Compartir
Publicidad

¿Cómo actuar si vemos un niño con un golpe de calor encerrado en un coche?

¿Cómo actuar si vemos un niño con un golpe de calor encerrado en un coche?
Guardar
1 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Hace un tiempo os preguntábamos qué haríais si veíais a un niño solo en el interior de un coche, y la opción más sensata es observar si está bien y llamar a la policía. Pero, ¿qué sucede si vemos que el bebé o niño encerrado en el coche está sufriendo un golpe de calor?

Jamás nos gustaría hallarnos frente a esta situación, pero recordemos que un niño en el interior de un coche aparcado al sol en verano y sin ventilación puede alcanzar los 42 o 43 grados de temperatura corporal y morir en el plazo de 30 a 60 minutos. ¿Cuánto tiempo lleva el niño encerrado en el coche cuando lo vemos? Puede que esté en el plazo de riesgo, por lo que hemos de actuar con rapidez.

Inicialmente los síntomas que indican que el bebé está en peligro son: respiración rápida, aumento de la frecuencia cardíaca, fiebre, piel muy caliente (puede ser con o sin sudor, normalmente estará muy sudado), sed intensa, dolor de cabeza, irritabilidad, vómitos, decaimiento y disminución del nivel de conciencia (incluso con convulsiones).

Desde fuera del coche, algunos de estos síntomas son evidentes, si nos fijamos en que un niño muestra esos signos o parece estar sin sentido, hay que actuar de inmediato.

Así lo señala la Sociedad Española de Pediatría y Atención Primaria. Hay que llamar a los servicios de emergencias, ya que el pronóstico depende de la rapidez de actuación. Estos son los pasos recomendados:

  • Llamar a los servicios de emergencias.

  • Mientras llegan, si no tenemos las llaves, intentar abrir el automóvil manteniendo la seguridad del menor (por ejemplo rompiendo el cristal de una ventanilla alejada), para que entre el aire de inmediato y poder sacarlo del "horno".

  • Antes de trasladarlo a un centro hospitalario es necesario enfriar el cuerpo, trasladando al niño a la sombra o a una zona más fresca, sumergiéndolo en agua tibia, aplicando paños o toallitas mojadas en la cabeza y en el resto del cuerpo (los paños deben cambiarse cada poco tiempo por otros frescos, ya que rápidamente se calientan).

  • Siempre que sea posible, utilizar un ventilador que aumente el efecto refrigerador.

  • Elevar la cabeza del niño y si está consciente, ofrecer líquidos, preferentemente con sales, por ejemplo solución de rehidratación oral (deben ofrecerse pequeñas cantidades con frecuencia).

En este plazo se supone que habrán llegado los servicios de emergencia para trasladarlo al hospital y continuar el tratamiento, dependiendo de su estado, tal vez en cuidados intensivos.

Como decimos, ojalá nunca tengamos que aplicar estos pasos, pero si vemos a un niño con un golpe de calor encerrado en un coche, ya sabemos lo que hay que hacer. De nuestra actuación puede depender su vida, no lo dejemos pasar.

Vía | SEPEAP
Imagen | Thinkstock
En Bebés y más | Cómo evitar un golpe de calor en bebés y niños, El calor ha vuelto y los coches siguen siendo peligrosos, Cómo evitar un golpe de calor

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos