Compartir
Publicidad
Publicidad

A la playa, sin riesgos: cinco precauciones básicas con los niños

A la playa, sin riesgos: cinco precauciones básicas con los niños
Guardar
0 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Agosto es el mes de las vacaciones y para muchos estas son sinónimo de playa. Un entorno ideal para jugar, divertirse, refrescarse... Pero también existen ciertos riesgos y si queremos evitar sustos, estas son cinco precauciones básicas que hemos de tomar en la playa con los niños.

Consejos sencillos que mencionamos en estas fechas para prevenir sustos o que nos quede un mal recuerdo de esos días de vacaciones que deberían transcurrir estupendamente, sin sobresaltos, y dejarnos el mejor de los recuerdos.

  • Riesgo de deshidratación. Si el niño suda mucho y pierde líquido en exceso, puede deshidratarse. Para evitarlo, ofrécele agua con frecuencia (o pecho durante la lactancia) y lleva frutas para tomar como tentempié, almuerzo, de postre... Evitad el ejercicio físico intenso, ya que también podría conllevar el agotamiento por calor y buscad una sombra para manteneros frescos en arena de la playa.

  • Riesgo de un golpe de calor. Relacionado con el anterior punto está el golpe de calor, que sucede cuando el cuerpo, debido a un exceso de temperatura, es incapaz de regular el calor corporal. Para prevenirlo, evita las horas de mayor calor en la playa, evita que haga un ejercicio intenso y asegúrate de que tenéis una sombra para permanecer en ella a menudo. La insolación también podría producirse debido a una exposición excesiva al sol sin protección y, para evitarla, sirven los mismos consejos anteriores.

  • Quemaduras. No podemos ir a la playa sin protección solar, sobre todo para proteger la delicada piel de bebés y niños. Aplícales, una media hora antes de ir a la playa, la crema solar más adecuada para ellos y evita las horas de mayor incidencia del sol. No olvides la sombrilla y un gorrito. Recuerda que, dentro del agua, el sol también incide en la cabeza y el cuerpo y que hay que reponer la crema con frecuencia si la estancia en la playa se alarga.

Playa con niños
  • Ahogamiento. Si el niño se sumerge en el agua involuntariamente, le faltara el oxígeno en pocos segundos. No hemos de perder de vista a los pequeños ni un momento (es la mejor medida de seguridad), aunque esté en la orilla o en una pequeña piscinita con poca agua. Respetad las indicaciones del puesto de socorrismo (baño prohibido con bandera roja).

  • Cortes y picaduras. Si el niño va a caminar o jugar por la arena seca, mejor que vaya calzado con chanclas. Revisa la zona donde se va a mover el bebé. Podemos colocarlo sobre una esterilla o toalla. Observa la presencia de medusas en la orilla y no os bañéis si hay indicación de que existe riesgo de estos gelatinosos animales marinos (bandera azul con el símbolo de las medusas),

Esperamos que, durante los días veraniegos de vacaciones y ocio, pongamos en práctica estas cinco precauciones básicas en la playa con los niños. Seguro que pasaremos muy buenos momentos y es que pasar un rato en la arena y en el mar supone muchas experiencias sensoriales y refrescantes para los más pequeños.

Fotos | iStock
En Bebés y más | A la playa con el bebé: nueve consejos que te simplificarán la vida, Prevención de enfermedades por el calor en los niños

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos