que tengo el amor de todos aquellos que amo."

"Habemos de estas cosas, empecemos a normalizarlas."

Este es el texto que acompaña la foto de Paula Bonet, embarazada pero con el embrión parado, junto a una increíble ilustración de la artista Louise Bourgeois. Una foto y unas palabras que han emocionado a miles de personas, que se han sentido muy identificadas con cada una de las ideas que ha transmitido Paula.

Temás tabús para la sociedad

Lo que comenta la artista es una realidad y aún hoy sigue habiendo un gran tabú social en torno a ciertos temas como la menstruación, la sexualidad, la infertilidad o ciertos aspectos relacionados con la maternidad.

Muchas mujeres admiten querer hablar de ello y encontrarse con el rechazo o la indiferencia del interlocutor. Quizá el miedo, el desconocimiento o la incomodidad de no saber qué decir provoca situaciones que llevan a muchas personas a silenciar lo que están viviendo.

El primer tema sobre el que reflexiona Paula es la endometriosis, conocida como "la enfermedad silenciosa" debido al retraso tardío de su diagnóstico. Una enfermedad que en ocasiones provoca mucho dolor a quien la sufre, merma la calidad de vida y provoca infertilidad. Sin embargo se habla poco de ella, a pesar de que en nuestro país la sufren un 15% de mujeres.

Duelo Perinatal

Otro de los temas tabúes de los que habla la artista son las pérdidas gestacionales y perinatales.

Perder un bebé cuando la gestación aún es temprana puede ser una experiencia muy dolorosa para la mujer, pero en general, es poco entendida por el entorno, que no sabe decir las palabras adecuadas de consuelo y comprensión que esa madre necesita.

¿Por qué cuesta tanto tanto entender que ese bebé ya formaba parte de la vida de esa familia? ¿Que sus padres y hermanos le esperaban emocionados? Era una ilusión y un nuevo proyecto de vida que en un abrir y cerrar de ojos se acaba, dejando el corazón y el vientre de la madre vacíos.

Y si las pérdidas gestacionales se suceden una y otra vez, desde mi experiencia diré que la incomprensión aumenta todavía más, hasta el punto de que a veces somos nosotras mismas quienes optamos por silenciar lo que estamos viviendo: ¿para qué hablar si es probable que no comprendan mi dolor?

Triste. Muy triste e injusto que las mujeres que desean hablar para superar su duelo, o normalizar lo que les ha ocurrido tengan que callar para no incomodar a otros, para no ponerles tristes o no llevarse una respuesta que no es la que esperaban escuchar.

En el caso de las pérdidas perinatales, que tienen lugar en el último tramo de la gestación o dentro de los siete días posteriores al nacimiento del bebé, el silencio y el comportamiento del entorno puede resultar terriblemente desgarrador. En más de una ocasión, en Bebés y Más hemos querido dar voz a esta triste realidad, porque silenciarlo no sólo no mitiga el dolor de las familias que están pasando por ello, sino que puede llegar a acrecentarlo al encontrarse desamparadas e incomprendidas.

Depresion Postparto

Igualmente, deberíamos respetar y dar voz a las mujeres que no viven su embarazo con plenitud, ni física ni emocional. Porque no todas las mujeres lo llevamos bien, lo disfrutamos y sonreímos a cada instante. Y esta otra cara también debería ser visible y no sentirnos culpables por no poder mostrar al mundo lo que la publicidad, el cine o parte de la sociedad espera de nosotras.

Y no debemos olvidar el trance por el que pasan algunas mujeres tras dar a luz: depresión postparto, rechazo al bebé que ha nacido, sensación de soledad y unas expectativas de maternidad que sienten que no se han cumplido. Y esto también sucede, aunque a muchas personas les resulte incómodo y extraño escuchar hablar de ello.

Jamás una madre debería sentirse sola, y todas, en un momento u otro, deberíamos poder expresar libremente y si así lo deseamos nuestros miedos, dudas, experiencias o dificultades. Sentirnos arropadas, apoyadas y, sobre todo, no juzgadas ni criticadas.

Por eso es tan importante no callar ni silenciar a quienes deseen hablar de lo que están viviendo. Puede que a veces no sepamos que decir, pero en esos casos un abrazo sincero y una escucha activa pueden ser el mejor de los apoyos.
Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos