Los anticuerpos de Covid que transfiere la embarazada al bebé se pierden en los primeros seis meses después del parto

Los anticuerpos de Covid que transfiere la embarazada al bebé se pierden en los primeros seis meses después del parto
Sin comentarios
HOY SE HABLA DE

Parece increíble lo poco que sabíamos hace un año y lo mucho que vamos conociendo día a día sobre el coronavirus. Hemos podido saber que las embarazadas que han pasado la Covid-19 transfieren anticuerpos de la enfermedad a sus bebés a través de la placenta, pero no sabíamos cuánto dura esa protección una vez que nace el bebé.

Un estudio multicéntrico español en el que han participado expertos de los hospitales Gregorio Marañón e Infanta Sofía de Madrid, así como el Reina Sofía de Tudela (Navarra), y que se ha presentado en 2º Congreso Nacional Covid-19, señala que los bebés nacidos de madres que tuvieron Covid-19 y recibieron anticuerpos a través de la placenta, los pierden a lo largo de los primeros seis meses después del parto. 

Los investigadores observaron que el paso de anticuerpos a través de la placenta a los recién nacidos era muy común entre las madres con Covid-19. También señalan que los casos de infección neonatal fueron poco frecuentes; sólo se produjo en cinco niños cuyas madres sufrieron infección aguda en el momento del parto, sin haber dado tiempo a desarrollar anticuerpos.

¿Cuánto tiempo duran los anticuerpos en el bebé?

Según informa Europa Press, para la realización del estudio se analizaron los datos de 141 mujeres con infección por SARS-CoV-2 durante el embarazo o el parto que dieron a luz entre marzo y noviembre de 2020. Hay que aclarar que no se incluyeron a madres vacunadas, sino aquellas que han pasado la enfermedad.

Se recogió información epidemiológica, clínica y microbiológica de las madres y sus hijos, determinándose los anticuerpos IgG frente al coronavirus, los que se generan una vez superada la infección activa.

La detección de anticuerpos en la sangre del cordón fue más frecuente en recién nacidos de madres sintomáticas (75,8 por ciento frente al 51,1 por ciento) o que ingresaron por COVID-19 (90 por ciento frente al 57,6 por ciento).

Las embarazadas fueron divididas en tres grupos, según su situación frente a la COVID-19 en el parto. El 34 por ciento tenía infección aguda, el 30,5 por ciento infección reciente y el 35,5 por ciento infección pasada en el momento de dar a luz.

  • En el grupo de mujeres con infección aguda (PCR positiva, IgG negativa al momento del parto), ningún recién nacido tuvo IgG positiva en sangre de cordón. A los dos meses, tenían IgG positiva el 42,8 por ciento de las madres y el 11,5 por ciento de los niños, mientras que a los seis meses la tenía el 33,3 por ciento de las madres y ningún niño.
  • En el grupo de mujeres con infección reciente (PCR e IgG positivas al momento del parto), el 90,9 por ciento de los recién nacidos tenían IgG positiva en sangre de cordón. A los dos meses tenían IgG positiva el 95,8 por ciento de las madres y el 57,1 por ciento de los niños, y a los seis meses, el 83,3 por ciento de las madres y ningún niño.
  • En el grupo con infección pasada (PCR negativa, con infección documentada durante la gestación), el 80 por ciento de las madres y el 84,4 por ciento de los recién nacidos tenían IgG positiva en el parto. A los dos meses, el 82,3 por ciento de las madres y el 64,7 por ciento de los niños; y a los seis meses, el 57,1 por ciento de las madres y el 14,3 por ciento de los niños.

¿Qué nos dicen los datos?

anticuerpos

Interpretamos que la mayoría de los recién nacidos de madres que han pasado la infección en el embarazo o al momento del parto tienen anticuerpos al nacer (un 84,4 y un 90,9 por ciento, respectivamente).

Pero a medida que pasa el tiempo, los anticuerpos van disminuyendo. A los dos meses, permanecen en algo más de la mitad de los bebés, siendo algo mayor en los bebés cuyas madres han pasado la infección durante el embarazo (64,7 por ciento), disminuyendo a medida que la infección ha sido sufrida más cerca del parto. Esto se debe a que no ha dado tiempo a desarrollar esa inmunidad a través de los anticuerpos.

Por otro lado, podemos observar que solo en el caso de infección pasada durante la gestación, permanecen anticuerpos en el bebé seis meses después del parto, pero el porcentaje es bajo: menos del 15 por ciento de los niños. En los otros casos, a los seis meses todos los niños habían perdido la inmunidad, lo cual indica que la protección transferida por la madre se pierde en los primeros seis meses de vida.

En cuanto a las madres, el mayor porcentaje de madres con anticuerpos (casi la totalidad, un 95,8 por ciento) se dió a los dos meses de haber sufrido la enfermedad con PCR positiva al momento de dar a luz. Esta protección también va disminuyendo, pero sigue siendo considerable a los seis meses del parto.

Habría que ver en estudios posteriores si sucede lo mismo en el caso de las madres que han recibido la vacuna, y a partir de ello, valorar cuándo sería conveniente vacunar a los bebés para protegerlos frente a la infección.

Y otra cosa que habría que valorar, que no ha sido incluido en este estudio, es cuánto tiempo protegen los anticuerpos que transfiere la madre al bebé a través de la leche materna.

En Bebés y más | Las vacunas de Pfizer y Moderna contra el Covid son efectivas en embarazadas y protegen al bebé, concluye el mayor estudio hasta el momento

Temas
Inicio