Compartir
Publicidad

Así influye el BLW en el correcto desarrollo oral del bebé

Así influye el BLW en el correcto desarrollo oral del bebé
0 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Son muchos los niños que a lo largo de su infancia deben llevar aparato para corregir algún defecto en los dientes. También es frecuente el uso de ortodoncia en la adolescencia e incluso en la edad adulta.

Obviamente, hay problemas bucodentales de origen genético que no se pueden prevenir, pero también hay hábitos que pueden influir positiva o negativamente en el desarrollo oral del niño, y que los padres deberíamos tener en cuenta.

Entre los hábitos saludables que deberíamos favorecer destacaría la masticación temprana, pues se ha demostrado que ofrecer al niño alimentos no triturados le ayuda a un mejor desarrollo de los músculos de la mandíbula y la boca. Así nos lo explica el doctor Juan Carlos Pérez Varela, presidente de la Sociedad Española de Ortodoncia y Ortopedia Dentofacial (SEDO).

Exceso de triturados: ¿por qué no apostar por el BLW?

Los expertos alertan de que los padres tardamos demasiado tiempo en dar a nuestros hijos comida no triturada, y esto puede afectar al correcto desarrollo de los músculos de la mandíbula, de la boca, y en consecuencia al habla.

"El problema surge cuando niños de dos o tres años siguen comiendo todo triturado. Por un lado, no adquieren suficiente autonomía, y por otro no desarrollan adecuadamente su sistema oral", advierte Pérez Varela.

Por eso, cada vez más profesionales recomiendan ofrecer a los niños alimentos enteros (cortados en trozos o tiras que favorezcan su agarre) y no en puré. Esta forma de alimentación se conoce como método Baby-led Weaning (BLW), y son múltiples las ventajas que aporta al desarrollo del niño.

"En realidad, este modo de alimentación no es tan innovador respecto a lo que hacían nuestros antepasados, porque hace muchos años no existían las papillas ni los purés. Sin embargo en la actualidad, mucha de la alimentación complementaria que se ofrece al bebé durante los primeros meses, se basa en papillas y potitos" - señala el doctor.

"Pero además, se une el hecho de que muchos de los alimentos que consumimos en la actualidad son más blandos que los que se consumían hace años ya que están extremadamente procesados. Por ello, descienden los estímulos que recibe nuestro sistema masticatorio y el desarrollo de los huesos maxilares se puede resentir"

¿Cómo influye el BLW en el desarrollo oral del niño?

El doctor Pérez Varela nos explica en tres pasos por qué el hecho de masticar los alimentos favorece el desarollo bucodental del niño:

  • Primero, porque el esfuerzo que hace el niño al masticar y triturar la comida es mayor que si se alimentara a base de purés.

  • En segundo lugar, porque al usar la mandíbula estará estimulando el crecimiento de todo el sistema masticatorio.

  • Si somos nosotros quienes damos al bebé la comida, estaremos propiciando que en muchos casos sólo utilice un lado de la boca, pero los estímulos que necesita la boca para desarrollarse deberían ser simétricos.

Por contra, si el niño se lleva por sí mismo los alimentos a la boca utilizará indistintamente un lado u otro para masticar, ayudando a un desarrollo oral armónico y correcto.

Pero además de los claros beneficios bucondentales (y en consecuencia, del lenguaje) que aporta el BLW, si dejamos al niño comer con libertad usando sus propias manos también estaremos ayudándole a ejercitar la coordinación ojo-mano-boca, y a descubrir la textura de todos los alimentos, favoreciendo una mayor aceptación de sabores.

¿Podría decirse que el BLW nos ahorraría la ortodoncia de los niños en un futuro?

Aunque es imposible responder con un rotundo SÍ (pues hay muchos otros factores que deben tenerse en cuenta), lo cierto es que propiciar la masticación del bebé desde el inicio de la alimentación complementaria, le aporta muchos beneficios de cara al futuro, entre ellos una menor propabilidad de necesitar ortodoncia.

"Aunque el exceso de alimentación blanda es una de las razones que explican el aumento de los tratamientos de ortodoncia en niños, lógicamente no es la única"

"Debemos saber que si el niño no ejercita sus maxilares, estos se desarrollarán menos, y al ser más pequeños podrían ocasionar problemas de espacio para para albergar las piezas dentales. Por eso, los dientes tenderán a crecer de forma apiñada incrementándose las maloclusiones" - explica Pérez Varela.

Y además, añade un dato curioso:

"Estudios realizados en la actualidad en aborígenes que siguen teniendo una dieta similar (por ejemplo, los yanomamis del Amazonas) reflejan la baja incidencia de apiñamientos dentarios y otras patologías"

Por tanto, cuando nuestro bebé se inicie en la alimentación complementaria intentenmos apostar por el BLW. Eso sí, de manera correctamente informada, guiada por expertos, consensuada con el pediatra, y comenzando por alimentos sencillos. ¡Ya veis que son todo ventajas!

Fotos | iStock

Agradecimientos | Doctor Juan Carlos Pérez Varela

Temas
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Inicio