Publicidad

Baby Led-Weaning mixto: cómo combinar la alimentación guiada por el bebé con los triturados

Baby Led-Weaning mixto: cómo combinar la alimentación guiada por el bebé con los triturados
Sin comentarios

El Baby Led-Weaning está de moda. Aunque soy de las que piensa que es probable que éste fuese el modo de introducción de la alimentación complementaria de nuestros abuelos y bisabuelos (o más bien alcanzar lo que uno podía de la mesa desde el regazo de su madre), lo cierto es que en los últimos años estamos viendo un interés creciente por esta "nueva" forma de alimentación complementaria y cada vez son más los profesionales que lo recomendamos, apareciendo ya como una alternativa en la Guía de alimentación complementaria de 2018 de la Asociación Española de Pediatría.

Sin embargo, muchas familias no lo pueden aplicar a diario pues sus bebés se quedan en guarderías o a cargo de cuidadores que no quieren o no pueden llevarlo a cabo, o simplemente porque a veces no tenemos tiempo. ¿Qué hacer en estos casos? ¿Renunciamos por completo al BLW o podemos combinarlo?

¿Qué es el Baby Led-Weaning?

Child 1566470 1920 2

La traducción literal es Destete (Weaning) guiado (Led) por el bebé (Baby). Sin embargo, a mí me gusta más hablar de alimentación guiada por el bebé y hay quien prefiere el término Aprender a Comer Solo (ACS).

En cualquier caso, el BLW es una manera de intrducir la alimentación complementaria en la que el bebé decide qué, cómo y cuánto come de la variedad de alimentos que hemos colocado a su alcance. No es sinónimo de comer en trozos, aunque es cierto que no solemos ofrecerles purés al inicio pues es difícil que sean capaces de comerlos solos.

¿Qué beneficios tendría un BLW mixto?

Avocado 1476494 1920

Si combinamos alimentación tradicional (purés y papillas que da el cuidador) con BLW, no estaremos realizando BLW propiamente dicho, pero esta combinación triturados/sólidos ofrece también bastantes ventajas sobre la alimentación tradicional.

  • Por un lado, estos bebés no tendrán problemas en la transición a sólidos, pues formarán parte de su alimentación desde el inicio y se favorecerá también su correcto desarrollo oral.
  • Además, apreciarán las diferentes texturas de los alimentos y sus sabores de manera individual.
  • Podrán compartir el momento de la comida (o la cena, el desayuno...) con el resto de la familia y lo vivirán como un momento social y del que forman parte.
  • Por otro lado, desarrollarán su motricidad fina (intentando coger los alimentos primero y con el manejo de los cubiertos más adelante) y experimentarán con ellos, descubriendo conceptos como la gravedad (qué pasa si dejo caer el alimento) o cómo sale zumo si aplasto un gajo de mandarina.
  • Por último, aunque una de las ventajas del BLW es el aumento de la satisfacción familiar y disminución de la percepción de “mal comedor”, muchas familias muestran preocupación por si sus hijos no ingieren lo suficiente, pues es más difícil cuantificar la ingesta y prefieren llevar a cabo un método mixto. Así que esto supondría una ventaja para ellos, están más tranquilos pues "se aseguran que ha tomado el puré". Sin embargo, aprovecho para comentar aquí que no se han encontrado diferencias en las calorías totales ingeridas entre uno y otro método y tampoco parece que haya diferencias en nutrientes como el hierro, especialmente si se ofrecen diariamente alimentos ricos en hierro (método modificado BLISS).
  • Por último, una ventaja clara sería la flexibilidad. Estos niños se adaptarían a comer diferentes alimentos dependiendo de la situación en la que se encuentren: guardería, con sus padres, de viaje, en casa de los abuelos...

¿Tiene algún inconveniente?

Baby 2490284 1920 1

Una de las mayores preocupaciones de los padres es si el bebé se hará un lío. Sin embargo, la mayoría de los bebés lo lleva con normalidad y se adapta perfectamente: en la guardería o con determinados cuidadores, alimentación tradicional y cuando están en casa o con sus padres participan de la comida con ellos y gestionan ellos mismos sus propios alimentos.

Tampoco tendría por qué haber más atragantamientos. Aunque no hay estudios que analicen los atragantamientos si seguimos un método mixto, sí los hay que comparan estos eventos en bebés alimentados con cuchara y en bebés alimentados con BLW; y concluyen que, siempre que los padres tengan cierta formación previa, no se atragantan más los niños que realizan BLW. Así que cabe pensar que tampoco habrá más atragantamientos si hacemos el método mixto, siempre que nos informemos previamente y sigamos ciertas normas.

Uno de los principales inconvenientes que encuentro es que las familias que realizan este método mixto tienden a ofrecer demasiada cantidad de proteína a sus bebés.

En general, en las guarderías ofrecen a mediodía un puré con carne o pescado, que ya lleva la cantidad diaria de proteína recomendada. Cuando luego estas familias ofrecen en la cena trocitos de alimentos suelen incluir con frecuencia más proteína animal: tortilla, trocitos de pescado, de pollo...

Y, ¿por qué es tan importante no "pasarse" con las proteínas? Porque hay estudios que relacionan el exceso de ingesta de proteínas en la infancia temprana con la obesidad en la edad adulta (y en la infancia más tardía).

De manera general, las proteínas no deben superar el 15% de las calorías totales. Para los bebés que empiezan la alimentación complementaria (6-12 meses) se recomienda que tomen 20-30g de carne o 30-40g de pescado o un huevo pequeño (S) al día. Si decidimos ofrecerles proteína en dos comidas deberemos dividir esta cantidad.

¿Cómo organizar un "BLW mixto"?

Child 2359938 1920

Algo que considero fundamental para cualquier tipo de alimentación que elijamos es que no se debe obligar a los niños a comer. En BLW esto no sucede, pues nosotros sólo ofrecemos los alimentos al bebé y él decide qué come.

Pero con triturados sucede con cierta frecuencia y tendremos tenerlo muy presente si vamos a hacer un método mixto (de igual que si damos sólo triturados): debemos respetar las señales de hambre y saciedad de los niños; si nos indican que no quieren más, no debemos insistir.

Teniendo esto en mente, decidiremos qué comidas realizarán con el método tradicional (ej, a mediodía en la guardería) y cuáles haremos con el método BLW (ej. cuando estén en casa con la familia).

En el método tradicional será el cuidador el que alimente al niño, dando el puré o la papilla con la cuchara. Es probable que si hacemos un método mixto el bebé quiera participar y sujete la cuchara, tratando de llevársela a la boca. Es bueno que le dejemos participar, y es fundamental, como dijimos antes, que dejemos de darle comida cuando haya indicado que no quiere más.

En cuanto a la parte de BLW, cualquier momento es bueno para ofrecerles y no hay un número máximo de comidas que tengan que realizar de esta manera. Tratad de incorporarles a la mesa familiar y no perdáis ninguna oportunidad. Podemos adelantar nuestra hora de la cena para estar todos presentes o tomarnos juntos algo de fruta a media tarde. El fin de semana también me parece un momento perfecto para "practicar BLW": intentad que no tenga sueño, ni mucho hambre (al principio conviene ofrecer el pecho primero si todavía le días) y tomaoslo con calma.

Una recomendación importante es que empecéis ambos métodos más o menos de manera simultánea, siempre que cumpla los requisitos para iniciar el BLW, en torno a los 6 meses de edad. Si pasa mucho tiempo comiendo triturados y luego tratamos de introducir el método mixto, podemos tener alguna dificultad, como comentamos a continuación.

¿Con qué alimentos nos iniciamos?

Ya sabemos que ahora el orden no importa, debiendo únicamente priorizar los alimentos con hierro. En las guarderias suelen ofrecer a mediodia un puré con carne o pescado, por lo que podemos ofrecer en la merienda y en la cena frutas y verduras de temporada.

Algunas de las frutas más fáciles de manejar al principio son el plátano (dejando un trozo de piel para que lo agarren con más facilidad), el aguacate, el melón y la sandía en tiras. En cuanto a las verduras, el brócoli cocido es uno de mis favoritos para las primeras semanas, la coliflor hervida o bastones de verduras cocidos o a la plancha (berenjena, calabacín, patata).

¿Qué pasa si nuestro bebé ya comía purés y ahora quiero introducir BLW?

Baby 2423896 1920 1

En este caso hablaríamos más bien de transición a los sólidos y, dependiendo de la edad del bebé y del momento en el que nos encontremos, sí podríamos hallar alguna dificultad. Así, si hemos comenzado la alimentación complementaria de la manera tradicional (dándoles triturados con cuchara) es importante que sepamos que parece existir un periodo crítico a los 9-10 meses: retarasar los alimentos menos triturados más allá de esta edad parece estar relacionado con problemas en la alimentación y menor consumo de frutas y verduras.

También puede suceder que hayamos pasado esa etapa en la que el bebé se lleva todo a la boca y además esté acostumbrado a que sea un cuidador el que lo alimente; en este caso puede ser reacio, al principio, a llevarse a la boca los alimentos que le demos y es probable que sólo juegue.

Si esto ocurre, debemos tener paciencia: jugar y experimentar con los alimentos, apreciar sus texturas, sus formas...es parte también de este proceso; una buena práctica, además, es incluir a los bebés en la mesa familiar pues ellos tienden a seguir nuestro ejemplo.

Fotos | Pixabay y iStockphoto
En Bebés y más | Alimentación complementaria: recomendaciones de la AEP sobre la introducción de alimentos en la dieta del bebé, Alimentación infantil: todo lo que los padres deben saber resumido en 17 claves básicas

Temas

Publicidad

Comentarios cerrados

Publicidad

Publicidad

Inicio

Explora en nuestros medios