Compartir
Publicidad

"La guardería ideal sería un sitio libre". Entrevista a la maestra Irene Álvarez

"La guardería ideal sería un sitio libre". Entrevista a la maestra Irene Álvarez
Guardar
2 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Vamos a destacar esta semana veraniega un tema que seguro que ronda la cabeza de muchos padres y madres que están decidiéndose sobre que opción de cuidado elegirán para sus hijos pequeños el año que viene. Hablaremos de las guarderías y las alternativas a ellas, comenzando con una entrevista a la maestra Irene Álvarez.

Irene Álvarez es madre de dos hijas (Valeria y Kiara, que nacerá en Agosto) y maestra apasionada de los niños y su visión del mundo. Trabaja además en el proyecto Educando en Positivo desde el que ofrece formación en inteligencia emocional y coaching a través de talleres online y presenciales para padres y educadores.

¿Es la guardería el lugar ideal para un lactante o un niño pequeño?

Para un lactante rotundamente la guardería no es el lugar ideal.

Desde mi experiencia como madre y maestra, los bebes, deben estar con su madre. Como ya se sabe nacemos antes de tiempo y el bebé necesita de su madre para adaptarse al mundo que lo rodea. Dejar a un bebé de cuatro o cinco meses en la guardería, desde luego me parece que es ir contra natura.

Ni siquiera creo que la madre esté realmente preparada para hacerlo. Quiero pensar que la mayoría de madres que lo hacen se ven obligadas a ello debido a la irrisoria baja maternal de que disponemos en España y si se les diese la oportunidad de elegir, se quedarían con sus bebes en casa.

¿Más adelante es menos perjudicial?

En cuanto a un niño pequeño no es que sea el sitio ideal pero desde luego no sufrirá tanto llegada cierta edad (en torno a los tres años) ya que su nivel de desarrollo es mayor y no tiene tanta dependencia de mamá.

¿En alguno casos los niños, además, encuentran posibilidades que no tienen fuera?

A partir de los tres años el niño ya quiere jugar y busca otros niños con los que hacerlo por lo que la guardería puede ofrecer un entorno adecuado.

¿En qué casos es mejor la guardería que otras formas de cuidado?

Me lo pones difícil. Creo que salvo que el ambiente familiar sea muy inestable (familias desestructuradas) o el niño sufra malos tratos o casos extremos de alguna índole parecida, en general dejar al niño con un familiar (abuelos o tíos generalmente) es una opción más que acertada en lugar de en una guardería.

¿Hay otros casos en los que les ayudaría?

En ciertos niños, hablo de mi caso personal, con mi hija, con trastornos o problemas (neurológicos o físicos) la guardería puede resultar un ambiente estimulante en el que el niño encuentre retos que lo hagan adquirir patrones de comportamiento que, de otra forma, habrían sido adquiridos en menor medida.

Como te digo, en nuestro caso personal, a mi hija la guardería le ha resultado un “campo de pruebas” en el que adquirir un patrón de lenguaje bastante bueno y una movilidad mucho más fluida.

El hecho de tener “amiguitos” en la guardería que trepan o corren o cantan canciones ha hecho que se estimule aún más (en casa ya hacíamos esas cosas pero solo las dos, claro) y que adquiera un desarrollo casi normal para su edad, lo que nos ha alegrado muchísimo.

¿Algún otro caso que quieras mencionar en el que la guardería ayuda?

En ambientes donde el niño está muy sobreprotegido por su cuidador, la guardería puede ser también un cambio agradable. Dejar al niño en un entorno en el que tiene que aprender a interactuar por él mismo sin el parapeto de su cuidador puede ser un buen aliciente para que “se suelte”.

¿Qué condiciones debería cumplir una guardería ideal?

Para empezar me gustaría pensar que no es una guardería, es decir, que no es un sitio donde guardar a los niños. Me gustaría dejar a mi hija en un “segundo hogar”, un sitio donde se respeten los ritmos de cada niño, donde haya varias cuidadoras y no más de 12 niños por espacio.

La guardería ideal tendría espacios libres, sin fichas, con sitio para correr y experimentar, con colchonetas, columpios, fulares colgantes… un sitio libre.

¿Y la atención personalizada?

Para mí la guardería ideal es aquella en la que cada niño es especial, respetado en su totalidad y no se busca “que aprenda” nada sino que experimente, que se divierta, que juegue y descubra junto a adultos que le ofrecen seguridad y por qué no estímulos interesantes a través del juego y también otros niños de los que aprender cosas.

Le agradecemos a la maestra Irene Álvarez el tiempo que nos ha dedicado en esta entrevista y mañana seguiremos hablando con ella, en esta ocasión sobre alternativas a la guardería.

En Bebés y más | Las guarderías a la palestra, Niñera y guardería, Periodo de adaptación: ¿si o no?

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos