Publicidad

La bondad, un valor que puede entrenarse desde la infancia y que aporta grandes beneficios para todos

La bondad, un valor que puede entrenarse desde la infancia y que aporta grandes beneficios para todos
Sin comentarios

Hoy, 13 de noviembre, se celebra el Día Mundial de la Bondad, una efeméride surgida en 1998 por iniciativa de la ONG World Kindness Movement y que adquiere más importancia si cabe en un mundo como el actual, marcado por la pandemia de la COVID-19, las desigualdades, la violencia y las crisis migratorias.

Para Sonia Martínez, psicóloga y directora de los Centros Crece Bien y autora del libro 'Descubriendo emociones', la bondad tiene tantos beneficios que si se dedicara tan solo una hora semanal del currículo académico de los niños a desarrollarla, "tendríamos una sociedad más feliz, satisfecha, unida y con mayores tasas de bienestar".

Por ello, la experta nos propone una serie de acciones que podemos llevar a cabo con nuestros hijos para entrenar el valor de la bondad.

La bondad, la base de un cerebro sano

empatía y bondad

Richard Davidson, doctor en Neuropsicología e investigador en neurociencia afectiva, afirma que "la bondad es la base de un cerebro sano", y por ello, la psicóloga Sonia Martínez insiste en la importancia de entrenar este valor, considerado como una expresión o manifestación de la inteligencia emocional.

"Si en todas las personas se plantara la semilla de la bondad: ¿crees que existirían tantos conflictos? o ¿tendría cabida la desigualdad tan acentuada que tenemos?", plantea la experta.

"En el mundo en el que vivimos falta una bondad que aplaque la violencia, el acoso, la tristeza o la soledad. Y no solo eso, porque además el valor de la bondad será el que nos haga sentir satisfechos por lo que hacemos, un ingrediente fundamental para la felicidad ya que nacemos con la necesidad de estar con los demás, de vivir con otros" - manifiesta Sonia Martínez.

Es por ello que Sonia considera positivo que tanto en la educación formal como en el ámbito de la familia, se tenga siempre presente el valor de la bondad, que ya esto es lo que dirigirá nuestras acciones hacia un lado u otro en determinados momentos.

Cómo 'entrenar' la bondad en nuestros hijos

Sonia Martínez afirma que la franja de edad más recomendada a nivel científico para desarrollar la bondad, - así como otros valores relacionados con la inteligencia emocional -, va desde los cuatro hasta los ocho años, "ya que es cuando el cerebro está más predispuesto a este aprendizaje, según diversos estudios realizados en el aula".

Llevado al ámbito doméstico, estas son algunas de las sugerencias y actividades que nos plantea la psicóloga para fomentar el entrenamiento de la bondad en nuestros hijos:

  • Crear un calendario con acciones diarias que promuevan la bondad, como por ejemplo ayudar a alguien en el cole, jugar con algún niño que esté solo, donar alimentos o juguetes, preguntar al profesor cómo se encuentra, ayudar a otro niño a hacer un dibujo... en definitiva, hacer sentir bien a la gente que nos rodea.

  • Jugar en familia a imaginar qué haríamos ante determinadas situaciones, como por ejemplo cuando un niño se cae cerca de ti, cuando un compañero se ha olvidado su almuerzo, cuando eres testigo de una agresión entre dos niños... Este tipo de representaciones simbólicas ayudan a los niños a tomar conciencia del otro y de la importancia que tienen sus acciones en los demás, a la vez que estamos dando valor y reforzando a las acciones que implican bondad.

Pero para poder entrenar la bondad en nuestros hijos no solo es importante que los padres prediquemos con el ejemplo, sino que también les ayudemos desde muy temprana edad a identificar y gestionar sus emociones, para que así comprendan las emociones de los demás y crezcan preocupados en ayudar y hacer sentir bien a quienes les rodean.

Por último, la experta en educación emocional señala que este tipo de actividades, llevadas a cabo tanto en las aulas como en los hogares, también pueden tener un impacto directo en la reducción de casos de acoso escolar, pues "si a los niños se les cuenta qué es la bondad y se dedica tiempo a hablar con ellos sobre cómo tratar a la gente, qué hacer ante el llanto de alguien o cómo actuar cuando otros necesitan tu ayuda, no solo acabará beneficiando a los demás, sino que ellos mismos sabrán lo que deben permitir y lo que no, aprenderán a parar los pies al compañero que no se porta bien con ellos y a pedir ayuda cuando la necesitan", concluye.

Fotos | iStock

Agradecimientos | Sonia Martínez, centros Crece Bien

En Bebés y Más | Amabilidad, el valor más importante que los padres quieren enseñar a sus hijos, Diez claves de expertos para combatir y prevenir el acoso escolar

Temas

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Inicio

Explora en nuestros medios