Publicidad

Siete peligros en casa para los bebés con la llegada del frío

Siete peligros en casa para los bebés con la llegada del frío
Sin comentarios
HOY SE HABLA DE

Empieza los días más fríos, y si tienes en casa pequeños exploradores que se desplazan y tocan todo, es importante que tomemos las precauciones necesarias para su seguridad en estos meses de invierno.

Hablamos de los siete peligros en casa más habituales para los bebés con la llegada del frío.

Cuidado con la calefacción

Uno de los riesgos más evidentes en esta época del año y que de cuando en cuando nos da trágicas noticias es el de los sistemas de calefacción. Los braseros, los radiadores eléctricos, las estufas o chimeneas suponen un riesgo de quemadura, por lo que siempre han de estar fuera del alcance de los niños y vigilados, manteniendo su buen funcionamiento.

Por supuesto, tampoco hemos de pegar la cama o cuna del bebé al radiador o a cualquier fuente de calor. Las estufas de gas o chimeneas y las sábanas, cojines, fundas, peluches... no son buenos compañeros.

Riesgo de incendio

En las casas con chimeneas o braseros, hay que tener especial cuidado, no solo para evitar quemaduras, sino también por el riesgo de incendio.

Las llamas atraen la atención de los más pequeños que desconocen su peligro. Instala barreras de seguridad infantil si tienes niños pequeños en casa, y también sería recomendable un detector de humos. Procura extinguir completamente el fuego de la chimenea.

A la hora del baño...

baño

También a la hora del baño hemos de estar pendientes, ya que el termostato sube de temperatura y si no comprobamos el agua antes de meter al bebé o niño, podría quemarse.

Atención también a los grifos ardiendo. Conviene atemperar el cuarto de baño antes de iniciarlo, para evitar que el niño se enfríe antes, durante o después de meterlo en la bañera. Aquí os recordamos los consejos para el baño del bebé cuando hacer frío.

Recuerda que ante un accidente en estos casos, podemos aplicar los primeros auxilios frente a las quemaduras (atenciones para las que no siempre estamos preparados: no lo dudes, llévalo al centro médico si el niño no se encuentra bien y consideras que sus quemaduras son importantes).

Cuidado con las ventanas

En invierno también abrimos las ventanas, es importante para mantener la casa ventilada y minimizar el riesgo de infección o contagio cuando los virus rondan, de alergias...

Recuerda siempre volver a cerrarlas bien después de abrirlas, pues este descuido siempre es peligroso.

No abrigar al bebé en exceso

Ojo al excesivo abrigo por la noche en el caso de los bebés. Una de las recomendaciones para prevenir el síndrome de muerte súbita del lactante es que hay que procurar que el bebé no tenga demasiado calor, manteniendo la habitación en la que dormimos (se recomienda la cohabitación, es decir, que duerma en la misma habitación que los padres) a una temperatura suave y cómoda.

Además, hay que utilizar ropa de cama ajustada al colchón y que no queden sábanas, mantas o colchas sueltas, ya que aumenta el riesgo de que el bebé quede atrapado, se asfixie o sufra estrangulamiento.

Intoxicación por monóxido de carbono

Se lo conoce como "el asesino invisible" porque no se ve el peligro, pero la intoxicación por monóxido de carbono constituye el mayor riesgo de intoxicaciones en invierno.

Es especialmente peligroso para los niños pequeños por ser más sensibles a los gases. Este gas venenoso, inodoro e incoloro se produce por la combustión incompleta del carbono producido en instalaciones tales como calderas, estufas, chimeneas, braseros, cocinas, automóvil, depósito de combustibles…

Los síntomas pueden ser parecidos a un cuadro gripal o una intoxicación alimentaria: dolor de cabeza, náuseas, vómitos, irritabilidad, temblores,…llegando al letargo, la pérdida de motricidad y la inconsciencia.

Enchufes y electricidad

enchufes

Esto no es exclusivo del invierno, pero sí es verdad que pasamos más tiempo dentro y tenemos más artefactos enchufados, posiblemente radiadores o estufas.

Cuando empiezan a gatear y a moverse, debes tapar los enchufes con protectores, colocar conectores y enchufes fuera del alcance de los niños y no dejar nunca cables que puedan llegar a tocar.

Foto de Tatiana Syrikova en Pexels

En Bebés y más | El síndrome de la muerte súbita del bebé es más frecuente en los meses de frío

Temas

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Inicio

Explora en nuestros medios