Compartir
Publicidad

¿Tu bebé no quiere saber nada de la fruta? Trucos para que la acepte mejor

¿Tu bebé no quiere saber nada de la fruta? Trucos para que la acepte mejor
Guardar
0 Comentarios
Publicidad
Publicidad

La Organización Mundial de la Salud (OMS) y la Asociación Española de Pediatría (AEP) recomiendan mantener la lactancia materna en exclusiva durante los primeros seis meses de vida del bebé. Después podremos empezar con la alimentación complementaria a partir de esa edad introduciendo otros alimentos como carnes, verduras, pescados, huevos y frutas, tal y como indican los pediatras.

Pero ¡ay la fruta! ¿Cuántos papás sufren con ella? Hay muchos bebés que nunca terminan de aceptarla y desesperados acuden al pediatra pidiendo alternativas pero... ¿hay algún consejo maestro? Al final el mejor es la paciencia y la constancia, pero siempre se pueden buscar trucos para que el bebé coma fruta. ¡Te contamos algunos!

  • Empieza introduciendo las frutas poco a poco: como nos pasa a todos puede que a tu bebé no le gusten todas las frutas. Así que si se las das a probar poco a poco podrás detectar si alguna le desagrada más de la cuenta.
  • El plátano, plan A: suele ser la fruta que mejor aceptan así que intenta empezar por él. Hay bebés que incluso pueden pasar un tiempo comiendo solo plátano y poco a poco introducirle pequeñas cantidades de otras frutas como la manzana, pera, naranja... Según la Asociación Valenciana de Pediatría de Atención Primaria hay que utilizar fruta madura evitando en caso de estreñimiento el plátano y la manzana para dar paso a otras más laxantes como la pera, naranja, ciruela o kiwi.
  • Ojo con la naranja: suele ser una de las que más cuesta que acepten los bebés por su sabor ácido. Hay bebés a los que les gusta comer plátano, pera y manzana y sin embargo rechazan la naranja. Si quieres dársela en zumo, muchos pediatras recomiendan que lo hagas mejor con cuchara para evitar las caries que se pueden provocar con los biberones.
  • Otro truco es que machaques la fruta con una cuchara, especialmente el plátano: en mi caso uno de mis mellizos no soportaba la fruta. Fue un auténtico sufrimiento. Estaba desesperada. Pedí consejo al pediatra, intenté con papillas hechas por mí, potitos... de todo. Y al final la solución fue esta. Cogí un plátano, lo machaqué, se lo ofrecí y le gustó. Así estuvimos casi una semana. Poco a poco fui mezclándoselo con papilla de pera y manzana y así acabó tomando todas las frutas.
  • Intenta que la fruta esté a temperatura ambiente: tienes dos opciones, o no guardarla en el frigorífico o sacarla por la mañana para que esté lista para la merienda. Si se te ha olvidado, hay quien tiempla la papilla o la pieza en sí, pero esto puede hacer que pierda algunas vitaminas.
  • Añadirle leche: con mi hijo mayor me lo recomendaron para que al reconocer el sabor de la leche la fruta le resultara más apetecible y lo cierto es que funcionó muy bien. Con mis mellizos la verdad es que no he tenido éxito con este truco. Yo seguía con lactancia materna así que me extraía leche y la mezclaba. Puedes probar cada día con una fruta porque probablemente vaya variando el sabor de la mezcla dependiendo de la fruta.
  • Que comer no sea un disgusto: mi hija era ver la cuchara y ponerse a llorar. Antes incluso de tocarle los labios ya estaba llorando. Después de hablar con su pediatra me lo dejó claro "no debe provocarle un disgusto la comida". Así que el día que veía que se comía un par de cucharadas yo tan contenta y si no quería más o veía que le daba alguna arcada, simplemente paraba y le daba el pecho. Y así poco a poco hasta que conseguí que aceptara todas las frutas y comiera para merendar un plato entero.
  • Deja que se familiarice con la fruta: es positivo dejar que a medida que van creciendo los sentemos en la trona y les dejemos tocar y chupar los trocitos. Yo les suelo poner un platito con trozos variados para que los chupen un rato. La mitad acaban por el suelo, la otra mitad repartidos por su ropa y cara, pero alguno acaba en su estómago. Lo importante es que vayan conociendo lo que comen. En mi casa el plátano y la mandarina son los favoritos.

¿Conoces el sistema BLW (Baby led weaning)?

Este sistema se basa en iniciar la alimentación complementaria a los 6 meses en forma de alimentos enteros, en lugar de triturados, ofreciéndoselos al bebé. La idea es que tengan una forma alargada para que el bebé pueda manejar los trozos mejor. Recuerda que aún, a esta edad, no sabe hacer "la pinza" y cogerá los trozos a puñados. Lo ideal es que le ofrezcas fruta madura y blandita en láminas y algunas de ellas pueden ser:plátano, pera, manzana, mandarina, sandía...

Hay algunas que son duras como puede ser la manzana, eso no significa que no puedas ofrecérsela sino que tendrás que hacerlo de una forma diferente. Por ejemplo asada o en compota para evitar así los riesgos de ahogamiento, al menos hasta que el bebé crezca un poco y aprenda a masticar mejor, alrededor del año aproximadamente.

Como bien decía mi pediatra, al final es cuestión de paciencia y aunque puede que no todas las frutas les agraden, tarde o temprano acabarán aceptándolas. Lo importante es que vayan familiarizándose con los distintos alimentos sin provocar un drama. No hay que olvidar que el alimento principal, tal y como indica la Organización Mundial de la Salud, debe ser la leche hasta que el bebé tenga dos años o más. Así, esta fase puedes tomártela con calma y dejar que tu pequeño poco a poco acepte este nuevo cambio en su alimentación. Y tú, ¿has conseguido que tu bebé coma fruta? ¿Cómo lo has hecho?

En Bebés y más |¿Qué hago? No quiere comer fruta ni verdura, Papilla de fruta: cuestión de paciencia

Temas
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos