Publicidad

13 cosas sobre el embarazo, el parto y la maternidad que no son como lo contaron algunas series y películas
Embarazo

13 cosas sobre el embarazo, el parto y la maternidad que no son como lo contaron algunas series y películas

HOY SE HABLA DE

En el cine y la televisión, hemos visto plasmados millones de veces situaciones de la vida real. Una de ellas, es la maternidad, que es retratada desde sus inicios en el embarazo y parto, hasta la vida con hijos. Pero a pesar de que la ficción se inspira en la realidad, muchas veces ésta es muy distinta.

Por eso, hoy hemos preparado un listado de esas cosas sobre el embarazo, el parto y la maternidad que hemos visto en series y películas, pero que son muy diferentes en la vida real.

Es fácil quedar embarazada al primer intento

Comencemos por el principio: la concepción. Es frecuente ver que las mujeres quedan embarazadas al primer intento o el primer accidente: ya sea que la pareja protagonista decidiera tener un bebé, o que una noche de copas terminara en sexo ocasional. Pero aunque sí puede suceder, en la vida real no siempre es sencillo embarazarse con una sola relación sexual.

Aunque esto varía según diversos factores y es diferente para cada pareja, hay estudios que dicen que se debe hacer el amor 104 veces para concebir un bebé, una media desde que se decide tenerlo hasta lograr el embarazo. Es una media de 6 meses con unas cuatro sesiones de sexo por semana.

Puedes comer por dos

Este es uno de los mitos más populares del embarazo, que se justifica con el hecho de que "como ahora tienes otra personita dentro de ti, debes comer por los dos" e incluso, muchas mujeres toman el embarazo como un pase libre para comer lo qur quieran cuanto quieran.

Pero esto no es correcto y de hecho, más que nunca debes cuidar tu alimentación, tanto para proporcionar al bebé los nutrientes necesarios, como para evitar aumentar excesivamente de peso, pues esto podría traer complicaciones de salud para ambos.

El embarazo siempre es bonito

Le llaman "la dulce espera", porque es un periodo largo en el que esperamos con ilusión la llegada de nuestro bebé. Sin embargo, a veces veces la espera no es tan dulce, a pesar de que en la mayoría de las películas las embarazadas siempre lucen felices, radiantes y llenas de energía.

En la realidad, hay muchas cosas que pueden hacer que el embarazo no sea como en las películas. Desde las náuseas y molestias del primer trimestre, hasta el peso y la incomodidad de la enorme barriga en el tercer trimestre, el embarazo puede estar lleno de cosas que hagan esta etapa un poco incómoda.

La aparición de las contracciones indica que ya nacerá el bebé

Seguimos ahora con el parto, que también es bastante diferente en la ficción. Por ejemplo, cuando la protagonista embarazada comienza a sentir las primeras contracciones, una lluvia de sabiduría le rodea y muy segura de sí misma, dice que "ya es hora" y todos enloquecen por apresurarse a llegar al hospital.

Pero el inicio o aparición de las contracciones no son indicador de que el bebé está por nacer. De hecho, hay seis tipos de contracciones diferentes, y algunas se sienten desde el inicio o mediados del embarazo. Y aunque hay contracciones fuertes sí son una señal de que el parto se acerca, pueden transcurrir varios días entre su aparición y el nacimiento del bebé.

La rotura de aguas siempre es notoria y exagerada

En las películas y series, acostumbran indicar que el bebé está por nacer cuando la protagonista embarazada rompe aguas, un suceso que es todo un acontecimiento, porque vemos los chorros de agua caer y mojar todo a su paso. En la vida real, la rotura de bolsa no siempre es así de exagerada (de hecho, muy pocas veces lo es).

Sin embargo, sí suele ser fácil de identificar debido a que sentirás un hilillo de agua caliente mojándote las piernas, como si te hubieras orinado encima. En muchos casos, las embarazadas solamente expulsan pequeños chorros de agua a través de una fisura.

El parto dura solo unos minutos

Es evidente que por la duración de las series y películas los partos se muestren como algo que dura solo unos minutos o a lo sumo un par de horas. Para esto hay un nombre especial para cuando se produce de forma rápida y en cuestión de horas: parto precipitado.

Pero lo usual, es que el parto se extienda mucho más tiempo: en promedio -y si todo transcurre con normalidad- unas ocho horas, pues pasa por cinco fases diferentes que tienen su propio proceso y evolución.

Los gritos exagerados de las mujeres

Un cliché de las películas y series, es que en el momento del parto las mujeres se transforman y salen de ellas unos gritos del terror (¡y pobre de aquel que se interponga en su camino o intente decirle algo!).

Aunque es verdad que el parto puede ser muy difícil, y que puede llegar a haber gritos y gemidos de dolor, no son para nada similares a lo que muestra la ficción, pues en ese momento se está más enfocada en hacer respiraciones y pujar.

El papá se desmaya

Otro cliché del parto, pero enfocado en el compañero de la parturienta, es esa escena cómica y absurda en la que el papá se desmaya de la impresión, o también, que pierda el control ante lo que están viendo sus ojos y se ponga como loco (aunque sí ha habido un par de casos virales de fotos de padres desmayados en el paritorio).

Si bien es cierto que presenciar el nacimiento de un bebé es algo impresionante, los padres suelen estar enfocados en acompañar emocionalmente a la madre mientras los médicos y enfermeras atienden a la madre, y con la emoción del momento, les preocupa más que ella se encuentre bien y quizás no estén tan atentos a la expulsión del bebé.

Los bebés nacen limpios (¡y enormes!)

Algo que siempre llama la atención de quienes ya tenemos hijos al ver escenas de parto en series y películas, es lo limpios, grandes, redondos y risueños que se muestran los recién nacidos cuando son entregados a la madre.

Todos los que hemos visto un recién nacido sabemos que la mayoría nace con algún resto de vérnix que suele acumularse en la espalda, en los pliegues de flexión y en el cuero cabelludo, y que además, es beneficiosa para ellos no quitarla inmediatamente después del parto.

La barriga desaparece en cuanto nace el bebé

Recuerdo claramente una escena de Matilda que siempre me ha dado risa: aquella en la que los padres dejan del hospital tras el nacimiento de la pequeña y vemos a la madre caminar como si nada hubiera pasado, mientras viste un pantalón ajustado.

Pero en el mundo real, la barriga no desaparece en cuanto nace el bebé. De hecho, puede tardar semanas e incluso meses en volver a su tamaño previo al embarazo (o no volver nunca a estar como antes, ¡y eso es normal!)

Iniciar la lactancia es súper sencillo

La lactancia materna. Todos nos dicen que es lo mejor (porque sí lo es), pero no te cuentan que iniciarla no siempre es fácil. Y las pocas películas que la muestran tampoco ayudan al ponerla como algo súper sencillo y sin problemas.

Pero establecerla puede ser complicado al inicio y pueden presentarse diversas dificultades, desde un agarre que no se logra hacer bien, hasta la subida de la leche, que pueden resultar desesperantes.

La recuperación es rápida y sin molestias

Una vez que las madres de la ficción son dadas de alta, vuelven a casa para disfrutar su nueva vida con sus bebés y sin una sola señal de que hayan dado a luz días antes. Pero aunque la recuperación es diferente en cada caso, el postparto siempre viene acompañado de algunas molestias.

Algunas son muy conocidos, como los entuertos, la sudoración excesiva y el estreñimiento, aunque también hay muchas otras cosas y molestias más o menos "secretas" o no tan conocidas, pero perfectamente normales y por el que las madres recientes suelen pasar.

El postparto es fácil

Y finalmente, tenemos esas tiernas escenas de la madre reciente relajada en casa, con su bebé en brazos mientras todo en el mundo parece estar en armonía. Es verdad, es maravilloso volver a casa e iniciar esta nueva etapa con un integrante más en la familia, pero el postparto es todo menos fácil.

De hecho, el postparto es posiblemente una de las etapas más difíciles de la maternidad, no solamente por el proceso de adaptación con el nuevo bebé, sino por todos los cambios hormonales que aún continúan sucediendo, y que pueden afectar a la madre física y emocionalmente.

Afortunadamente, en los últimos años han aparecido películas y programas de televisión que nos muestra una maternidad más apegada a la realidad, que no solamente nos hacen sentirnos identificadas, sino que también pueden ayudar a que las madres primerizas tengan una idea realista de todo lo que está por venir.

En Bebés y más | El posparto del que nadie te habla: la foto y la historia de una mujer tres días después del parto, aún sin dormir, Las fotografías que muestran cómo es realmente el día de una madre

Temas

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Inicio

Explora en nuestros medios