Publicidad

Solo el 32% de los niños españoles de familias con estudios básicos va a la universidad: el nivel educativo de los padres importa

Solo el 32% de los niños españoles de familias con estudios básicos va a la universidad: el nivel educativo de los padres importa
Sin comentarios
HOY SE HABLA DE

El nivel académico de los padres sigue influyendo de manera importante en el nivel educativo de sus hijos. Esa es la conclusión que se desprende del informe 'Pobreza infantil y desigualdad educativa en España', realizado por el Alto Comisionado para la lucha contra la Pobreza Infantil, que tiene la función de lograr que la igualdad de oportunidades se cumpla en el sistema educativo español.

Según el estudio, solo el 32% de los niños de familias con estudios básicos estudia un grado universitario o FP de grado superior, mientras que el 75% de los hijos de padres con estudios superiores consiguen su misma titulación.

Esto implica que persiste la desventaja educativa en nuestro país, algo que también se refleja en el abandono escolar o en las repeticiones.

Desigualdad educativa por razones socioeconómicas

La educación es la principal herramienta para salir de la pobreza actuando como pieza clave del "ascensor social" mientras que un nivel de estudios básico en el hogar conlleva además una alta probabilidad de que los niños se encuentren en situación de pobreza infantil. Por desgracia, este informe señala que la segregación escolar por cuestiones socioeconómicas existe en España, reproduce las desigualdades y vulnera la igualdad de oportunidades.

Destaca los efectos de la desigualdad en varios ámbitos de la educación: el primer ciclo de educación infantil (0 a 3 años), el abandono educativo, la repetición, la digitalización, el gasto educativo de los hogares y la segregación.

Desigualdad a la hora de repetir curso

Educacion

Los estudiantes que provienen de hogares con menos recursos repiten 5,5 veces más que aquellos con más recursos. Un 28,7% de los alumnos habían repetido algún curso al finalizar la ESO en 2019, frente al 11% de media de la OCDE. De ellos, un 45,4% eran hijos de padres con estudios básicos, un 29,9% con medios y un 19,4% con superiores.

Albert Arcarons, vocal asesor del Alto Comisionado, explica:

“La alta tasa de repetición es costosa, ineficiente y desigualadora. Mantiene a los alumnos más tiempo del que deberían en el sistema educativo y no consigue nivelar la desigualdad de origen, ya que, sobre todo, cae sobre los hombros de los niños con menos recursos en casa”.

La tasa de abandono de estudios es superior en familias con menos ingresos

Porcentaje de estudiantes que han repetido curso al final de la secundaria obligatoria, por nivel educativo del hogar (2018)

Repetido Curos Nivel Renta

Los alumnos de orígenes socioeconómicos más bajos abandonan los estudios hasta 7,5 veces más que los más aventajados. A pesar de haber reducido sustancialmente la tasa de abandono educativo temprano en las últimas décadas, España tiene la tasa más alta de la Unión Europea (17,3%), siete puntos por encima de la media, no ha conseguido cumplir con el objetivo de la Estrategia Europea 2020 de reducir la tasa al 15%.

Uno de los factores explicativos más importantes para entender esta alta tasa de abandono son las diferencias existentes por nivel socioeconómico del hogar del que provienen los jóvenes: tres de cada diez jóvenes en hogares con menos recursos abandonan los estudios al terminar la educación obligatoria, frente a solo 0,4 de cada 10 en hogares con más recursos.

Más ingresos, más asistencia de los niños a la Escuela Infantil

Guarderia

Defiende el informe sobre pobreza infantil en España que "la educación de calidad en la primera infancia es un elemento fundamental para el desarrollo cognitivo de los niños y las niñas": la inversión en educación en etapas tempranas es determinante para garantizar la equidad del sistema educativo.

En los primeros años de vida es donde comienzan a fraguarse las desigualdades que llevarán al fracaso escolar, al abandono educativo temprano o, en su caso, a un rendimiento educativo insuficiente que no aproveche todo el potencial de los niños y niñas. En este sentido, si bien la participación en el primer ciclo de educación infantil (0 a 3 años) ha crecido en los últimos años en España con importantes diferencias territoriales, aún tiene camino que recorrer en su implantación universal.

El acceso se ve todavía muy condicionado por los ingresos de los hogares, siendo particularmente difícil para los niños y niñas en situación de pobreza y vulnerabilidad social. Los niños de hogares con mayores ingresos asisten más del doble a centros educación infantil que los que provienen de hogares menos privilegiados.

Brecha digital

La desigualdad también en la digitalización y acceso a internet, equipamiento y uso de estas tecnologías se ha puesto más de manifiesto durante el confinamiento por el Covid-19.

Los datos muestran que en el tramo de ingresos más bajo (900 euros mensuales netos o menos), en torno a 1 cada 10 de los hogares con presencia de niños carecen de acceso a internet.

Además de las brechas en el acceso a internet y la disponibilidad de dispositivos, se observan también desigualdades en el uso de dispositivos con fines educativos. Mientras la mitad de los estudiantes en hogares más desaventajados no se conectan nunca o con muy poca frecuencia a internet para hacer los deberes, dos tercios de los alumnos en hogares con un perfil socioeconómico más alto utilizan internet semanalmente o a diario para hacer los deberes.

Gasto educativo por niño

Desigualdad

Aunque el acceso a la educación es gratuito en España, el dinero que las familias destinan a la educación de sus hijos e hijas es muy dispar según el nivel socioeconómico de las mismas.

Los hogares con un nivel más alto de renta tienen un gasto medio anual en educación por hijo en torno a 3.000 euros. Esta cifra supone un gasto siete veces superior que el de los hogares con menos recursos, que invierten algo más de 400 euros.

Sigue existiendo segregación escolar

Aislamiento de los alumnos por CC.AA.

Aislamiento Ccaa

Los centros educativos cumplen un rol clave para la equidad y cohesión social. La segregación escolar, por la desigual composición socioeconómica de los centros reproduce, legitima y potencia las desigualdades, y vulnera la igualdad de oportunidades.

Así lo reconoció el comité de Derechos Económicos, Sociales y Culturales (DESC) de Naciones Unidas, en su último examen a España, en el que instó a revisar e implementar políticas que aborden la segregación.

Uno de los indicadores para medir el grado de segregación de los sistemas educativos es el índice de aislamiento que utiliza PISA. Este índice mide exposición, es decir, la probabilidad de que estudiantes de unas determinadas características socioeconómicas compartan centros en los que se matriculan estudiantes de características distintas.

El conjunto de España se encuentra cerca del promedio de la OCDE, sin embargo, existen diferencias territoriales importantes: Cantabria, La Rioja, Aragón o Castilla y León muestran niveles de aislamiento de alumnos de origen socioeconómico desaventajado bajos, similares a los que se observan en países como Noruega, Finlandia o Canadá. En el otro extremo, la Comunidad de Madrid, Ceuta, Melilla o Andalucía presentan valores de aislamiento más elevados.

Vía | 'Pobreza infantil y desigualdad educativa en España'

Fotos | iStock

En Bebés y Más | Los 29 puntos claves de la nueva ley de Educación, conocida como ley Celaá, aprobada ya en el Congreso, Educación permite que los alumnos titulen y pasen de curso sin límite de suspensos, Adaptar el horario escolar mejora el rendimiento académico y la conducta de los niños: Gonzalo Pin, experto en sueño, explica cómo

Temas

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Inicio