Cómo enseñar a nuestros hijos a gestionar mejor su tiempo y sus tareas con la vuelta al cole

Cómo enseñar a nuestros hijos a gestionar mejor su tiempo y sus tareas con la vuelta al cole
Sin comentarios

Faltan apenas unos días para que de comienzo el nuevo curso escolar. Con la vuela al cole llegan también los deberes, las extraescolares y un montón de responsabilidades que se acrecientan a medida que nuestros hijos avanzan en su etapa académica.

Para que la vuelta a la rutina esté libre de agobios, os damos algunos consejos para enseñar a los niños y adolescentes a gestionar bien su tiempo y aprovechar los importantes beneficios que conlleva una buena organización.

Por qué es bueno que los niños aprendan a gestionar su tiempo

tareas

El día tiene 24 horas, pero de esas 24 debemos restar el tiempo que pasamos durmiendo y el que pasamos en nuestros puestos de trabajo o en clase, en el caso de los niños. Durante el curso académico, el tiempo restante que les queda a nuestros hijos se distribuye entre actividades extraescolares y deberes, lo que hace que en muchas ocasiones los niños y adolescentes vean especialmente reducido su tiempo de ocio.

Gestionar de forma eficaz el tiempo puede ayudar a aumentar la productividad en las tareas, lo que a su vez repercutirá en un mayor tiempo de juego, descanso y autocuidado.

Pero además, una correcta gestión del tiempo repercute positivamente en los siguientes aspectos:

- Los niños son más conscientes del número de horas que tiene el día, y de la importancia de lograr el equilibrio entre las responsabilidades y el tiempo de ocio.

- Gestionar bien el tiempo enseña a los niños priorizar, a esforzarse y a no procastinar sus tareas. Todo ello repercute en una mayor responsabilidad, autonomía y toma de decisiones.

- Acabar las tareas escolares a tiempo y que aún quede un rato para jugar o poner en práctica algún hobby, afecta positivamente en la autoestima del niño, pues se sentirá capaz y confiado de acometer sus responsabilidades sin dejar de lado su parcela de ocio y autocuidado.

- Una buena gestión del tiempo ayuda a reducir el estés, especialmente en momentos de mayor tensión, como los exámenes o la entrega de algún trabajo importante.

Claves para ayudar a nuestros hijos a gestionar bien su tiempo

1) Priorizar las tareas

organizar el tiempo

Aunque quisiéramos que el día tuviera unas cuantas horas más, lo cierto es que solo disponemos de un puñado de horas para acometer nuestras responsabilidades de la forma más productiva posible, para así preservar nuestra parcela de ocio.

Por ello, una de las primeras cosas que debemos enseñar a nuestros hijos es a priorizar:

  • Seleccionar aquellas tareas que deben realizar hoy y aquellas cuya fecha pueden posponer.
  • Establecer límites entre el tiempo que van a dedicar a sus tareas y el que van a dedicar a su vida personal.
  • Cultivar la asertividad y aprender a decir "no" cuando sientan que las tareas que deben acometer les sobrepasan (este es un punto importante, especialmente en el caso de niños perfeccionistas y/o con miedo a fracasar).

2) No sobrecargar la agenda con extraescolares

Son muchos los niños que tienen una agenda sobrecargada de actividades extraescolares que apenas les dejan tiempo para nada más. Intentemos que nuestros hijos solo realicen aquellas actividades que realmente les motiven, pero sin olvidarnos de que el tiempo de su jornada es limitado, y que es importante que también cultiven su parcela personal.

3) Enseña a tu hijo a evitar las distracciones

organizar el tiempo

A la hora de acometer una tarea, es fácil caer en distracciones que nos alejan de nuestro objetivo y dilatan el tiempo de ejecución. Enseña a tus hijos a identificar esas distracciones y evitarlas. Por ejemplo:

- Si ya tiene móvil, indícale que debe apagarlo, silenciarlo o dejarlo fuera de la habitación para evitar atender llamadas y whatsapp.

- Muéstrale la importancia de mantener su habitación y su escritorio ordenados. De este modo, cada vez que necesite materiales o libros sabrá dónde encontrarlos rápidamente.

- Además del orden, también es fundamental cuidar otros aspectos ambientales como la iluminación, la postura, los ruidos... En este sentido, si tu hijo detecta distracciones en la habitación en la que estudia, quizá tengáis que replantearos buscar una nueva ubicación.

- Dado que el cerebro del niño no puede concentrarse durante más de 45 minutos -dependiendo de la edad del niño- es necesario enseñarle la importancia de hacer pequeños descansos para recargar energía.

4) Acometer las tareas de una en una

técnicas de estudio

La multitarea es uno de los principales enemigos de la productividad, pues además de restarnos tiempo, nos resta también energía, concentración y atención.

Enseña a tus hijos a acometer sus tareas de una en una, sin agobios y sin querer abarcar más de lo que son capaces.

Establecer límites de tiempo para cada tarea suele ser de gran ayuda, así como recurrir a técnicas de estudio que permitan una mejor asimilación de contenidos en el menor tiempo posible.

5) Crea una rutina de estudio

Tener una rutina de estudio es muy beneficioso para los niños y adolescentes, pues les permite establecer tiempos para cada tarea y afrontar sus responsabilidades con mayor confianza y motivación.

Tras estos meses de parón vacacional, volver a la rutina escolar puede ser complicado. Sin embargo, en la medida de lo posible debemos procurar que los niños hagan sus deberes siempre a la misma hora y en el mismo lugar, acondicionando para ellos un espacio adaptado (con sillas ergonómicas, buena luz, sin distracciones...) y motivador. Igualmente, es importante que se vayan a la cama pronto, para asegurarles un correcto descanso.

Temas
Inicio