Compartir
Publicidad
Embarazo, ortodoncia y otros tratamientos dentales, ¿qué se debe tener en cuenta?
Salud de la madre

Embarazo, ortodoncia y otros tratamientos dentales, ¿qué se debe tener en cuenta?

Publicidad
Publicidad

El embarazo implica una serie de cambios para la mujer que pueden afectar a la cavidad bucal, aumentando las probabilidades de padecer caries y enfermedades periodontales. Es por eso, que los odontólogos recomiendan realizar una revisión completa de la boca en el momento en que se conoce el embarazo, de cara a valorar posibles tratamientos.

Igualmente, si la mujer está realizándose un tratamiento de ortodoncia en el momento en que se queda embarazada, es importante que lo comunique lo antes posible al especialista, con el fin de extremar los cuidados bucodentales.

Estoy realizándome un tratamiento de ortodoncia y me he quedado embarazada, ¿qué hago?

Cada día es más frecuente que las mujeres adultas jóvenes se realicen un tratamiento de ortodoncia para mejorar su sonrisa y la salud de su boca. En algunos casos, el tratamiento ya iniciado puede coincidir con el momento en que la mujer se queda embarazada, y es probable que entonces surjan dudas sobre cómo proceder al respecto.

¿Hay algún riesgo de continuar con el tratamiento de ortodoncia durante el embarazo? ¿O es mejor posponerlo hasta dar a luz? Hemos hablado con el presidente de la Sociedad Española de Ortodoncia (SEDO), el Doctor Juan Carlos Pérez Varela, y estas han sido sus recomendaciones:

"No existe ningún problema importante que contraindique el tratamiento de ortodoncia durante el embarazo, pero es necesario que se comunique al ortodoncista que se está esperando un bebé para que no realice ninguna radiografía dental desde el momento en que se sepa, o incluso desde el momento en que la mujer empiece a intentar quedarse embarazada"

"Y es que es importante que el especialista trate a las mujeres en edad fértil que están buscando un hijo como si ya estuvieran embarazadas, porque podrían estarlo y no saberlo aún".

El doctor Pérez Varela insiste en la importancia de extremar las medidas de higiene bucondentales durante el embarazo, pero máxime si la mujer lleva un tratamiento con brackets.

Brackets

Durante el embarazo los cambios hormonales provocan una mayor gingivitis (inflamación de las encías) que puede verse agravado por factores irritantes. El elemento que habitualmente crea mayor gingivitis es la placa dental y los aparatos de ortodoncia aumentan las probabilidades de retener placa si no se realiza una correcta limpieza oral.

Si estás usando brackets, tu ortodoncista te informará sobre la mejor forma de proceder al cepillado dental diario.

Estoy embarazada y quiero hacerme un tratamiento de ortodoncia: mejor esperar.

Pero puede ocurrir que la mujer esté pensando en realizarse un tratamiento de ortodoncia y antes de iniciarlo se quede embarazada. En ese caso, la SEDO recomienda esperar a dar a luz para comenzar con dicho tratamiento, ya que algunas de las pruebas que se necesitan realizar para llevarlo a cabo no son aconsejables durante la gestación.

"Si estás embarazada y estás pensando en comenzar un tratamiento de ortodoncia es más aconsejable esperar a que nazca el bebé para hacer el estudio previo necesario para un correcto diagnóstico y planificación del tratamiento" - explica el doctor Pérez Varela.

"Algunas de las pruebas, como los moldes de la boca, las fotografías de la cara y de los dientes o los registros de la mordida del paciente no implican ningún riesgo para la embarazada ni para el bebé"

"Pero para algunos tratamientos, por ejemplo en los casos de cirugías ortognáticas, puede ser imprescindible realizar pruebas complementarias, como radiografías, que no son tan aconsejables durante el embarazo".

radiografía dental

Sin embargo, el Doctor Pérez Varela insiste en que no hay que alarmarse en caso de que no hubiera más remedio que realizar radiografías dentales estando embarazada:

"Si hay que hacer un examen radiográfico para hacer un seguimiento de un tratamiento dental que comenzó antes del embarazo no hay que alarmarse ya que el haz de rayos radiográficos no va dirigido hacia el abdomen y la cantidad de radiación que se produce es pequeña, por lo que podrán realizarse radiografías dentales poniendo un delantal de plomo que cubra la barriga y proteja al bebé"

Otro tipo de tratamientos dentales

Durante el primer trimestre de embarazo los expertos aconsejan no realizarse ningún tratamiento dental a no ser que sea muy necesario y no pueda esperar a ser realizado durante el segundo trimestre, que es el más favorable para ello.

mujer embarazada en el dentista

Estos casos urgentes serían, por ejemplo, extracciones que no puedan esperar, infecciones bucodentales grandes o caries susceptibles de provocar una infección periapical.

"En muchas ocasiones nos preguntan si las embarazadas pueden hacerse tratamientos dentales y siempre respondemos que la embarazada puede recibir el tratamiento dental que precise, pero durante el primer trimestre se suelen realizar sólo tratamientos de urgencia, ya que es durante el primer trimestre cuando se van a formar las estructuras principales, como el sistema nervioso central con el cerebro, el corazón y el sistema vascular" - explica Juan Carlos Pérez Varela

El segundo trimestre, en cambio, es el más idóneo para someterse a cualquier tratamiento dental aunque siempre hay que informar del embarazo al dentista para que tome las precauciones oportundas

"El segundo trimestre es el momento ideal para realizar cualquier tratamiento dental, ya que no hay problema en utilizar anestesia local. Aquí volvemos a ver la importancia de informar del embarazo, ya que el especialista usará fármacos anestésicos que no afecten al bebé" - comenta el Doctor Pérez Varela.

Y el tercer trimestre, al igual que el primero, vuelve a ser el menos recomendado para practicarse cualquier tratamiento dental. A los riesgos propios del uso de la anestesia, se suma el volumen de la tripa, que puede dificultar o incomodar a la madre para permanecer mucho tiempo en la misma posición, e incluso el estrés que a muchas personas les supone acudir al dentista.

Por tanto, en este trimestre se harán tan sólo los tratamientos urgentes que no puedan esperar a ser practicados tras dar a luz, y en ningún caso se utilizará el óxido nitroso (popularmente conocido como "gas de la risa") como sedante.

"En el último trimestre del embarazo puede resultar molesto permanecer sentada en el sillón del ortodoncista durante un período prolongado de tiempo, por ello recomendamos esperar a que nazca el bebé para iniciar tratamientos largos. Sin embargo, si estás haciéndote un tratamiento cuando te enteras de que estás embarazada no te preocupes, ya que el especialista tendrá cuidado de que la barriga no dificulte el retorno venoso de tus piernas" - concluye el doctor Pérez Varela.

La mayoría de estas recomendaciones también se aplicarían tras dar a luz, si la madre ha optado por lactancia materna. Los expertos recuerdan que todo lo que pasa al torrente sanguíneo puede afectar de igual modo a la leche de la madre, por lo que cualquier tratamiento que implique anestesia o el uso de ciertos productos (como por ejemplo, los utilizados para el blanqueamiento dental), se aconseja postergarlos siempre que sea posible.

Temas
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos